Estás aquí
Página principal > Destacada

Barro y Metal: Así fue la edición 2017 del WACKEN OPEN AIR #Crónica

Para muchos el WACKEN 2017 se trataba de una edición más, pero para quien les escribe era la primera vez, así que esta crónica será muy personal y por ello, antes de entrar en materia, quiero aclarar algunas cosas: He ido a muchos conciertos de Rock y Metal en mi vida, desde que tengo quince años, es decir hace más de treinta. Desde esa época he visto artistas que van desde Saga, Quiet Riot, Van Halen, Police, Iron Maiden y Joan Jett hasta Metallica, Kiss, Dream Theater y un largo -larguísimo- etcétera.

A Venezuela iba casi cualquiera de los grandes, alguna excepción puede haber, pero quien era algo en la música, por allí paso y yo traté de ir a todos o casi todos esos eventos. Los últimos años y por razones de dominio público mundial, hemos pasado -como decía mi abuela- de lo sublime a lo ridículo. Casi un cero total de presentaciones de bandas internacionales y obviamente me ha dado hambre, hambre de música. Tenía que ir al festival más grande del mundo. Lo que no tenía experiencia era en esto de los conciertos masivos, de varios días, al aire libre, en mi país eso no se da, no hay ni hubo realmente nunca las condiciones. Aunque alguna vez se intentó a mitad de los noventa, las pruebas generalmente terminaban en una desorganización total, logística, horaria, de seguridad, en fin, no recuerdo más de dos o tres intentos serios de organización de festivales de Rock en Venezuela durante los últimos treinta años.

Wacken es un pueblito de vacas y de Metal. Esa semana al año en la que el festival ocurre, mil ochocientas personas residentes reciben unos ochenta mil peludos y permítanme asegurarles, hay algunos más locos de lo que normalmente cabría esperarse y sin embargo, amigo mío, usted se puede parar a escuchar tocar a su banda adoradora del demonio de turno y no solamente su integridad personal estará segura, sino que posiblemente ni lo toquen, a menos que decida integrarse en un buen mosh.

Wacken Open Air (W.O.A) como se le conoce oficialmente, es una experiencia vital para cualquiera. Aceptando mi inexperiencia en estas lides y a sabiendas de que este tipo de festivales se han popularizado en toda Europa, muchos con extraordinarios carteles, creo que esta es la Meca del metalero. Se siente en el ambiente, se percibe en la gente… hay una fuerza colectiva que motiva a esas decenas de miles de personas a involucrarse totalmente en algo que se divisa como más que un espectáculo. Todos con quienes hablas tienen un por qué, una razón… hay, cómo decirlo, una sensación de motivo en el ambiente. 

ANNIHILATOR

Desde el lunes ya habían actividades para entretener a quienes llegaron primero, pero fue el miércoles cuando, de la mano de UGLY KID JOE y ANNIHILATOR, realmente comenzó la serie de conciertos que conforman el festival. Los imponentes shows de ambas bandas bajo la modesta carpa sirvieron de aperitivo para el verdadero plato principal que se venía: dos días de música sin parar.

Jueves 3

El jueves a las dos de la tarde se abrió la zona principal de conciertos, conformada por los escenarios Faster, Harder y Louder. SKYLINE, con sus versiones de Judas Priest, Guns N’ Roses, Whitesnake, etc se encargaban de dar inicio a la jornada, contando con la reina del metal, Doro Pesch, al final de su show, quien tomó el micrófono y entonó el himno de Wacken.

El hard rock tuvo su mejor representación en los legendarios EUROPE, quienes me parecieron, quizás, la mayor sorpresa, pues en vez de lucir como una banda suave y ochentosa, son muy fuertes y suenan duro y profesional. Posteriormente, otras leyendas decían presente: STATUS QUO, haciendo gala de ese espíritu de rock and roll que nunca morirá. Francis Rossi y compañía cautivaron a cada uno de los presentes de principio a fin, dejándose lo mejor para el final: “In The Army Now’, ‘Rockin’ All Over The World’, ‘Whatever You Want’, entre otros.

ACCEPT

Luego el turno fue de otros veteranos del festival, quienes además jugaban de locales: ACCEPT. Los alemanes ofrecieron uno de los shows especiales de 2017 en Wacken, pues además de presentar su nuevo álbum The Rise Of Chaos, estuvieron acompañados, durante la segunda parte del show, de la orquesta sinfónica de la República Checa, la misma que ha acompañado a Wolf Hoffman en la grabación de su Headbanger’s Symphony, disco instrumental del que tocó varias canciones, quizá demasiadas para un festival como este. Como era de esperar, ACCEPT nunca falla y ofrecieron un show impecable.

El día terminaba con VOLBEAT, unos sorprendentes cabezas de cartel. El cuarteto danés demostró en vivo el por qué están donde están. Su sonido fue compacto y contundente, sin embargo, el repertorio fue un poco “suave” y el público, que a esas horas ya mostraba el cansancio provocado por horas y horas bajo la lluvia, pareció no involucrarse demasiado con la banda.

Viernes 4

LACUNA COIL

El viernes comenzó con los italianos LACUNA COIL, seguidos por GRAVE DIGGER y más tarde SONATA ARCTICA. De estos últimos esperaba un poco más, más emoción. Me dejaron un mal sabor de boca, siento que la banda está envejeciendo, que ya no están en contacto con los seguidores del Power Metal como si lo está POWERWOLF, quienes fueron -de lejos- los más histriónicos y evidenciaron porque tienen tantos seguidores en tan poco tiempo.

