Estás aquí
Página principal > Destacada

Yo Creo en los Milagros: CJ y RICHIE se juntaron en Argentina para revivir a los RAMONES #Crónica

C.J. Ramone y Richie Ramone, dos nombres que comparten un apellido que ni queriendo puede pasar desapercibido, un apellido artístico que les marcó la vida, que lucen con orgullo y con el que todavía -a más de 20 años de la separación de los RAMONES– siguen siendo noticia. Pero su heredado apellido punk no es lo único que tienen en común C.J. y Richie, hay más: Ambos entraron a la banda mucho tiempo después de haberse formado, es decir, ninguno es miembro fundador, por lo que tuvieron que pasar por esa difícil experiencia de ser “el nuevo” y ganarse a los apasionados fans de una banda tan influyente como los RAMONES, ambos grabaron tres discos de estudio durante su paso por la legendaria banda de punk y ambos juegan un rol particular en la historia argentina de los RAMONES.

C.J. Ramone

¿Cuál es ese rol? Richie era el baterista de la banda cuando tocaron por primera vez en el país, mientras que C.J. era el bajista cuando tocaron por última vez, ambos shows llevados a cabo en lugares míticos para cualquier artista: el estadio Obras Sanitarias y el Monumental de River, en Buenos Aires.

C.J. y Richie fueron parte de la misma historia sin cruzarse ni un momento, y es que Richie entró en 1983 y dejó la banda en 1987, mientras que C.J. ingresó en el ’89 y se mantuvo hasta la disolución de los RAMONES en 1996. A pesar de que no coincidieron, en todo ese tiempo experimentaron muchas cosas como miembros de la banda y Argentina siempre fue un lugar importante dentro de esa historia ramonera, una historia que no tiene fin y que el pasado 04 de Febrero escribió un nuevo capítulo, uno impensado para muchos y que habla sobre la reunión de estos dos ex-RAMONES sobre un mismo escenario por primera vez. ¿La excusa? Celebrar 30 años exactos de aquella primera visita de la banda al país, que para muchos, es el más ramonero de todos.

Desde temprano el Teatro Flores se colmó de rockeros de todas las edades – principalmente amantes del punk – que lucían dispuestos a dejarlo todo y formar parte de la historia. SONIA y SERVICIO SECRETO se encargaron, como bandas soporte, de ayudar al público a descargar toda la energía previa y deshacerse de las ansias con las que habían llegado al recinto de Flores. Cuando se hicieron las 21 ya el teatro se veía abarrotado y el público no paraba de corear “hey ho, let’s go!” o el cántico futbolero “Dale Dale Ramón”. Incluso el musicalizador se atrevió a colocar “Have You Ever Seen The Rain” y el público coreó a todo dar mientras continuaba la espera.

Richie Ramone

Veinte minutos después se abrió el telón y la pantalla gigante mostraba un mini documental en el que ambos ex RAMONES visitaban las instalaciones del estadio Obras y recordaban cómo fue su primera vez en aquel lugar, ya que ambos tocaron allí, pero nunca juntos. Un recorrido por las afueras, el interior y los camarines fue suficiente para que ambos describieran su emoción y revivieran aquel público que tantas veces los recibió, algunos de ellos presentes en el Teatro Flores para seguir viviendo la RAMONESMANÍA.

Finalmente a las 21:30 comenzó a sonar el mismo intro que aquella noche de 1987 en Obras, “Connecticut Halftime”, y mientras iban saliendo uno a uno los miembros de la banda, el público no paraba de hacer su parte y gritar. Los argentinos Sebastián, de EXPULSADOS y Mariano, de A77AQUE, fueron los primeros en aparecer sobre el escenario, ambos con la gigantesca responsabilidad de llenar los zapatos de, nada más y nada menos, Joey y Johnny Ramone respectivamente. Seba tiene a sus espaldas la marca de haber sido el vocalista de Marky Ramone durante varios años y en ese tiempo demostró que puede emular al gran Joey sin ningún problema.

Seba Expulsado

Con toda la energía de unos chicos y tocando los temas uno tras otro casi sin parar, CJ + Richie + Seba + Mariano se encargaron de interpretar de manera íntegra el mismo setlist que interpretaron los RAMONES aquel 4 de Febrero de hace 30 años en el estadio Obras, en el que se incluyen temas emblemáticos como “Blitzkrieg Bop”, “Rock N Roll High School”, “I Wanna Be Sedated”, “The KKK Took My Baby Away” y “Sheena Is A Punk Rocker”.

