Estás aquí
Página principal > Reseñas > Discos (Así Suena)

¿Ajeno al Tiempo?: MALÓN – “Nuevo Orden Mundial” #Reseña de su nuevo disco

Veinte años… ¡lo que faltaba para volver a encender la mecha! Malón, es decir, el “Tano” Romano, “Pato” Strunz, Carlos Kuadrado y Claudio O’Connor, están festejando los veinte años de vida de la banda. Afirmarlo a la ligera es ignorar el enorme hiato de actividad, en vivo y en materia discográfica, del grupo. También es ignorar las olvidables idas y venidas del conjunto en el turbulento comienzo de siglo. Por eso, la afirmación de festejar “veinte años de vida”, en mi consideración, remite sólo a la gestación, a la génesis de Malón como banda musical y no a un continuo, a unos veinte años “reales”. Basta de polémicas, separatismos y dogmas: Malón se creó hace veinte años y eso es lo que se festeja en el Luna Park. Pero la realidad es que pasó mucha agua por el río, por eso, en la era de la hiperconectividad, es necesario repasar lo que sucedió hace cuatro años. Efectivamente, en 2011 ocurría lo impensado: Malón se reunía con su formación original, ¡y prometía nuevo disco! Lo que sucedió, en realidad, fueron varios discos en vivo, singles desperdigados y olvidados por el grueso de la masa metálica y, sumado a esto, la regularidad en la lista de temas de los shows en vivo estancaba la frescura que logró el regreso más esperado. Cuando nadie lo esperaba, se lanzó el single “El Infierno de Ayer” e hizo emerger a la resistencia viva del letargo y, ahora sí, era hora de un nuevo disco, titulado “Nuevo Orden Mundial”; sin quererlo, el nuevo disco de Malón se convertía en lo más esperado del año.

Frenemos un poco para analizar la frase: un nuevo disco de Malón. Tomar consciencia de esto es importante. Una de las bandas más importantes de la música pesada nacional, fundamentado su estatus con suma razón bajo el mito construido con “Espíritu Combativo” y “Justicia o Resistencia” hace veinte años, lo cual quedó plasmado en la consciencia de la movida metalera nacional, volvía a ser una banda activa discográficamente. Tamaña tarea y gran problema que sucede en todas las reuniones: ¿por qué y para qué? Malón se juntó porque lo sentían necesario en ese momento y las condiciones estaban dadas. Ahora… sacar un disco en el 2015 pone la vara precisamente veinte años atrás con dos discos icónicos del Metal Nacional. La comparación es inevitable y hasta necesaria. Ahora sí, ahondemos en “Nuevo Orden Mundial”.

Malon - Nuevo Orden MundialLa tapa de “Nuevo Orden Mundial” da esperanzas: la estética parece seguir la impronta clásica de Malón y eso no es algo menor. Sí, volvieron frescos, renovados y con el sonido al que siempre aspiraron – es decir, al audio de “vanguardia”, a la mejor calidad sonora que una banda de su nivel se merece. O al menos eso es lo que se esperaba. Comienza la obra y el tema homónimo da ciertas pautas para la reflexión: veinte años no han pasado en vano. Sí, el comienzo es efectivo, eso es innegable, por supuesto, más que nada por estar unido a la segunda canción, “El Infierno de Ayer”. Todo bien, relativamente, hasta “Barbarie Colectiva”; y acá está el punto de inflexión. ¿Alguien imaginaba una canción así por parte de Malón hace veinte años? No: este es un nuevo grupo. Ahora comienza el verdadero análisis: escuchar este disco implica olvidarse de “Espíritu Combativo” y “Justicia o Resistencia”; el hiato fue muy grande y hoy la banda aspira a otra cosa.

El 2015 encuentra a un Malón mucho más afecto a la canción, a la melodía, como bien lo muestra “Barbarie Colectiva”, “Fuiste y Serás” y “Deshacer el Mundo”. Los veinte años no pasan solos: la línea “Espíritu Combativo”, “Justicia o Resistencia” y “Nuevo Orden Mundial” es extraña. Puntualicemos en la música. Por momentos el álbum se hace repetitivo y la brújula compositiva parece perderse. Por otro lado, la suerte de power ballad que ocurre en “Fuiste y Serás” desconcierta, no encaja con la banda. En otro punto, las letras están lejos de la lírica combativa y densa en contenido social que destilaba el grupo en sus comienzos y “Plata o Plomo” es un buen ejemplo de esto. Pero en pos de elevarlo a un análisis más amplio: la temática del Nuevo Orden Mundial requiere un fuerte abordaje sobre los grupos económicos, la corrupción y su impacto en la sociedad… en cambio, acá parece que las letras se repiten, se ahogan y se agotan en sí mismas. De hecho, “La Matanza” y una nueva referencia a la masacre de los indios Pilagá, simplemente aburre; es más, eso ya quedó cubierto con la enorme “Grito de Pilagá” en 1996. Pero lo más desconcertante es la voz de Claudio O’Connor. Suena contradictorio, pero sabíamos que se le podía llegar a complicar abordar los timbres vocales que vociferó en su juventud , ¡pero ese no es el problema! ¿Por qué la producción se enfatiza tanto en la voz de Claudio y la muestra en momentos débiles cuando podría mostrarse mucho más fuerte? Sino fíjense lo débil que parece su timbre agudo en “Deshacer el Mundo”. Estas cosas pueden corregirse en el estudio. En términos generales el álbum es correcto, es entretenido más allá de que la fórmula se torne repetetitiva y, lo más importante, hay una gran dinámica gracias a nuevos clásicos como “Devorador de Sueños”, “Mi Digna Lealtad” o “Triste Funeral” . Pero los veinte años pesaron mucho. Si en 1995 la batería de Strunz y la guitarra de Romano se caracterizaban por estar a la vanguardia de la impronta metalera hoy, en 2015, siguen siendo extremas o pesadas, y eso es algo innegable, pero mucha frescura se fue por la borda.

Extraño balance a fin de cuentas. El disco cumple, sí, no es malo y permite abrir nuevos horizontes para la banda; pero no caigamos en el fanatismo: no tiene punto de comparación con lo que la banda realizó veinte años atrás. No tengo ni la más mínima duda que Malón presentando estos temas en vivo, con todos los pormenores que mencioné anteriormente, será demoledor; es que, precisamente, ahí está la cuestión: este disco tenía que ocupar un lugar muy pesado y, si bien no cubrió ese tan esperado lugar, al menos nos deja una banda estable. ¡Malón tiene un nuevo disco y sigue girando incansablemente! Pero este es recién el tercer disco de la banda y por supuesto el camino está más que allanado para que haya muchos más.

Estudiante de Antropología, escéptico, músico y crítico.

Veinte años... ¡lo que faltaba para volver a encender la mecha! Malón, es decir, el “Tano” Romano, “Pato” Strunz, Carlos Kuadrado y Claudio O'Connor, están festejando los veinte años de vida de la banda. Afirmarlo a la ligera es ignorar el enorme hiato de actividad, en vivo y en materia…

ASÍ SUENA

Puntaje Final

Total

User Rating: Be the first one !

¿Usas Facebook? ¡Exprésate y comparte!

Comentarios:

Top