Estás aquí
Página principal > Destacada

Su Cosecha: Una Nueva Versión de O’CONNOR Pasó por el Oeste de Buenos Aires

Luego de que las cosas vacilen y O’CONNOR haya cambiado sus integrantes, quedaba -y aún queda- una legitimación con el público sobre qué puede ofrecer esta nueva formación: precisamente, esta era la meta del grupo en Auditorio Oeste y, como veremos a continuación, la tarea no era para nada simple.

O’connor

O’CONNOR es una banda que con un notable perfil bajo desde 1998 llegó hasta lo más alto del Metal vernáculo, abriendo para las bandas más importantes del plano internacional, sin un solo disco reprochable y, aún así, no es una banda masiva, sino que tiene cierto status de culto. Hace unos meses lanzó un nuevo álbum, La Grieta (2016), y nuevamente contó con positivas evaluaciones de medios especializados y del público metálico-pesado, como se decía hace unos treinta años en Argentina. ¿Borrón y cuenta nueva? Algo así; Hernán García (bajo) fue reemplazado por Karlos Kuadrado e Ivan Iñiguez por… nadie, así que la banda volvió a ser cuarteto. Con FACKASS y NILO como bandas soporte, O’CONNOR tenía su hora clave, como lo serán otras tantas, en Auditorio Oeste.

La velada comenzó con FACKASS y un sonido que progresivamente fue mejorando; el cuarteto profesa un Hard Rock con líricas cuasi-existencialistas – tomandolo con muchos matices – y poseen un gran aparato profesional, en otras palabras, un crew para que nada del espectáculo salga distinto a como fue planeado. Con vitoreos y festejos ante cada canción, el grupo decidió cerrar su show con “Vencedores Vencidos”, cover de PATRICIO REY Y SUS REDONDITOS DE RICOTA, con una marcada reacción positiva por parte del público que, precisamente, tenía en varios de sus individuos remesas del trágico show de Olavarría: sin lugar a dudas, presenciamos el momento de transición, con posterior grieta, dentro del Rock argentino. Culminada la versión del famoso grupo, FACKASS terminó un show muy profesional marcando, implícitamente, que es una banda que se merece tenerla en cuenta.

Momento de los experimentados NILO y su Hard Rock denso y pesado, una mezcla entre BLACK SABBATH y MIKE PATTON a juzgar por el vocalista. Un show demoledor con equipos de alta gama y un público fiel; nada podía salir mal y así sucedió, un show destacable y una banda para prestarle mucha atención.

O’connor

Ahora sí, era el turno de O’CONNOR y todo el aparato simbólico y real que se ponía en juego entraba en tensión que, bruscamente, se rompió con “Diminitudes” y el comienzo del show con un Claudio O’Connor desatado, poniéndose el espectáculo al hombro y compenetrado, como si de un éxtasis se tratara en su interpretación endiablada de las canciones de la banda. Esta nueva faceta de O’CONNOR reemplaza a la carencia de guitarras de la siguiente manera: Karlos Kuadrado (bajo) – de una excelente labor – tiene un sonido mucho más ligado al Metal Industrial y en la mezcla en vivo su instrumento tiene muchísimo énfasis, acción que da un efecto, literalmente, demoledor. Por otro lado, que Kuadrado toque con púa, mientras García lo hacía con los dedos, le otorga un carácter distinto a la banda; ni mejor, ni peor, simplemente un matiz distinto.

La lista de temas no se caracterizó por tener innovaciones ni rarezas, fue un show “de clásicos”, en el sentido de que es lo que O’CONNOR suele tocar en vivo, como “Pagando por tu Actitud”, “No Te Aflijas”, “Quién Pudiera”, “La Maldad”, etc.; por otro lado, resulta curioso que no hayan hecho “Castigo y Perdón”, una canción de su último disco y ya un nuevo himno para el grupo. De cualquier manera, la ejecución de cada uno de estos temas fue excelente, así que puede excusarse la cuestión de una lista de temas sin sorpresas.

O’connor

Mientras tanto, las canciones de La Grieta “Diminitudes”, “Espejismos del Edén”, “Egos en Liquidación” y “Bendecido” – tienen un feedback remarcable con el público que, agolpado contra la valla, le cantaba a Claudio O’Connor en la cara, pero éste estaba compenetrado en su canto. De hecho, O’Connor en vivo es atrapante, parece que te mira fijo pero en realidad está concentrado en su respiración, es decir, mira sin mirar, deambula por el escenario, arenga con característicos “acá” o gritos guturales que llaman al delirio colectivo, al mismo tiempo que se divierte jugando con alguien del público o, llamativamente, dando un salto en pleno solo de guitarra.

Día de la memoria en Argentina y, precisamente, O’CONNOR decide hacer el clásico de HERMÉTICA, “Memoria de Siglos” que por supuesto funciona a la perfección y hace que Auditorio Oeste se una en una sola voz. Acá dialogaban el presente de O’CONNOR, un tiempo de cambios, con un pasado ya sólido considerado como una edad de oro para el Metal Argentino, es decir, los tiempos en los que HERMÉTICA era la banda que, de alguna manera u otra, se encargaba de ser la voz de los trabajadores; al menos de esta manera era percibida, sin necesidad de comprobar si realmente la banda era lo que la gente percibía o no. Entonces, con el show ya culminado y habiendo presenciado al nuevo O’CONNOR y comprobar que la banda aún tiene mucho para dar, solo queda seguir disfrutando de su desarrollo, analizar sus pasos y seguir a una banda que continúa demostrando su vigencia.

Facundo Guadagno
Redactor en Rocktambulos

Estudiante de Antropología, escéptico, músico y crítico.


Facundo Guadagno on FacebookFacundo Guadagno on Myspace

Todas las fotos fueron tomadas por Carlos Martinez para Rocktambulos.com / Todos los derechos reservados

¿Usas Facebook? ¡Exprésate y comparte!

Comentarios:

One thought on “Su Cosecha: Una Nueva Versión de O’CONNOR Pasó por el Oeste de Buenos Aires

¿Qué te pareció? ¡Queremos leer tu opinión! Deja un comentario:

Top