Estás aquí
Página principal > Destacada

Bryan Adams en el Luna Park: Un verano del ’69 en la Argentina del ’19 #Reseña

Se dice fácil, pero son pocos los artistas que se mantienen activos durante tantos años como lo ha hecho Bryan Adams. Casi 40 años después de su disco debut, el canadiense continúa componiendo, grabando y girando por todo el mundo. A comienzos de este 2019 publicó Shine A Light, su decimocuarto álbum y se embarcó en un nuevo tour para promocionarlo. Argentina, que se ha convertido en un destino frecuente en cada una de sus giras, no podía quedar por fuera, por lo que el pasado 16 de octubre el mítico Luna Park lo recibió a casa llena para cantar sus archiconocidas canciones y disfrutar -con la misma intensidad- de las “menos” populares.

Se podría decir que el show comenzó a las 21 hs en punto, ya que aunque las luces continuaban encendidas, en ese momento un mensaje en la pantalla nos daba la bienvenida, informando que por cada entrada vendida esa noche, una conocida empresa de correos sembrará un árbol. Adams es activista por el medio ambiente y no solo se embarca en este tipo de campañas sino que él mismo pone manos a la obra cuando se trata de cuidar nuestro planeta, sino miren lo que hizo recientemente durante su paso por las playas de Uruguay.

La pantalla quedó congelada con la imagen del nuevo disco, que lo muestra de perfil y pintado de rojo, mientras de fondo se podía escuchar música. Luego nos daríamos cuenta de que no estaba congelada la imagen y por detrás del muñeco de color rojo pasaban personas, barriendo, limpiando o lo que fuera y hasta se atrevían a tocarlo. Quince minutos pasaron hasta que finalmente apareció la banda y “Ultimate Love” le daba inicio a la velada.

“Me-iamo-Braian” dijo el cantante en su primera intervención, acentuando cada sílaba, “soy cantante por la noche”. Era su primer intento de hablar en español y desató risas mezcladas con suspiros de amor por parte de sus fans. En ese momento presentó su gira y su nuevo tema, “Shine A Light” -compuesto junto a Ed Sheeran- y el público iluminó el recinto con las luces de sus celulares. Esa fue la antesala de uno de los grandes clásicos que escucharíamos esa noche: “Heaven”. Además de ese, “Run To You”, “Somebody”, “One Night Love Affair”, la infaltable “Summer of 69” e “It’s Only Love,” en la cual su inseparable guitarrista Keith Scott se ganó una ovación por hacer las voces de Tina Turner, fueron los temas que pudimos escuchar del icónico Reckless, el indiscutible mejor disco de Adams y con el que saltó al estrellato.

Es asombroso como Bryan Adams mantiene su voz impecable con el paso de los años y temas como estos, que tienen 35 años o más, continúan sonando casi igual que la primera vez sin importar que ahora tengamos al frente a un señor con casi 60 y no al chico de 25 que los popularizó.

“Quiero que las cámaras enfoquen a la gente durante el siguiente tema, los quiero ver bailar” dijo el canadiense antes de tocar “You Belong to Me”, pero como el público no hizo caso, detuvo el tema. “¿Qué pasa? ¡Dije a bailar! Y comenzaron de nuevo, esta vez con todo el público entregándose al inconfundible ritmo country de la canción y saludando sin ningún pudor a las cámaras que los filmaban.

Varios de los temas de la noche fueron interpretados en formato acústico, sin la banda, como por ejemplo “When You’re Gone”, o como cuando Bryan les dejó elegir los temas a quienes se encontraban más cerca y tenían pancartas. “¿Para quién es esa canción?” preguntó antes de cantar “Hearts On Fire” solo con su guitarra, utilizando el nombre solicitado para cerrar el tema. Lo mismo con el cover de Joe Cocker, “When The Night Comes”, con la diferencia de que este tema fue pedido por una fan, para ella misma. Entre chistes, Adams le dedicó el tema mientras la banda esperaba pacientemente el final para continuar con el set planeado y como el público continuaba pidiendo canciones, comenzó a preguntar nombres y dedicar las que venían.

