fbpx
Estás aquí
Página principal > Destacada >

ANTIMATTER estuvo en Colombia y nos mostró que no somos los únicos aplastados por el peso del mundo #Crónica

Armados con guitarra y voz, los “no tan conocidos” británicos se encargaron de mostrarle a sus seguidores que no somos los únicos aplastados por el peso del mundo y que las canciones son para ser cantadas y desahogarse.

Bogotá se había cubierto de gris desde la tarde, afuera llovía y las calles mojadas eran el escenario perfecto para una noche de rock melancólico. Adentro de Ácido Bar, una pequeña tarima (de un pie de alto), un par de cornetas -con excelente sonido- y muy poca luz fue lo que hizo falta para que Mick Moss y Dave Hall, en representación de ANTIMATTER, crearan el ambiente que todos esperábamos. La banda británica formada en Liverpool por Moss y el ex Anathema Duncan Patterson, ha pasado por distintas etapas e integrantes, siendo Moss el único miembro fundador que permanece actualmente y sin menospreciar al resto de sus actuales integrantes, se podría decir que ANTIMATTER es Mick Moss. Sus conocidos shows acústicos, en el que se presenta sin banda, a veces solo, a veces acompañado por uno de sus músicos, han dejado claro que la agrupación no dejará de existir mientras él esté y a los fans les basta con tenerlo porque ha sido su voz la que desde hace años representa a la banda.

Un selecto grupo de personas con buen gusto musical se reunieron para recibir a Mick y Dave por primera vez en Colombia. Sentados en silencio (en sillas o en el suelo) en el reducido pero acogedor espacio, los asistentes y la buena acústica del local, fueron responsables de crear una atmósfera íntima para el show, lo cual le dio un valor agregado a la velada. Del otro lado, los responsables de la música hicieron su parte, primero la agrupación local Osuna y Leña y luego los protagonistas de la noche, ANTIMATTER, todos lo dieron todo y nos deleitaron con su talento.

Los locales aparecieron en tarima aproximadamente a las 5:30 de la tarde, y sin mayor presentación comenzaron con su breve ejecución de temas, aunque nunca supimos si fueron varios o uno solo con distintos movimientos, ya que ninguno de los integrantes se dirigió al público hasta el final de la presentación, en el que un “gracias” indicaba que el show había terminado. El bajo volumen no permitió que fueran apreciados por todos los presentes, sin embargo los que se encontraban más cerca del escenario pudieron escuchar lo que prepararon estos dos guitarristas y su tímida vocalista, quien –tal vez como parte de la puesta en escena- nunca terminó de levantar totalmente la mirada.

No había pasado demasiado tiempo desde que Osuna y Leña se despidió, cuando entre las personas que se encontraban en el bar aparecían un par de tipos ataviados con guitarras. Eran las 6:10 pm y la barba roja de Mick Moss se hacía presente, provocando los aplausos y gritos de la sala. Saludaron tímidamente y procedieron a arreglar los últimos detalles de su show, en el que destacó la petición de Moss de apagar un reflector que le alumbraba de frente y le impedía ver al público. Poca luz, calor y mucha buena vibra marcaban el inicio de este íntimo concierto “desenchufado” y así, sin mayor preámbulo, comenzó lo que significaba la primera visita de ANTIMATTER a Colombia, en este caso para presentar su espectáculo acústico “An Acoustic Evening of Antimatter”.

El clásico “Leaving Eden” fue una manera perfecta e inesperada de comenzar el ansiado concierto, generando automáticamente la euforia de los fans que acudieron a la cita. Algunos cantaban (en voz relativamente baja para no romper la atmósfera de quietud que se vivía), otros simplemente escuchaban hipnotizados la grave voz de Moss y los más escépticos se limitaban a observar desde lejos. Tampoco faltaron los que solo conversaban entre sí durante todo el show, pero a pesar del ruido que pudieran generar nunca fue algo que afectara el desarrollo del concierto, afortunadamente. Sin mayor pausa comenzó a sonar “Here Come the Men“, otro clásico que anunciaba el gran setlist que nos esperaba y es que durante el show este par de genios se pasearon por muchos de los temas más emblemáticos de su carrera.