El mejor show de la jornada fue, en mi opinión, el de EMPEROR, eso fue absolutamente brutal, el performance de Ihsahm es estruendoso y a la vez no necesita aspavientos ni poses. Su presencia es calmada y su entrega absoluta, la de alguien que ha alcanzado el tope del conocimiento en lo que hace, un verdadero maestro. 

TRIVIUM, sin gran escenografía ni luces impactantes, demuestran que su sonido es todo lo que les hace falta para congregar a miles de personas, mientras que APOCALYPTICA, quienes presentaron su show de celebración del disco Plays Metallica by Four Cellos, a pesar de ser una banda de violonchelos, deja helado a cualquiera con su muestra.

MEGADETH

El final de la jornada estuvo a cargo de dos archi-conocidos: MEGADETH y Marilyn Manson, sin embargo ninguno me sorprendió. Se podría decir que vinieron, tocaron bien y se fueron. Incluso para muchos no tocaron bien, pero más allá de una crítica musical positiva o negativa, no sentí esa transmisión de vibraciones que si pude percibir en otros grupos dentro del festival. De hecho, durante la presentación de Manson, cabeza de cartel, los asistentes comenzaban a abandonar el lugar sin esperar el final.

Sábado 5

RAGE

RAGE fue la banda encargada de abrir el escenario Louder a las doce en punto del Sábado, con un Peavy Wagner crecido ante la adversidad y el venezolano Marcos Rodríguez completamente integrado, como si hubiese formado parte de la banda desde su fundación.

Return to Roots, o mejor dicho, Max e Igor Cavalera, hicieron disfrutar a los seguidores de SEPULTURA tocando los grandes clásicos de la banda brasilera. Un show muy divertido, en el que los hermanos Cavalera no dudan en hacer valer su herencia musical incorporando ritmos que normalmente no se oyen en conciertos de Metal y menos en Europa.

Alice Cooper

Llegaba el turno de Alice Cooper, la actuación más concurrida de los tres días de festival, y como era de esperar, estuvo cargada de calidad, espectáculo, teatralidad, muchos temas clásicos y algunos nuevos. Alice, a sus casi 70 años, es una de las pocas leyendas vivas que se mantienen activas, sin embargo, a pesar de que es un honor poder ver a un pionero como Cooper, creo que su show no es para una audiencia de ese tamaño y él mismo ya acusa falta de movilidad. Además, el Shock Rock ya no impacta a nadie, no se… su concierto es una interesante muestra de dónde venimos, pero casi nadie se sabe ninguna canción suya con menos de treinta años de haber sido publicada.

Se acercaba el final, pero aún quedaba el broche de oro. En este caso AVANTASIA, de Tobias Sammet y KREATOR, fueron las bandas encargadas de ofrecernos un épico cierre para esta edición del WACKEN. La banda de Sammet supo deleitarnos con un espectáculo impecable donde sus invitados Eric Martin, Bob Catley, Jorn Lande y Geoff Tate, además de la gran Amanda Somerville y Herbie Langhans, nos regalaron voces de otro planeta. Un show que destacó sobre el resto gracias a la entrega que esa genial banda es capaz de ofrecer y el dominio absoluto que poseen del público.

Lamentablemente ya el cansancio hacía mella en la gente y hubo cierta ansiedad en un grupo de espectadores que le reclamaron a Tobias Sammet que terminara pronto para dar paso a KREATOR. Siento que eso molestó a algunos. Eso sí, una vez que llegaron los thrashers, el público supo liberar las energías que le quedaban, conscientes de que no había mañana y que, al grito de “Satan is Real” había que dejarlo todo en el mosh. Un buen cierre para un buen festival.

KREATOR

Nadie realmente puede saber lo que es mantener divertidos a decenas de miles de metaleros durante tres días y sin que haya un solo incidente grave, sin haber pasado por allí. Ante la organización y nivel de preparación de un espectáculo de esta magnitud, con ese nivel de orden, estructura y preparación, no tengo menos que quitarme el sombrero y decirle a cualquiera, pero especialmente a los padres, que Wacken es un sitio donde todo -incluso la lluvia- está previsto.

Los baños alcanzan (¡Y están limpios!), la comida no envenena, el sonido alcanza para oír lo que pasa con calidad y fuerza sin ser revienta-tímpanos, el transporte, la acreditación y la seguridad son encomiables y finalmente la gente se contagia de ese escenario y en reafirmación de que los metaleros somos la mejor audiencia, nunca vi, ni me llegaron comentarios de nadie que haya sufrido un percance. WACKEN tiene razones para quedarse en el corazón de un metalero y debería ser una especie de obligación ir una vez en la vida, al menos. Lo aseguro.

Alfonso Oscuro
Colaborador en Rocktambulos
El Metal es básicamente, aparte de la música clásica y el Jazz, la última forma de música compleja que queda. Reseño desde el lado oscuro.
Alfonso Oscuro on FacebookAlfonso Oscuro on TwitterAlfonso Oscuro on Wordpress

Todas las fotos fueron tomadas por Edgar Bravo para rocktambulos.com / Todos los derechos reservados

¿Qué te pareció? ¡Queremos saber tu opinión!

Un pensamiento en “Barro y Metal: Así fue la edición 2017 del WACKEN OPEN AIR #Crónica

Queremos saber qué te pareció:

Top
Close