El calor del verano se hacía presente dentro del teatro y las chaquetas de cuero negro solo duraron un tema sobre los veteranos músicos, quienes a pesar de todo esto nos otorgaron un show de gran nivel durante casi una hora y media. Parece corto si uno habla en términos de tiempo, pero el setlist completo tuvo más de 30 canciones, entre las que estuvieron también “I Don’t Care”, “I Don’t Wanna Walk Around With You”, “Pinhead” e incluso los covers “Surfin’ Bird”, “Chinese Rocks”, “Do You Wanna Dance” y “California Sun”  además de los infaltables “Somebody Put Something In My Drink” (tema que por cierto, fue compuesto íntegramente por Richie) y “We’re A Happy Family”, todo tal como ocurrió en aquel show en obras hace 30 años.

Mariano Martínez

El foso del teatro fue un constante hervidero, con pogos a la orden del día y una banda de crowdsurfers que no paraban de viajar sobre los asistentes para aterrizar al frente del escenario. Conforme avanzaba el show, los breves descansos de la banda se hacían más largos y la serie de encores que vendrían hacia el final les sirvió para descansar un poco. Un cambio de imagen en la pantalla -que durante todo el show había mostrado el archiconocido logo de los RAMONES con los nombres de Sebastián y Mariano en él- nos indicaba que el set del ’87 había llegado a su fin y ahora comenzaba otro show. El intro de “The Good, The Bad and The Ugly” de Ennio Morricone (coreado al unísono por los asistentes) fue el comienzo de este bonus que incluyó “I Wanna Live”, “Rockaway Beach” y la reconocida “Pet Sematary”.

Con eso se despidieron estos cuatro rockeros que de gran forma nos hicieron viajar en el tiempo 10, 20, 30 y hasta más años atrás, (dependiendo de la edad que haya tenido cada quien cuando conoció la música de los RAMONES), porque no solo quien estuvo en aquel histórico primer show en Obras pudo disfrutar este inédito encuentro, sino la juventud que ni siquiera había nacido cuando dieron el último. C.J. y Richie le regalaron la oportunidad a la nueva generación de tener en su recuerdo un show, que es y será, lo más parecido a haber estado ahí ese 4 de Febrero de 1987 o en cualquier otro show de los RAMONES. Y es que los chicos abundaban entre el público, bastaba con dar un vistazo por encima para encontrar niños y niñas de variadas edades, algunos adolescentes y otros con menos de 10 años, acompañados con sus padres y coreando cada tema o saltando al ritmo de la música. Ellos vivieron esa noche como ninguno y seguramente se llevaron a casa un recuerdo que podrán atesorar para siempre.

Fue una ocasión más que especial porque pudimos disfrutar de una banda que, hoy en día, es lo más cercano a ver a los RAMONES completos, y ocurrió aquí, en Argentina, un lugar que a pesar de lo que algunos puedan pensar, es un sitio que cuenta con los privilegios que otorga el estar bendecidos por el rock. Nunca faltan los que prefieren pensar que no es lo mismo si no están todos, pero ninguno de los cuatro fundadores se encuentra entre nosotros, por lo tanto, a menos que encontremos la manera de revivir a los muertos, es una comparación que no vale la pena realizar porque simplemente no ocurrirá, otra razón por la que esta reunión tiene mucho más valor para cualquier fanático ramonero.

Vale la pena destacar que para cuando los RAMONES tocaron en Obras aquella primera vez, todavía no existían ni A77AQUE ni mucho menos EXPULSADOS, bandas de Mariano y Seba respectivamente, quienes ahora los acompañaron en tarima como dos RAMONES más. Sin embargo ambos estuvieron allí, como fans, y probablemente durante aquella noche jamás se imaginaron que un buen día estarían sobre el escenario junto a sus ídolos, celebrando aquel mágico show. Yo creo en los milagros, como dice la canción (una de las ausentes del setlist), y así, como un milagro, podríamos describir esa fecha del 4 de Febrero de 2017 en Flores, en la que C.J. Ramone se juntó con Richie Ramone para ofrecernos  una noche donde algo mágico e impensado ocurrió: Volvieron los RAMONES.

[sexy_author_bio]


Todas las fotos fueron tomadas por Jimena Savelli. Todos los derechos reservados

Esto también te puede interesar:

Comentarios

Comentarios

¿Qué te pareció? ¡Queremos leer tu opinión! Deja un comentario:

Top