“Bogotá, finally (finalmente en Bogotá)” fue una de las primeras expresiones que tuvo Mick para con su público colombiano mientras tocaba “Dream”, tema cuya voz originalmente fue grabada por Michelle Richfield en el álbum Lights Out, pero que mientras fue un demo tuvo la voz de Moss y desde hace mucho es el quien la canta en vivo. Le siguieron “A Place in the Sun” y “The Last Laugh” pero antes de “Psalms” (otro tema grabado por Richfield) hizo alusión al inusual clima que por estos días ha estado haciendo en la capital colombiana. “Hace calor aquí, en México me dijeron que estaríamos a menos cinco o menos diez, así que traje toda mi ropa de invierno” comentó Mick de forma graciosa, mientras secaba el sudor de su frente.

ANTIMATTER-Bogota03
Dave Hall estuvo impecable en los coros

Una guitarra acústica y un pedal “looper” en el que grababa distintos riffs y sonidos, fueron el complemento que la voz de Mick Moss necesitó para interpretar de la manera más impecable posible los temas de ANTIMATTER. Dave Hall hizo además un trabajo increíble con la guitarra eléctrica y algunos instrumentos de percusión que complementaron el sonido del dúo y lo hacía sonar por momentos como una banda completa. Algunos covers como “Mr White” de Trouble, “The Puppeteer” de Sleeping Pulse, “Working Class Hero” de John Lennon y “The Power of Love” de Frankie Goes to Hollywood formaron parte del setlist de la noche, en el que sin duda faltaron algunos grandes temas como “Paranova”, “Uniformed & Black”, “Black Eyed Man” y “Stillborn Empires” pero que dado el formato acústico del show, ya se preveía que no serían interpretados.

El clásico “The Weight of the World” marcó la despedida de los músicos y generó la ovación de los presentes, sin embargo se trataba de un encore y tras un par de minutos regresaron para ofrecernos un tema más: “Epitaph”, un clásico de los temas tristes que no podía faltar en el set. Dieciocho temas habían pasado y cuando realmente parecía el final, Mick tomó su guitarra y decidió regalarnos un tema adicional, en agradecimiento por el feedback y por tratarse de la última fecha de la gira. Para este último no contó con la compañía de Dave, por lo que él solo interpretó “Legions”, un track del álbum Planetary Confinement, que confesó hace mucho que no tocaba. Un gran final, único y especial para un show inédito en este lado del mundo, del que solo un par de países (México y Colombia) fueron testigo y del cual esperamos existan repeticiones en el futuro, preferiblemente si es con la banda completa y a lo largo de todo el continente.

No hizo falta un gran escenario, ni juegos de luces, ni efectos visuales, ni grandes equipos de sonido para que ANTIMATTER, encabezada por su fundador Mick Moss, se presentara en latinoamérica por primera vez, demostrando la humildad de la banda y su disposición de llevar su música a todas partes, llegar a donde nunca antes han llegado y conocer a sus fans alrededor del planeta. De hecho, ese mismo día se pudo ver a un Mick amigable caminando entre los asistentes, conversando y tomándose fotos con ellos, algo que debería ser normal pero que lamentablemente no suele serlo en el mundo artístico, ya que a muchos músicos se les hace “complicado” acercarse a sus fans.

Si algo nos quedó claro ese domingo en la noche en Bogotá, Colombia, fue que el escenario no hace al artista, sino que el verdadero artista es capaz de convertir cualquier espacio en un lugar mágico y transportar a su público al clímax musical con su talento y su arte. Muchos todavía no entienden eso.

Frank Hernández

Periodista. Productor y conductor radial. Crítico musical. Director de rocktambulos.com

Twitter 

Las fotos que acompañan esta reseña fueron tomadas por Nicolás Cañón / Todos los derechos reservados

 

Antimatter Setlist Acido Bar, Bogotá, Colombia 2016, An Acoustic Evening

¿Qué te pareció? ¡Queremos saber tu opinión!

¿Deseas agregar algo? Adelante!

Top