Estás aquí
Página principal > Destacada

La Culpa Es Del Rock: El Grammy de los errores, el premio de los mejores y el dueto de los dolores

El pasado 12 de Febrero se llevó a cabo una nueva edición de los premios que otorga la academia estadounidense de la música, los Premios Grammy. Como todos sabemos, se trata de un evento visto por millones de personas en todo el mundo y la edición del 2017 podría pasar a la historia como la edición de los errores, al menos para la comunidad rockera, pero también como la edición que dio origen al dueto que más dolores de cabeza ha traído: METALLIGA.

Comencemos con la parte buena: Los ganadores.

Tras 11 nominaciones sin éxito, los estadounidenses MEGADETH por fin pudieron alzarse con el triunfo en alguna de las categorías de los Grammys, en este caso la más representativa por ser la única que premia el género, Best Metal Performance.Dystopia” fue el tema con el que finalmente Dave Mustaine obtuvo el esquivo premio, en una tarde-noche donde compitió contra GOJIRA, BARONESS, PERIPHERY y KORN. Si bien la academia no premia el mejor álbum de metal, este premio viene a ser lo más parecido y para el gran trabajo que hizo MEGADETH con su disco Dystopia este reconocimiento lo tienen más que merecido.

En la categoría Best Rock Album el triunfo fue para CAGE THE ELEPHANT, quienes estarán próximamente en el Lollapalooza de Brasil, Chile y Argentina, mientras que en la categoría Best Rock Song y Best Rock Performance, el ganador fue el desaparecido DAVID BOWIE, con el tema que le da nombre a su disco Blackstar, además, Bowie se llevó también la categoría Best Alternative Music Album, Best Engineered Album (Non-Classical) y Best Recording Package para sumar en total 5 premios Grammys, resultando así uno de los más ganadores de la noche. Un merecido honor póstumo a un grande de la música.

¿Problemas técnicos o poco ensayo?

La gran cantidad de inconvenientes y fallas -humanas y técnicas- que salieron a la luz y quedaron descubiertas ante todos los televidentes, me hace pensar que tras cámaras posiblemente hayan existido muchísimos más, y si bien ni siquiera la super talentosa Adele, gran ganadora de la noche, se salvó de equivocaciones y tuvo el valor de pararlo todo para volver a comenzar un tema o de extenderse en su tiempo de “discurso de aceptación”, pareciera que los metaleros se llevaron la peor parte.

Todo comenzó mal para el rock cuando, en la ceremonia no televisada de la categoría Best Metal Performance, la banda en vivo que se encarga de amenizar ese momento en el que se anuncia el ganador y éste se dirije a recibir su premio, cometió un fallo imperdonable ejecutando “Master Of Puppets” de METALLICA mientras quienes caminaban hacia el escenario eran los miembros de MEGADETH. Para Dave debe haber sido un chiste de muy mal gusto, pero supo disimularlo bien. Por suerte ya las paces entre Dave y sus ex-compañeros en METALLICA están hechas hace tiempo, de lo contrario tal vez otra habría sido su reacción. Queda la duda del por qué la banda confundió las partituras si METALLICA ni siquiera estaba nominada en esa categoría, por tanto resulta un error imperdonable.

METALLICA fue el blanco de todas las miradas en esta edición #59 de los  Grammys Awards en Los Angeles debido a su actuación durante la ceremonia, en la que, como ya se había anunciado, contarían con la compañía de la estrella pop Lady Gaga.  Esto generó gran expectativa desde antes de su realización, y días antes ya todos hablaban al respecto.

Lamentablemente la inédita colaboración resultó una especie de desastre ya que el micrófono de James Hetfield no funcionó en la mayor parte del show, obligándolo a compartir el mismo micrófono con Gaga (muchos centímetros más pequeña que él) pero no sin antes haber pasado una primera estrofa en silencio. El sonido tampoco fue el mejor y el grupo de “metalheads” a los lados de la tarima no fueron de mucha utilidad tampoco. La voz de Gaga tuvo sus momentos de gloria, pero por instantes parecía desafinar y a pesar de que la estrella pop logró imprimirle energía y entusiasmo al espectáculo, corriendo de un lado a otro y lanzándose al público, no fue suficiente para evitar que resaltaran los problemas técnicos que hubo durante la presentación, al punto que el propio James lanzó el micrófono al suelo un par de veces, durante el show y al finalizar, para finalmente lanzar su guitarra en señal de molestia (por suerte el rodie estaba preparado para atraparla en el aire). Inclusive, para sumarle más infortunios, la presentadora encargada del segmento, Laverne Cox, se olvidó de presentar a METALLICA por su nombre y se limitó a decir “con ustedes, los ganadores de 8 grammys y Lady Gaga“. Posteriormente Laverne se disculpó públicamente, vía twitter, con METALLICA por tal error.

Lo importante al final es que, a pesar de los humillantes inconvenientes, tanto MEGADETH como METALLICA supieron hacer frente a las dificultades y sacar lo positivo de su paso por los Grammys Awards, una noche en la que sin duda ambos fueron protagonistas, por diferentes motivos y que no olvidarán nunca más, por lo bueno y por lo malo.

Cabe resaltar que, con respecto a la participación de Lady Gaga con METALLICA, se ha levantado una polémica que era de esperar, y es que todo lo que la banda de los cuatro jinetes haga siempre dará de qué hablar. Mientras a algunos les pareció una herejía tener a Lady Gaga al frente de una leyenda del metal, bailando como si se tratara de una canción de Pitbull o “fingiendo” de manera sobreactuada el ser una metalhead, a muchos otros les pareció una excelente participación, en la que con su voz y actitud le aportó a la banda algo que, no es que le falte, pero nunca han tenido.

