Estás aquí
Página principal > Destacada

En Medio de Estrellas Fugaces: SONATA ARCTICA presentó “The Ninth Hour” en Buenos Aires

El pasado año 2016 el mundo del power metal celebraba el lanzamiento de un nuevo disco de SONATA ARCTICA, sobretodo porque detrás de cada nuevo disco hay una nueva gira y por ende, una nueva oportunidad para los fanáticos de ver en vivo a su banda favorita. The Ninth Hour fue aclamado por los fans y su ejecución en directo fue esperada con ansias en estas tierras latinoamericanas.

El pasado 5 de Mayo esa espera llegó a su fin para los que hacen vida en la capital argentina, ya que la banda de Finlandia visitaba el teatro Vorterix de Buenos Aires, con entradas agotadas, para deleite de todos los presentes.

Personas de todas las edades se podían apreciar en el recinto, destacando una primera fila de jóvenes que tal vez recién habían nacido cuando la banda lanzó su aclamado disco Ecliptica (1999), dejando claro que si algo ha sabido hacer la agrupación es renovarse y seguir conquistando. Eso si, hay algo que nunca cambia y es la lealtad de los otakus, y es que por alguna razón los fanáticos del power metal suelen ser otakus (asumo que la culpa es de los soundtracks de los dibujos animados japoneses) y SONATA ARCTICA tiene algunos de los más fieles.

A las 21 horas puntuales se apagaron las luces de un Vorterix que no daba para más (en cuanto a capacidad) y la apertura del telón rojo, que tantos artistas ha escondido, generaba la euforia de todos los presentes. “Closer To An Animal” fue el tema encargado de abrir la velada, seguido por “Life”, ambos de su nuevo álbum, y es que fue para promocionar The Ninth Hour (2016) que estaban aquí los finlandeses, sin embargo era obvio que repasarían su pasado. Los siguientes temas, si bien nos llevaron un poco más atrás en el tiempo, mantuvieron una línea melancólica y calmada, sobretodo “Tallulah“, con el que el público se entregó enamorado a la banda.

Fue un arranque suave, si comparamos estos temas con el power metal con el que se hizo famosa la banda liderada por Tony Kakko, y no fue sino hasta que apareció el también nuevo “Fairytale” -uno de los temas más potentes de su último disco- que el recital comenzó a tomar color de metal, pero sobretodo con el clásico que le seguiría: “Fullmoon”. Fue aquí cuando el calor se apoderó del local, con pogos que se activaban en el centro del patio del teatro y gente saltando al ritmo de la música.

Esta escena se repetiría con varios de los temas que siguieron, siempre alternados con baladas, en un show que fue una montaña rusa de emociones, sin embargo muy pocos de ellos fueron clásicos ya que el setlist del show se centró en la nueva era de la banda. Kakko, por su parte, demuestra sus años de experiencia apoderándose del show y cautivando a su público con cada gesto, cada pose, cada frase. “Nosotros estamos aquí gracias a que ustedes compran los tickets y vienen a vernos” afirmó en repetidas ocasiones el frontman, y agregó “gracias por mantener vivo el metal, manténgalo vivo siempre”.

Abandoned, Pleased, Brainwashed, Exploited” fue tal vez la rareza de la noche (para quien no había revisado el setlists de esta gira) y con “The Power Of One” cerraron la primera parte de su show, dejando espacio para que sus fans clamaran por ellos y corearan el infaltable canto del “sentimiento que no puede parar”. Cabe destacar que han sido muchos los artistas que he visto despedirse y en ese tiempo que se tardan en volver para tocar un par de temas más, nadie clama por ellos. Por suerte este no fue el caso, y desde que desaparecieron hasta que retomaron el escenario, el público se hizo sentir.

Lamentablemente no importó qué tan fuerte gritara la audiencia ni que tanto insistieran con la solicitud de temas como “Replica” y “San Sebastian”, sus súplicas no fueron escuchadas y la banda en su lugar volvió con “Misplaced”, “I Have a Right” y dejó para el final el clásico “Don’t Say a Word” con “vodka” cómo outro.

Así fue cómo terminó una noche cargada de emociones, emociones encontradas, ya que los viejos fanáticos o quienes los veían por primera vez salieron decepcionados por no haber podido escuchar más que un par de clásicos y quedaron con las ganas de disfrutar las grandes obras maestras que situaron a SONATA ARCTICA en el top de las bandas de power metal. Por otro lado, los fanáticos de la nueva era y quienes ya han visto a la banda muchas veces, se retiraron felices de haber podido disfrutar un set pagado de nuevos temas y otros no tan comunes en sus shows. En lo que ambos coinciden es en el nivel de ejecución que demuestra la banda en vivo y la calidad vocal de Tony, quien además se sabe ganar a la audiencia y al igual que sus compañeros Elias y Pasi -quienes no pararon de sonreír y coquetear con los fans- disfruta cada momento del espectáculo, contagiando a su público de dicha energía.

Es seguro que la mayoría de los que estuvieron presentes esa noche de luna llena en el Teatro de Colegiales, están esperando desde ya el regreso de los fineses mas emblemáticos de la balada metalera y por mi parte deseo que sea revisitando algún disco clásico. En dos años cumple 20 Ecliptica, el clásico de clásicos, y no vendría mal una gira de celebración en la que interpreten el disco entero. Amanecerá y veremos.

Frank Hernández
Director en Rocktambulos
Escucho más de lo que veo y escribo más de lo que leo.
Periodista musical. Radio Host. Colaborador en Billboard. Fundador de Rocktambulos
Frank Hernández on EmailFrank Hernández on FacebookFrank Hernández on GoogleFrank Hernández on InstagramFrank Hernández on LinkedinFrank Hernández on Twitter

¿Usas Facebook? ¡Exprésate y comparte!

Comentarios:

¿Qué te pareció? ¡Queremos leer tu opinión! Deja un comentario:

Top