fbpx
Estás aquí
Página principal > Destacada >

La Llama Sigue Viva: AVALANCH Celebró los Quince Años de “Ángel Caído” en Buenos Aires

El día 23 de septiembre AVALANCH se presentaba en Argentina, más precisamente en Groove, marcando así el debut del súpergrupo español en tierras porteñas, una fecha que casi de manera implícita da por entendido que Buenos Aires es un lugar donde el Power Metal tiene gran repercusión, generando una notable cantidad de seguidores fanáticos que disfrutan con especial dedicación de melómanos a este estilo. Por ende, la presentación del grupo formado en Asturias, España, tenía una predisposición que la mayoría de los grupos que visitan el país desearían tener.

La velada fue abierta por GUERRA SANTA, conjunto musical venezolano al que por las inclemencias del transporte público no se llegó a observar por nuestra parte. Sí se pudo ver la performance de la próxima banda, CONJURO, que se presentó con su impronta que converge Folk y Power Metal, violines y distorsión, una mezcla contemporánea de sonidos, sin rastros de posmodernismo y con una idea clara. Un grupo de fans se agolpa contra la valla de manera frenética, saltando y cantando devotamente, configurando así una muestra viva de la fuerza que tiene el Power en Argentina, a tal punto que el septeto recibió sus “ole, ole” característicos. Notablemente, CONJURO gozó de un buen sonido, una rareza para los actos de apertura.

RENACER subió a las tablas mostrando experiencia dentro de su performance, con Groove a punto de llenarse, y nuevamente podía apreciarse un sonido claro, especial para difrutar de la dupla guitarrera entre Diego Raca de Paolo y Juan Manuel Ocampo. La banda también interpretó “Ídolos de Cartón”, un adelanto de lo que será su próximo lanzamiento, que en palabras de Christian Bertoncelli (voz) “estaría editado en una semana”, como también “Voces en el Viento”; otro anticipo de su nueva placa d estudio. El final de show sería con un amague, “Maleficio”, aclamada por el público, pero la culminación real sería con “Pura Sangre”. Ahora sí, el terreno estaba allanado para el debut de AVALANCH en Buenos Aires.

Dieron las 21:25 hs. y una imponente introducción con “Santa Barbara” preparó el clima épico para que le siga “Hacia la Luz” y Alberto Rionda (guitarra) solee como se le plazca, para el deleite del público. “Tierra de Nadie” sería la canción que le daba una sensación especial a este festejo por los quince años de Angel Caído (2001) con la voz de Israel Ramos, clara y presente en la mezcla general, con un sonido que mejoraba progresivamente, solo que los teclados de Manuel Ramil parecían aparecer sonoramente de manera ocasional, fluctuantemente, pero la calidad del show no se vio tan afectada por este contratiempo. “Xana” tendría a la gente cantando efusivamente, cuestión que pareció marcar la situación a fondo, ya que cuando culminó esta canción llegaron los “olé, olé” característicos del público argentino.

AVALANCH es claramente un súpergrupo y lo demuestran cada uno de sus músicos, desde Ramil a la dupla de los guitarristas Rionda y Salán, con una mención especial para Mike Terrana, una persona que directamente toca la batería como si fuese una extensión de su cuerpo: parece haber nacido para hacerlo y cuando no está sentado en su instrumento simplemente está fuera de sí. Su solo fue una muestra de violencia y virtuosismo. Ramos es todo un showman, conquistando a los presentes con especial énfasis en las mujeres, a quienes señalaba mientras caían en llanto ante las dramáticas líricas. Pero sin dudas el más llamativo de todos es Magnus Rosén, quien se dedica a seguir las notas rítmicas dentro de las canciones, pero después se toma el tiempo para hacer un solo de bajo imposible, con slap y una melodía concreta, sin abusar del virtuosisimo. Una saludable paradoja.

El set acústico realizado con “Cambaral” apeló fuertemente a la emoción, con Ramos interpretando sutilmente esta canción de amor, pero el vocalista tendría otras apariciones estelares, como fue el dúo que hizo con Manuel Ramil en “Vientos del Sur” y la ejecución particular que hizo de “Lucero”, cantando en una de las pasarelas de Groove, acción que dejó a la presentación en su punto de ebullición para finalizar con “Torquemada”.

En una noche especial para fanáticos, llena de intimidad y sueños cumplidos, AVALANCH pasó por Buenos Aires marcando un debut de altísimo nivel repasando sus clásicos y mostrándose siempre con la medida justa de virtuosismo y la melodía estructural del formato canción, una gran combinación que en su notable calidad de músicos “all-stars” pueden ofrecer.

Facundo Guadagno
Redactor en Rocktambulos
Antropólogo social y cultural, escritor, escéptico y crítico
Facundo Guadagno on FacebookFacundo Guadagno on Instagram

Todas las fotos fueron tomadas por Frank Hernández para rocktambulos.com / Todos los derechos reservados

¿Qué te pareció? ¡Queremos saber tu opinión!

¿Deseas agregar algo? Adelante!

Top