Siempre he pensado que cuando se hace un dueto, para que tenga éxito, deben caber las personalidades de ambos artistas, de lo contrario no tiene sentido hacerlo porque cuando uno de los dos se adapta al otro, entonces el adaptado está siendo utilizado y se pierde la magia de la “fusión”. No a todos tiene que gustarle el resultado de una mezcla, de hecho, comprendo totalmente a quienes alegan que tal dueto no debió haber existido ya que ciertamente, si no les gusta lo que Lady Gaga hace, o es, artísticamente, difícilmente van a querer verla junto a su banda favorita, pero decir que Gaga debió haber estado más sobria, actuar como las divas del metal y tantas otras vocalistas de bandas de rock que se limitan a hacer headbangin’ o correr, en lugar de estar bailando, no tiene sentido, porque no estaría siendo ella. Es como hacer un jugo de naranja con mango y pedirle al mango que no sepa a mango, sino más como a limón.

Las premiaciones, además, suelen ser centro de polémicas por el simple hecho de si en serio es un premio merecido o se trata de premiar lo que más vende, o peor, comprar premios. Mientras muchos insisten en que los Grammys son una farsa (pero igual irían a retirarlo si les otorgan uno), otros se concentran en predecir la debacle de James, Lars, Kirk y Rob, basándose en cuántas nominaciones o premios recibió su último disco. La realidad es que METALLICA no ganó ningún Grammy en esta edición, pero no es secreto que la banda siempre ha buscado hacer historia, y ganar otro premio no es precisamente lo que más les quite el sueño. Tampoco quiero decir que no quieran otro, obvio que si los premiaban, nadie se molestaba. Lars Ulrich había declarado previamente que había puesto mucha energía en este dueto, y confesó que la meta era hacer de esta, la presentación más pesada realizada alguna vez en unos premios Grammys, incluso más pesada que las ultimas cuatro o cinco veces que METALLICA tocó en dichos premios.

Pero Ulrich fue más allá y encendió la polémica cuando dijo -probablemente en modo de chiste- lo siguiente:

“Ken (Ehrlich, el productor de los Grammys Awards) nos dió carta blanca para ser mas y mas pesados cada vez y ahora tenemos una nueva vocalista líder, o bueno, co-vocalista líder sería una mejor manera de decirlo, así que estuvimos hablando temprano acerca de la posibilidad de hacerla un miembro permanente de METALLICA y ser ahora una banda de cinco piezas, así que ya veremos”

Chiste o no, habrá que esperar qué ocurre en el futuro. El guitarrista Kirk Hammett también había dicho que fue la organización de los Grammys quienes le sugirieron a la banda reunirse con ella y lo bien que la pasaron ensayando con Gaga:

“Ya sabes cuanto les gusta a los Grammys tener duetos. Así que cuando se sugirió que fuera Lady Gaga, pensamos: “Es interesante”. Pero cuando anoche finalmente llegó a trabajar con nosotros con la canción, resultó muy, muy, muy bien. Es decir, ella estuvo realmente dispuesta a trabajar con arreglos diferentes y ver que funcionaba mejor en el transcurso de la canción. Y fue genial. Fue realmente muy genial trabajar con ella anoche”.

Evidentemente la banda está a gusto con ella y si algo nos ha dejado claro METALLICA es que harán lo que a ellos les haga felices, ya están bien grandes como para hacer cosas solo para complacer a los demás.

En conclusión, fue una interesante edición en la que gracias a MEGADETH tuvimos la satisfacción de saber que -como decía Cerati- tarda en llegar y al final hay recompensa.

Gracias a Bowie -a quien se le extrañó en una noche donde se le rindió tributo al también desaparecido Prince– esta entrega de los premios de la academia tuvo un protagonista que ganó 5 categorías con un disco, que además de ser más rock que pop, está lejos de ser mainstream.

Tal vez no hubo mucha variedad en los galardonados, pero gracias a METALLICA, Lady Gaga y los errores involuntarios de producción, lo que sí hubo en esta ceremonia fue mucho de qué hablar. Es posible que varios hayan perdido su empleo esa noche, pero de que hubo espectáculo, lo hubo, y al final esa es la meta en ese negocio llamado “show business“. Veremos por cuanto tiempo más permanece en la agenda mediática el tema de los errores y la búsqueda de los culpables.

Por otra parte, en una época en la que “el rechazo a lo diferente” ha retomado auge y ahora tenemos políticos que ganan elecciones prometiendo defender “la supremacía del más puro”, es normal que tengamos a un montón de metaleros ofendidos porque “ya el metal no es lo que era” y ahora pueda salir cualquiera a bailarlo en TV, algunos al borde de gritar “make metal great again” y con la etiqueta de trve pegada en la frente. Personajes que no deberían ni sorprenderse porque METALLICA haga este tipo de cosas y deberían comprender que hace mucho que el Metal dejó de ser un género de pocos, una exclusividad del under y que hoy en día se fusiona, se reinventa y tiene éxito comercial. Por fortuna siempre podremos elegir entre escuchar lo nuevo, o seguir con lo viejo, sin que eso sea un problema mayor, pero lo que no pasa de moda es decir que alguien “se vendió” por hacer lo que nadie nunca, por purista, se atrevió a hacer.

No importa lo que se diga… al final la culpa es siempre del rock, que es rebelde y curioso, le gusta jugar a ir en contra de lo establecido y arriesgarse, como hizo Bowie, por eso esta sección que estreno hoy se llama así, porque realmente… La Culpa Es Del Rock.

Gracias por leer.

[sexy_author_bio]

Esto también te puede interesar:

Comentarios

Comentarios

¿Qué te pareció? ¡Queremos leer tu opinión! Deja un comentario:

Top