Probablemente “Cecilia”, la chica entre el público a quien le cantó la emblemática balada “Please Forgive Me”, todavía no se lo crea. Son este tipo de pequeñas cosas las que hacen grande a un artista, dejando en sus fans un recuerdo imborrable que les sacará una sonrisa hasta el final de sus días.

“Argentinaaaa, vinimos desde Canadá a cantarles una canción, Argentinaaaa tenemos una canción para ustedes” cantaba Bryan mientras acariciaba su guitarra. Era la previa de otro de los clásicos del canadiense, el más hispano de su carrera: “Have You Ever Really Loved A Woman?”. En esta Keith Scott volvió a lucir, esta vez con su guitarra, haciendo las partes del inolvidable Paco De Lucía, quien grabó la guitarra española del tema original.

Con “The Only Thing That Looks Good on Me Is You”, el legendario “Cuts Like A Knife” y “18 Til I Die” se encargó de poner al público nuevamente a cantar y bailar, mientras que tras la despedida en “Summer of 69”, tema que aprovechó para presentar a sus músicos, vino el encore con “I Could Get Used to This” y “I Fought The Law”. En este último Adams aprovechó para manotear una de las lámparas que subían y bajaban desde el techo del escenario y en varias ocasiones parecieron incomodarlo. Ni hablar de cuando tuvo que pedir al iluminador que dejara de encandilarlo: “el tour se llama Shine A Light, pero no tanto”, bromeó el cantante.

Todo parecía haber terminado luego del cover de THE CRICKETS, pero Bryan se quedó, solo con su guitarra, para interpretar un par de temas más. “Quiero darles a todos un gran beso. Mi primera vez aquí fue en el 90 y canté con David Bowie” recordó el artista. “Esa noche fue muy especial. La de hoy ha sido la más especial, después de esa” agregó ante la ovación de todos los presentes. “El siguiente tema es de los 80’s, no fue hace tanto, tampoco” dijo a modo de broma, y nos deleitó con “Straight From the Heart”, en el que destacaron él, su guitarra y su harmónica. Finalmente, “All for Love” en acústico, fue el tema elegido como cierre del show, sumándole un snippet de “Shine A Light” y pidiendo que se apagaran todas las luces para que solo los celulares iluminaran el recinto.

Bryan Adams es un ejemplo de constancia y profesionalismo, manteniendo su calidad musical al mismo nivel que en sus años mozos, conservando gran parte de su banda original durante décadas y adaptándose a las nuevas generaciones. Si bien sus temas más antiguos siguen siendo los que más mueven a los fans y la nostagia podría ser el motor que mueve a la mayoría de su público, Bryan puede darse el lujo de contar en su catálogo con varios hits de distintas décadas y el pasado 16 de octubre pudimos ver como el público de avanzada edad se mezcla con los jóvenes y los niños para disfrutar las mismas canciones, lo cual demuestra que no se quedó pegado en la nostalgia sino que ha logrado cautivar público nuevo. ¿Cómo lo hace? Viendo siempre hacia adelante, superándose. No debería extrañarnos que en cualquier momento vuelva a encabezar las listas musicales porque el talento sigue intacto y las ganas por seguir creando hits le brotan por los poros. Sea como sea, Adams nos demostró que sigue vigente y sus shows son de satisfacción garantizada.

Frank Hernández
Director en Rocktambulos
Escucho más de lo que veo y escribo más de lo que leo.
Periodista musical. Radio Host. Colaborador en Billboard. Fundador de Rocktambulos
Frank Hernández on EmailFrank Hernández on FacebookFrank Hernández on GoogleFrank Hernández on InstagramFrank Hernández on LinkedinFrank Hernández on Twitter

La foto de portada fue tomada por Silvina Palumbo para Perfil.com / Todos los derechos pertenecen a su autora

¿Qué te pareció? ¡Queremos saber tu opinión!

¿Deseas agregar algo? Adelante!

Top
Close