Estás aquí
Página principal > Destacada

La Ciencia del Ruido: DARK TRANQUILLITY “despejó cielos” en Buenos Aires #Crónica

Suecia es la cuna del Death Metal Melódico, eso ya lo sabemos todos. De ahí han surgido tantas bandas talentosas que necesitaríamos un post completo para nombrarlas a todas y en esa lista hay una que no podría faltar: DARK TRANQUILLITY. La agrupación que una vez lideró Anders Fridén y que desde hace más de 20 años es comandada en la voz por Mikael Stanne, es considerada pionera del género y parte imprescindible de la escena metalera de Gotemburgo, de donde también surgieron bandas como IN FLAMES y AT THE GATES, entre otras.

El pasado 29 de Agosto Buenos Aires recibió la visita de estas leyendas del metal sueco y el conocido Teatro del barrio de Colegiales fue el escenario donde los amantes del Death Melódico se reunieron con sus ídolos para celebrar el más reciente lanzamiento de la banda.

Cuando ya el público comenzaba a impacientarse, a eso de las 21:10 hs, se abrieron las rojas cortinas del Teatro Vorterix. Detrás se podían ver los amplificadores, el teclado y la batería, todos adornados con el arte de Atoma, el nuevo disco de los suecos y cuyos temas se encuentran en actual promoción. Entre gritos y silbidos fueron apareciendo los músicos mientras comenzaban a interpretar el primer tema. El vocalista Mikael Stanne sería el último en aparecer y el más ovacionado.

Es común que las bandas comiencen sus shows con uno de sus tracks más movidos, de tempo vivace o presto si hablamos en términos musicales, sin embargo -contrario a lo que se podría esperar- los suecos eligieron para el arranque a “Force Of Hand”, un tema que arranca lento y va creciendo a medida que avanza, sirviendo como un intro para que luego llegara la verdadera explosión: “The Lesser Faith”. A pesar de que la banda no estaba sonando tan pesada como suele sonar y se podían notar fallas de ecualización, fue aquí donde el público comenzó a meterse de lleno en el rol de metaleros y se podían ver melenas agitadas al viento. Eso sí, la verdadera locura colectiva se vivió cuando sonó “The Treason Wall”, ya con un sonido mejorado y el público saltando en pleno mientras en el centro del teatro se abria el enérgico pogo.

DARK TRANQUILLITY no es una banda nueva, están cerca de cumplir 30 años y eso se nota en el nivel de su ejecución y su puesta en escena. Aquí no hay espacio para la improvisación, cada descanso está previamente pensado y cada comentario se ajusta con el tiempo disponible entre tema y tema. Así mismo la banda cuida su imagen y la acopla con su sonido, cada canción cuenta con impecables visuales y en algunos casos, como ocurrió con “Forward Momentum”, lo que se proyectaba en la pantalla gigante que tenían detrás era el video oficial del tema. Sin embargo lo que nunca podrá evitar una banda, por más experiencia que tenga, es sufrir el dolor de tener un mal sonido.

¿Por qué será tan dificil que un show suene bien desde el propio primer tema? La diferencia en el sonido de la voz, el bombo y el bajo fue abismal entre el primer track y el séptimo, sin embargo ya para ese momento (casi mitad del show) pudimos disfrutar de un sonido A1, en el que las voces limpias de Mikael destacaban en cada pasaje y los guturales eran protagonistas cuando la distorsión reinaba. En “Terminus” el bombo y el bajo comenzaron a retumbar finalmente, haciendo que todo el teatro deseara lanzarse al pogo a descargar y aquel arranque “vacío” quedó en el olvido.

“¿Quienes tienen el nuevo disco?” preguntó Mikael un par de veces, y agradeció a todos los que alzaban sus manos, mientras agregaba “entonces van a reconocer esta”. Se trataba de “The Pitiless”, el primer sencillo que se lanzó de Atoma (2016), un disco que, para quien les escribe, fue uno de los mejores lanzamientos del año pasado. En algún punto del recital Stanne preguntó cuantos de los presentes ya los habían visto antes y menos de la mitad levantó la mano: “wow, hay mucha gente nueva, cool, bienvenidos” dijo el vocalista sorprendido, confirmándonos con esa encuesta que el nuevo disco ha gustado lo suficiente como para cautivar a nuevo público.

El frontman presentó casi todos los temas que la banda tocó, no solo por su nombre sino que en algunos casos indicaba a qué disco pertenecían, mientras invitaba a todos a cantar con el. Clásicos infalibles como “Monochromatic Stains”, “White Noise/Black Silent”, y “Final Resistence” se mezclaron con novedades geniales como “Encircled” y “Clearing Skies”, dando un resultado único que tuvo en “ThereIn” la guinda del pastel.

La banda se despidió y desapareció del escenario pero mientras el público coreaba con fuerza y saltaba al ritmo del cántico del “sentimiento que no se puede parar”, los músicos fueron regresando para deleitarnos con tres temas más. “State of Trust” fue seguida por “Through Smudged Lenses” y la despedida estuvo a cargo del archiconocido “Misery’s Crown”, en el que la audiencia dejó todas sus cuerdas vocales.

Cada vez que el público coreó las melodías de los temas, o cantó el típico “Oé Oé Oé” los miembros de la banda sonreían como niños. “Siempre que mis amigos me preguntan qué me gusta más de Sudamérica, les digo: Argentina. Gracias por hacernos sentir como en casa estando a tantos kilómetros de distancia” confesó el vocalista luego de uno de los tantos cánticos en su honor. El amor entre Stanne y sus fans es lo suficientemente real como para que al finalizar el show éste decidiera bajarse del escenario y caminar por el foso de fotógrafos para saludar y abrazar a cada uno de los que se encontraban en el vallado, subiendo luego al escenario -ya con las cortinas cerradas- para hacerle reverencia a su público y despedirse con lagrimas en los ojos mientras todos coreaban, una vez más, “Oé Oé Oé Mikael Mikael”.

La despedida esa noche fue digna de una escena de amor, y es que no todo es rudeza en el metal, de hecho, si algo sobra entre los fanáticos de DARK TRANQUILLITY y toda esa camada de bandas que fusionan el death metal con la melancolía del rock gótico y el post rock, es amor por la buena música.

Frank Hernández
Director en Rocktambulos
Escucho más de lo que veo y escribo más de lo que leo.
Periodista musical. Radio Host. Colaborador en Billboard. Fundador de Rocktambulos
Frank Hernández on EmailFrank Hernández on FacebookFrank Hernández on GoogleFrank Hernández on InstagramFrank Hernández on LinkedinFrank Hernández on Twitter

Todas las fotos fueron tomadas por Facundo Llano para rocktambulos.com / Todos los derechos reservados

Esto también te puede interesar:

¿Usas Facebook? ¡Exprésate y comparte!

Comentarios:

2 thoughts on “La Ciencia del Ruido: DARK TRANQUILLITY “despejó cielos” en Buenos Aires #Crónica

  1. En lo personal creo el recital fue regular, uno espera más de este tipo de bandas. Es la tercera vez que los veo en vivo. Las guitarras sonaron a un volumen bajo, muy bajo, por tanto los machaques brillaron por su ausencia y la poca furia de Death Metal que aun conservan jamás dio el presente. Para sorpresa de muchos entre sus filas contaron con el muy buen guitarrista Christopher Amott. Quien se desempeño como segunda guitarra, teniendo participaciones menores, acorde a sus pergaminos: Increíble. Todo esto redondea un show con sabor amargo.

¿Qué te pareció? ¡Queremos leer tu opinión! Deja un comentario:

Top