Estás aquí
Página principal > Destacada

Corazón de Acero: HORCAS Revivió “Vence” en El Teatro de Flores #Crónica

Luego de veinte años HORCAS puede darse el lujo de contar con la estructura profesional a nivel internacional para presentar íntegramen Vence (1997), luego de veinte años, como también con un grupo de integrantes establecidos que pueden rendirle tributo a uno de los discos esenciales del Metal argentino: Walter Meza (voz), “Topo” Yañez (bajo), Esteban Coria (guitarra), Lucas Simcic (guitarra), y Mariano Martin (batería), son las cinco personas encargadas de estar a la altura de una historia que ya los excede y los desafía en Capital Federal, más precisamente en El Teatro de Flores ante un público que, si bien está predispuesto de la mejor manera, no se mostrará complaciente.

De repente, a eso de las siete de la tarde el escenario fue tomado por SANTA PENDENCIA con una versión folclórica de “Vencer”, un himno de HORCAS, para después adentrarse de lleno en su propuesta más ligada al Hard Rock que fue el motivo por el cual dejaron todo en el escenario, ya que El Teatro iba llenándose de manera lenta y progresiva: el comportamiento de los fans es diametralmente opuesto a los horarios establecidos por el evento.

Dándole un tono diferente a la jornada, X3M0 subió a las tablas para mostrar saludable muestra de Death Metal violento y virtuoso, una convergencia que le da estilo propio al power trío que, seguramente, al continuar proliferando la lentitud para que la gente ingrese al recinto, la acústica terminó jugándoles en contra para apreciar en detalle su impronta. Por último, DRENAJE, la banda de “Beto” Ceriotti – ex-ALMAFUERTE – se presentaba con una puesta en escena algo más desafiante, propia del Hard Rock más clásico, de hecho de ese sonido consta su propuesta, solo que dándole un carácter mucho más pesado. Curiosamente, El Teatro aún no se mostraba lleno.

Súbitamente el público entró con prisa ya que exactamente a las nueve de la noche HORCAS se presentaría en escena, así que el local de Flores se llenó sin que existiera la posibilidad de que un alfiler tuviera cabida ahí dentro. Sin más preámbulos, con unos minutos después de las nueve, “Resistencia” dio comienzo a la celebración, y desde el inicio podía palparse la fuerza y el sentimiento de plenitud que emanaba desde la banda, con sonrisas y ojos cerrados para gozar el triunfo luego de unos veinte años un tanto movidos, más bien oscilantes entre el caos y la estabilidad.

Sin anestesia pasaron “Garras” y “No Te Dejes Influenciar”, dos canciones del disco Vence (1997) que se verían mechadas por “Cazador”, directamente de Por Tu Honor (2013), la última placa de estudio que lanzó la banda, para luego regresar al homenaje del álbum que le daba un motivo a la noche con “Gritos en tu Interior”. En ésta última hubo dedicatoria a la situación que se vive en torno a Santiago Maldonado. El Teatro era una hervidero, frente a los ojos de los presentes se estaba llevando a cabo la ejecución de auténticos himnos – hay pocas cosas tan emotivas como en una misma noche escuchar “Tormentoso Sufrir” y “Tierra de Libertad“, por dar dos ejemplos -, y esto lo sabía Walter Meza que actúa como maestro de ceremonias y hace y deshace a su gusto, llevando a la reflexión, la emoción o la furia descontrolada a su público.

Al mismo tiempo, al vocalista se lo pudo notar en buena forma para interpretar canciones que tienen a su registro agudo en niveles demandantes. Mariano Martin es otro músico que encontró la manera de otorgarle su sello propio a composiciones que no son originales de él, dándoles una especial dosis de violencia. Yañez y Coria son las otras figuras que le aportan experiencia y eficiencia al grupo, incluso desde la manera de pararse en el escenario, como si todo estuviese milimétricamente calculado. Lucas Simcic se luce con sus solos, teniendo que cargar, de la misma manera que Coria, con la pesada mochila de versionar la música de Osvaldo Civile.

Meza es una persona que se muestra honesta arriba del escenario, de ahí que lo nombre como persona y no personaje, ya que si bien se compenetra en una performance especial para ese momento, parece que no puede contenerse al expresar que HORCAS vive, que es real y se encuentra vivo y tocando, una constante dentro de lo que es su accionar sobre las tablas pero, al ser una persona y no un personaje, es entendible. La banda podía disfrutar de hacer historia en comunión, literal, con sus fans, ya que la banda los invitaba a participar con gestos y comentarios. Y entre tanta ceremonia y precisa ejecución, Vence finalizó con una sentida versión de “Argentina, Tus Hijos”, dedicada “a cualquier gobierno de turno” y desatando el caos general. Luego, el setlist culmina con “Sin Salida” , un cierre que parecía a contramano con el tono de la celebración.

Parece que el grupo se dio cuenta de este cierra algo atípico y agregó “Destrucción”, el himno de V8, para finalizar la fiesta, aunque para sorpresa de todos, HORCAS tenía un as bajo la manga y era “El Cetorca“, en lo que pareció la versión blues original como nos confesó Sebastian Coria en una entrevista que le realizamos, y con ese punto altísimo e inmortal, el quinteto cerró una etapa.

Luego de veinte años que vieron puntos altos y bajos, este histórico grupo de Metal pesado argentino puede gozar de su momento más alto, ya que en estudio sus trabajos son más que correctos y el sonido en vivo está a la altura de los estándares internacionales aunque, no obstante, todo esto sería imposible si no garantizara la unión de la banda, algo fundamental en HORCAS ya que su prédica se basa en la hermandad y la búsqueda del progreso. Una noche para el recuerdo y un futuro prometedor para el quinteto.

Facundo Guadagno
Redactor en Rocktambulos

Estudiante de Antropología, escéptico, músico y crítico.


Facundo Guadagno on FacebookFacundo Guadagno on Myspace

Todas las fotos fueron tomadas por Gustavo Jaimez  / Todos los derechos reservados

¿Usas Facebook? ¡Exprésate y comparte!

Comentarios:

¿Qué te pareció? ¡Queremos leer tu opinión! Deja un comentario:

Top