Estás aquí
Página principal > Destacada

Espíritus Herejes: GHOST fue corto pero contundente en el Maximus Festival

Nuevamente GHOST regresaba a Buenos Aires en lo que significa, básicamente, una “residencia con retraso” en el país ya que desde 2013 han venido una vez por año, exceptuando solamente el 2015. Esta vez, el misterioso quinteto se presentaba en el Rockatansky Stage del Maximus Festival, bajo el marco del Popestar Tour 2017.

Papa Emeritus & Nameless Ghoul.

Clásico e imponente comienzo con “Masked Ball” mientras el escenario se adornaba con un telón que remitía a una iglesia satanista y que, contradictoriamente, se rompe con una canción dulce y melódica, tan deudora del Pop, como “Square Hammer”; pero la contradicción es relativa ya que la puesta en escena, tan dramática y envolvente, efectuada por todos los músicos, atrapa al espectador hacia un infierno agridulce, entre el Pop edulcorado y las tenebrosas imágenes del infierno.

El setlist se caracterizó por su brevedad, algo que puede explicarse debido al recorte de tiempos del festival, aunque lo poco que escuchamos – siete canciones en total – dejaba inexorablemente con ganas de más; esto se logró a fuerza de un buen sonido y la presencia de nuevos clásicos, que de manera indefectible hacían necesaria la aparición de éxitos de antaño, como es el caso de “Ritual”, la tercer canción del show.

Papa Emeritus.

No hay dudas que la performance se centra en la figura de Papa Emeritus, un gran performer que supo interpretar las tres versiones de su personaje a lo largo de toda la carrera de GHOST. Emeritus juega con el público cómo y cuándo quiere, pero detrás de su atrapante figura hubo un flojo desempeño vocal tapado con excesivas pistas pre-grabadas. Su elegante caminar en el escenario tiene sus puntos… bizarros, como cuando le pidió al público que diga “sí” tres veces, para luego seguirlo de un “no”; pero a fin de cuentas encuentra a un performer que sabe lo que hace y, lo más importante, disfruta haciéndolo sin demostrar ningún delirio de grandeza para el exterior. Por más que su abuso de pistas en vivo sea un tema de debate, es indiscutible que su labor como artista escénico es intachable.

“Cirice”, “Year Zero”, “Absolution” y “Mummy Dust”, de repente el show había finalizado abruptamente mientras el público le dedicaba cantos a Emeritus en el ya clásico “olé, olé, Papa, Papa”. Los nameless ghouls, todos de correcto desempeño, regalan púas y dialogan, al menos en lenguaje de gestos, con el público; pero es imposible ocultar las caras de extrañamiento frente al inesperado fin del espectáculo. El balance es positivo pero, sin lugar a dudas, en él hay unas irrefrenables ganas de más. Será hasta la próxima.

Todas las fotos fueron tomadas por Juan Manuel Ortner. Todos los derechos reservados.

Facundo Guadagno
Redactor en Rocktambulos
Estudiante de Antropología, escéptico, músico y crítico.
Facundo Guadagno on FacebookFacundo Guadagno on Myspace

Esto también te puede interesar:

Comentarios

Comentarios

¿Qué te pareció? ¡Queremos leer tu opinión! Deja un comentario:

Top