fbpx
Estás aquí
Página principal > Reseñas > Discos (Así Suena) >

Ayer Deseo, Hoy Realidad. Así suena “Skeletons”, lo nuevo de DANZIG #Reseña

¡Al fin! Los fans de DANZIG ya podemos degustar, apreciar en cada una de sus partes la conformación de una idea, de un anhelo que lleva tiempo en la mente del buen Glenn: un disco de covers de sus influencias, de los artistas que le marcaron una senda por la cual recorrer su obra. Nada mejor que dejar los prejuicios de lado y apreciar la música, las ideas y la transmisión de ellas, algo que Glenn tuvo siempre presente desde que comenzó a cimentar su carrera, por eso en este álbum aparecen Aerosmith, ZZ Top, The Everly Brothers y Elvis, entre muchos otros.

El lector tiene que saber que es necesario o, más bien, obligatorio, conocer las canciones y las referencias a las que Glenn Danzig hace alusión, de no ser así no se van a entender los guiños que el artista ejecuta. Bueno, creo que es más que obvio que también es de relevancia conocer a Danzig, al personaje, su obra y lo que representa. En fin, así llega “Skeletons”, el disco de covers, las versiones a las que Glenn sintió la imperiosa necesidad de darle su toque, de imprimirle su firma a estos clásicos. Y sí… para bien o para mal lo consiguió.

Danzig - SkeletonsEs preciso aclarar que deliberadamente, sino no hay otra explicación, el álbum suena sucio, como una banda de “garage”, lo cual tiene sentido si hacemos este “regreso a las raíces”, que va desde la elección de los temas hasta Glenn pintándose calavéricamente el rostro luego de muchísimos años. De no ser así, la mezcla es simplemente horrible, pero, repito, no creo que la intención sea esa. El comienzo con “Devil’s Angels” es simplemente enorme: un arreglo que Glenn había hecho en la época de Misfits para la canción principal de una película exploitation de motociclistas de 1967. Y sí, la relación temporal no es mera coincidencia: “Devil’s Angels” es una gema punk.

Satan’s Sadist” (1969) es la segunda referencia al “exploitation” que Glenn realiza versionando el hermoso cinismo de su canción principal, “Satan”, de Paul Wibier; otra vez sale bien parado. Es imposible pensar en un disco de Danzig sin Elvis, había dicho el prolífico artista en una de las varias entrevistas que concedió respecto a este disco; y efectivamente “Let Yourself Go” es la rendición del devoto Glenn ante el Rey del Rock and Roll. Solamente una cosa: el redoblante y el hi hat suenan directamente horribles, esto ya no es garage, es un paso en falso. “N.I.B”… ¿qué necesidad de arruinar este clásico? Acá la producción termina jugando en contra: una actuación parca de la banda, un sonido pésimamente mezclado – ¿qué son esos paneos? – y Danzig llegando – casi – arrastrado al estribillo. ¿Era necesario? Uff… Aerosmith y “Lord of The Thigs”; otra vez la producción pasando de garage a bochorno sin escalas, lo mismo para los arreglos. “Action Woman” de The Litter salva las papas, si consideramos lo que vino atrás, dando un balance positivo; la cuestión radica es que la mezcla en general, a esta altura, ya es un disparate, pero obviemos eso para no descartar todo el material.

Sí, la próxima versión, la enorme “Rough Boy” de ZZ Top era jugar con fuego y termina siendo un paso en falso: esos arreglos de guitarra espantosos le quitan la emotividad que posee la pieza original; para colmo, estos arreglos simplemente varían, como si fuesen un loop del averno que embarra la cancha. “With a Girl Like You” de The Troggs pasa sin pena ni gloria y le deja lugar a “Find Somebody”… aquí el problema es la interpretación, si la melodía o el riff inicial daban esperanzas, la performance insulsa despierta dudas.

En fin, no es tan terrible. The Everly Brothers, ¿realmente “Skeletons”, con su pésima mezcla, le va a rendir tributo a una banda tan armoniosa en sus juegos vocales, nada mas ni nada menos que con la canción “Crying In The Rain”? Ni malo, ni bueno: nada, insulso; la mezcla fue el denominador común de un disco confuso.

La frustración es inevitable: Danzig tenía todas las de ganar y desperdició la oportunidad gracias a un sonido realmente inaceptable. Es curioso, el disco no es malo, si fuese un demo realmente se podría rescatar la idea, pulirla y listo; pero no, es el material final. Así que es inevitable, “Skeletons” es un paso en falso, pero no por el disco en sí, sino por lo que acarrea; el futuro discográfico de Danzig es incierto, sus días sobre el escenario terminaron – continuará haciendo uno o dos shows por año – y se dedicará a otras actividades. Pésima y frustrante manera de culminar una carrera musical.

Aún así, “Skeletons”, gracias a la confusión que presta, tiene un gran valor para ser escuchado varias veces, olvidando los bochornos que trajo, y recortando los gratos momentos que envuelve.

Estudiante de Antropología, escéptico, músico y crítico.

¡Al fin! Los fans de DANZIG ya podemos degustar, apreciar en cada una de sus partes la conformación de una idea, de un anhelo que lleva tiempo en la mente del buen Glenn: un disco de covers de sus influencias, de los artistas que le marcaron una senda por la…

ASÍ SUENA

Puntaje Final

Total

User Rating: Be the first one !

¿Qué te pareció? ¡Queremos saber tu opinión!

¿Deseas agregar algo? Adelante!

Top