Estás aquí
Página principal > Destacada

El Arte del Freakshow: ROB ZOMBIE se presentó en el Maximus Festival de Argentina

Como una fuente inagotable de espectáculos que hace converger al cine clase B y a la música Rock de culto, ROB ZOMBIE se presentaba en el Maximus Stage, escenario principal del Maximus Festival, para reencontrarse con su público argentino luego de cuatro años, esta vez con un nuevo disco bajo el brazo, The Electric Warlock Acid Witch Satanic Orgy Celebration Dispenser (2016).

Piggy D.

Las huestes se acercaron con una fuerte impronta simbólica en relación a ROB ZOMBIE, más precisamente en la gran cantidad de remeras en relación al artista que podían verse deambulando por el predio de Tecnópolis. Pasadas las cinco y media de la tarde, ROB ZOMBIE estaba en escena, luego de la introducción con “The Last of The Demons Defeated” y la apertura real de “Dead City Radio and The New Gods of Supertown”; todos sus músicos estaban maquillados de una manera algo absurda, condensando así la bizarra impronta del conjunto.

ROB ZOMBIE es todo lo contrario, por más que sus pasados cincuenta años se noten, aún continúa cautivando al espectador, a fuerza de una actuación cargada de furia y dramatismo. Su diálogo con el público es constante y sabe que su show radica en hacer un “espectáculo de Rock”, así en “Well, Everybody is Fucking a UFO” el cantante arrojó dos alienígenas inflables al público para que, en comunión con el cantante, sean parte del espectáculo llevando al inflable de aquí para allá mientras el músico interpretaba su canción.

Rob Zombie.

El setlist se concentró, básicamente, en los discos  Helbilly Deluxe (1998) y el reciente The Electric Warlock Acid Witch Satanic Orgy Celebration Dispenser y ante esta elección el público respondió eufóricamente, aunque por supuesto, las canciones de WHITE ZOMBIE fueron las más festejadas. Curiosamente, en “More Human Than Human” Rob bajo hacia las vallas para entrar en contacto, literal, con el público realizando así una escena que parecía más acorde a la adoración de una deidad, un profeta hindú a juzgar por las telas que vestía el experimentado músico, antes que a un espectáculo de Rock. Aunque siendo más analíticos, el fetichismo y el culto a la personalidad también se encuentran exacerbados tanto en el Rock como en la religión. Por supuesto, ROB ZOMBIE no es ajeno a este tipo de realidad y, por ende, la aprovecha al máximo.

Luego de una dosis más que complaciente de buen Rock, llevado hasta los bellos clichés que a lo largo de su historia ha sabido construir, ROB ZOMBIE tiene sus puntos álgidos del espectáculo con “Thunderkiss ’65” – con interpretación de “Blitzkrieg Bop”, cover de RAMONES, en el medio –  y el glorioso cierre de su performance con “Dragula”. Dado lo sucedido en el Maximus Festival, la carrera de Rob parece encontrar el equilibrio entre sus glorias de antaño y sus más recientes producciones.

Todas las fotos fueron tomadas por Juan Manuel Ortner. Todos los derechos reservados.

Facundo Guadagno
Redactor en Rocktambulos
Estudiante de Antropología, escéptico, músico y crítico.
Facundo Guadagno on FacebookFacundo Guadagno on Myspace

Esto también te puede interesar:

Comentarios

Comentarios

¿Qué te pareció? ¡Queremos leer tu opinión! Deja un comentario:

Top