Estás aquí
Página principal > Destacada

Superficies de Placer: VIRALISADOS tuvo su bautismo de fuego en el ND Ateneo

Progresivamente las figuras del Rock Argentino van falleciendo y los años dan la pauta de que las canciones parecen vivir por sí solas mientras que los individuos son independientes a ellas. Así varias personas quedan huérfanas de lo que para ellos significa una serie de melodías que logran identificarlos con diversas sensaciones placenteras.

Conocido es el caso de VIRUS, que si bien la banda sigue activa, su pasado es el que se ha mantenido con más fuerza dentro del imaginario popular.  Dentro de esta concepción usual que se suele tener del grupo musical también se deja de lado que en sus momentos de apogeo no fueron fenómenos pasajeros de los ránkings musicales y fiestas de diverso tipo, sino que innovaron con composiciones rebuscadas, secuenciadores y dispositivos MIDI que no por eso abandonaban la efectividad de melodías pegadizas.

Por eso, cuando Mario Serra y Federico Moura – sobrino del cantante original de VIRUS – decidieron hacer VIRALISADOS aparece, sin lugar a dudas, una cuestión algo shockeante, quizás por los nombres que componen a la banda, pero es preciso destacar que las canciones viven por sí solas, entonces si la ejecución es buena no hay ningún pecado en que estos temas puedan ser interpretados. Así VIRALISADOS es una banda que reversiona los clásicos de VIRUS, algunos raros y otros no tanto, agregando composiciones originales, lo que da una promesa de grupo autónomo. Su debut fue a lo grande en el ND Teatro el 17 de junio y a continuación analizaremos lo que ocurrió.

El teatro se llenó de un público especial, con un rango promedio de entre 30-50 años, una franja que súbitamente se quedó sin su banda a finales de los años 80’s y hoy encuentra un alivio, una apuesta o un recuerdo. Pero el comienzo del show emocionó reproduciendo un medley de clásicos de VIRUS reinterpretados a través de música clásica, y un telón deslizándose lentamente mostraría a VIRALISADOS con una gran ejecución de “Imágenes Paganas”, casi un inicio mentado con lujo de detalles, seguido por “Me Puedo Programar” y “Encuentro en el Río”, dos clásicos absolutos que no podían faltar; así que la rareza fue añadir “Cantante Farsante”, “El 146” y “Bandas Chantas Arañan la Nada”, canciones conocidas pero no obligatorias, cuestión que le dio un sentido de privilegio a este comienzo.

Una de las cosas que jugó a favor de la performance fue el sonido, cristalino y contundente, sumado a una base prodigiosa entre la batería de Mario Serra y el bajo de “Ardilla” Espinoza, ambos con una precisión destacable para sumar arreglos a cada canción, algo fundamental para que el vivo sea diferente al estudio. A sus 67 años, Mario Serra demostró su talento y su potencial con una noche exitosa y un solo para remarcar, un punto alto de la noche y fuera de lo que se puede considerar un “relleno”.

La labor de Federico Moura es destacable, más allá de que su registro vocal se asemeja al original y se desenvuelve con soltura ante canciones complicadas de cantar, sorprende su versatilidad sobre el escenario para manejar guitarras acústicas, eléctricas, instrumentos de percusión, baterías electrónicas y teclados, como también sus diferentes “actuaciones” para los temas que lo requieren: un frontman necesita este tipo de movimiento sobre las tablas, más cuando hay una mochila tan grande como es el legado de VIRUS. Otra muestra de destreza en el grupo fue la sincronización del video de su composición original, “Inolvidable, Fede”, con la interpretación en vivo de la misma.

A todo esto se le suma la participación de Ricardo Serra en guitarras, otro ex VIRUS, que también demostró un fuerte cariño por parte del público presente. El set continuó con clásicos como “Amor Descartable”, “Sin Disfraz” y “Polvos de una Relación”, añadiendo a “El Probador” como una especie de rareza entre estos clásicos. Con 29 canciones en total, la velada terminó con “Una Luna de Miel en la Mano”.

VIRALISADOS pasó su debut con creces, demostró su solvencia para reinterpetar clásicos y dominar a un público que, si bien estaba positivamente predispuesto, no perdonaría una floja performance. Esto último no ocurrió y, por el contrario, el ND Ateneo terminó sutilmente en sus manos. A juzgar por su presentación, su futuro solo puede ser exitoso.

Facundo Guadagno
Redactor en Rocktambulos
Estudiante de Antropología, escéptico, músico y crítico.
Facundo Guadagno on FacebookFacundo Guadagno on Myspace

Esto también te puede interesar:

¿Usas Facebook? ¡Exprésate y comparte!

Comentarios:

¿Qué te pareció? ¡Queremos leer tu opinión! Deja un comentario:

Top