fbpx
Estás aquí
Página principal > [Artículos] > Aniversario Rocktambulos >

10 años de Rocktambulos: Estos son los mejores discos de la década, según Benjamín Tapies

El inicio de las décadas suele traer cosas interesantes, pero también nos pone nostálgicos y empezamos a repasar lo mejor del período que acaba de terminar. Mientras algunos continúan debatiendo y tratando de definir “cuándo inicia y termina realmente una década”, nosotros aprovechamos nuestro aniversario #10 para repasar lo mejor de la música que nos ha acompañado durante todo este tiempo que abarca el período 2010 – 2020.

A continuación, los diez mejores discos de la década 2010-2020, según Benjamín Tapies.

David Bowie – Blackstar (2016)

El vigésimo quinto y último disco del “duque blanco”, fue publicado dos días antes de su deceso, el 8 de enero de 2016. Se trata de una obra intensa, oscura y con una marcada influencia del jazz. La música y las letras del álbum fueron compuesta como especie de “autoepitafio” por parte del músico inglés, quien, durante el proceso de grabación y composición de dicho trabajo, pasó por el doloroso tratamiento médico de un cáncer terminal, el cual le causó la muerte el 10 de enero de ese año.

Roger Waters – Is This the Life We Really Want? (2017)

¿Es esta la vida que realmente queremos?“, es la reflexión y el título del trabajo publicado en 2017 por el exlíder de PINK FLOYD, Roger Waters. Tras un receso de más de 20 años (su último disco en solitario había sido Amused to Death, en 1992), el bajista volvió en gloria y majestad con una obra producida por Nigel Godrich (Radiohead, Beck, entre otros). Canciones como “Déjà Vu” o “Wait For Her” mantienen viva la esencia musical de Waters y, por supuesto, de su extinta banda.

Steven Wilson – Hand. Cannot. Erase (2015)

Desde que Steven Wilson dejó de tocar con los PORCUPINE TREE, ha estado enfocado 100% en su carrera en solitario. Hand. Cannot. Erase. es su cuarto álbum de estudio. Publicado en 2015, este trabajo estuvo inspirado en la historia de Joyce Carol Vincent, una mujer inglesa cuyo cadaver fue descubierto en su habitación en Londres, dos años después de su deceso. La revista alemana Visions declaró a Hand. Cannot. Erase. como el “‘The Wall’ para la generación de Facebook”.

Nick Cave & THE BAD SEEDS – Skeleton Tree (2016)

Skeleton Tree es el decimosexto álbum de estudio del grupo australiano Nick Cave & The Bad Seed. El afamado periodista John Aizlewood definió el álbum como un “disco de una belleza impresionante, de dolor esparcido, a veces directo, a veces alegórico” y destacó la música “tierna y comedida” así como la voz “más quebrada y más incierta” de Cave. Yo coincido con sus declaraciones. Canciones como “Jesus Alone”, “Rings of Saturn” o “Girl in Amber”, forman parte de este viaje sonoro a través de la belleza, el amor y la oscuridad.

FOO FIGHTERS – Wasting Light (2011)

El séptimo álbum de los FOO FIGHTERS fue grabado en el garage del líder de la banda, Dave Grohl. Lejos de cualquier técnica digital, el disco fue grabado a la antigua: con equipamiento analógico (el mismo utilizado durante la grabación del disco Nevemind, de NIRVANA, en 1991). El resultado, una docena de canciones bien rockeras y aceleradas. “White limo”, “These days” o “Walk”, fueron algunos tantos hits del álbum que contó con la participación de Butch Big (Nirvana, Garbage) en la producción y del bajista Krist Novocelic, en la canción “I Should Have Known“. Wasting light se hizo acreedor de cuatro premios Grammy, entre ellos, “Mejor álbum de rock”.

RADIOHEAD – A Moon Shaped Pool (2016)

A Moon Shaped Pool es el noveno álbum de estudio de los británicos. Fue lanzado como descarga digital el 8 de mayo de 2016, y en formato CD y LP el 17 de junio. Fue grabado en el estudio La Fabrique de Saint-Rémy-de-Provence (sur de Francia) con el productor Nigel Godrich. Canciones como “Daydreaming” o “The Numbers”, son algunas de las mejores composiciones entregadas en este disco por los originarios de Oxford. Además, contiene el clásico “True love Waits”, canción conocida por haber sido compuesta en 1995 y no haber sido lanzada en ningún disco, a pesar de que era una de las favoritas de los fans gracias a los lados B y las tantas veces que fue interpretada en vivo durante todos esos años.

AC/DCRock or Bust (2014)

El decimosexto álbum de estudio de la banda australiana, es el más corto de su carrera: dura menos de 35 minutos. Sin embargo, la potencia del grupo se mantiene vigente con canciones como “Rock or Bust”, “Play ball”, “Dogs of War” o “Hard times”. El blues y el hard rock corre por las venas de los once temas que componen este trabajo, el último con el fallecido Malcolm Young. Asimismo, debido a algunos problemas de audición, el cantante Brian Johnson no pudo participar en gran parte de la promoción del disco, siendo reemplazado por Axl Rose. Pero esa es otra historia.

FLEET FOXESHelplessnes blues (2011)

El sonido de Seattle nos tenía acostumbrado a distorsión y guitarras eléctricas. Con la aparición de FLEET FOXES, en 2006, cambió todo el panorama. Su segundo disco, Helplessnes blues, es un viaje acústico (folk) y psicodélico que sin duda refrescó el sonido de la pasada década. “Montezuma”, “Helplessness Blues” y “The Shrine / An Argument”, forman parte de esta obra, quizás subvalorada por muchos. Un disco altamente recomendable para escuchar durante una tarde de otoño o de invierno.

FATHER JOHN MISTYPure comedy (2017)

El hombre detrás de Father Jonh Misty, Joshua Tillman, ha sorprendido a la escena musical en los últimos años. El que fuera alguna vez baterista de los Fleet Foxes, ha conquistado al mundo con discos como Fear Fun (2012), I Love You, Honeybear (2015) y God’s Favorite Customer (2018). Sin embargo, su álbum más importantes es Pure Comedy, de 2017. Musicalmente magistral, la obra aborda diversas temáticas como la tecnología, la fama, el medioambiente, la política, el envejecimiento, las redes sociales, la naturaleza y la conexión humana, entre otros. Un trabajo imprescindible de la década del 2010.

BECK – Morning phase (2014)

La belleza del Morning phase, duodécimo álbum de estudio de Beck, parece ser infinita. Con un sonido similar al de Sea Change, de 2002, este trabajo se encumbra entre lo mejor del músico estadounidense. Durante el año de su publicación, 2014, la revista Mojo lo calificó como el mejor disco de esa temporada. El propio Beck ha reconocido que varias partes del disco fueron grabadas en la cocina de su casa, en Los Ángeles. “Morning”, “Say goodbye” o “Waking light”, son algunas de las excelentes canciones que conforman este clásico.

Benjamin Tapies
Colaborador en Rocktambulos
Periodista y sociólogo. Eterno amante del rock. Actualmente, cantante y guitarrista de rock austral.

¿Qué te pareció? ¡Queremos saber tu opinión!

¿Deseas agregar algo? Adelante!

Top