Ayúdanos a hacer periodismo independiente

Por favor, desactiva Ad-block

Trabajamos duro para brindarte contenido gratuito y de calidad. Mostrarte publicidad es la única forma de monetizarlo y seguir creando.

Estás aquí
Página principal > Destacada >

Compleja maquinaria de la causalidad: SODOM celebró 40 años de guerra en Buenos Aires #Reseña

A veces poder condensar en unos pocos caracteres tanta información unida, tanta expresión, emotividad y propio rigor físico puede parecer arduo e intentarlo puede parecer hasta engreído. El pasado domingo 10 de septiembre fueron más de 6 horas de música para el público que llego desde distintos puntos del país. La cita, en principio, era con la llegada de SODOM a Buenos Aires, algo que ocurrió por primera vez en casi 10 años y en el marco de su “40 Years at war”, con algunas bandas de la región que iban a ser de la partida. Sin embargo, más cerca de la fecha, al grupo teutón se le sumaron tres agrupaciones más generando que el concierto ya pactado se terminara convirtiendo en una suerte de gran festival del metal, donde el Thrash y el Death fueron protagonistas.

Desde muy temprano, en las inmediaciones del Teatro de Flores se divisaban las primeras almas que llegaban rondando el lugar. Alistados para disfrutar uno de los eventos más esperados, tanto a escala nacional como internacional, también. Fue así como vimos nombres nacionales como TUNGSTENO o REINARA LA TEMPESTAD compartiendo un digno escenario junto a DEFLESHED (Por primera vez en el país) o IMMOLATION. Sin embargo SODOM era lo más esperado y la ansiedad y expectación eran palpables en la atmosfera.

Purgatory

THRASH SIN FRONTERAS

Frente a un numeroso ingreso que no mermaba comenzaron las locales HERMOSTRA, banda de Buenos Aires conformada íntegramente por mujeres, que tuvieron la dura tarea de abrir el show. Luego, cruzando la Cordillera, llegaron los chilenos DEKAPITED, estos últimos dando un set corto pero de gran intensidad y presentando algunos temas de su último larga duración Destrucción Trascendental (2022).

Los siguientes fueron TUNGSTENO que, con solvencia pudieron adueñarse por algunos minutos de la atención de la gran mayoría de los presentes. En vías de presentar su flamante Manía Destructiva (2022) sonaron algunas canciones aunque también hubo momento para los clásicos “Te-Thrash” y “Vino y Velocidad”.

REINARÁ LA TEMPESTAD, poco antes del horario pactado en la grilla frente a los embates de un sonido algo desprolijo donde la voz se oía algo sobrepasada por el resto del grupo, la intensidad no se detuvo. Clásicos imbatibles del HORCAS con Osvaldo Civile dejaron prendida la mecha de este concierto con un muy necesario segmento argentino de Thrash. “Falsa Fe”, “Cosas Enfermas” y el cierre de su set con “Solución Suicida”.

Defleshed

EXPUESTOS A LA MUERTE

Dentro de los últimos lanzamientos que han estado ocurriendo en la escena más extrema del Death metal más brutal está PURGATORY, que retornó luego de algunos años de ausencia a nuestro país con Apotheosis of the Anti Light (2022) bajo el brazo. Los alemanes fueron desgranando con contundencia varios títulos de esta su obra más actual. La única queja podría ser el ensordecedor acople que comenzó a emitirse desde el sistema de PA y se extendió durante varios largos segundos. Aunque al grupo esto no pareció amedrentarlo, ya que continuaron en la suyo, fue un momento incomodo para el show. Promediando el final dedicaron el último tema a su promotor de gira y a nuestra “loca” audiencia, y prosiguieron a retirarse.

Con un Teatro cada vez más colmado y con alegría de ver al grupo teutón favorito de la escena más brutal continuó DEFLESHED. Los suecos están reformados luego de un parate de más de 15 años (16, para ser exactos) y con soltura y pericia sobre sus instrumentos presentaron su nuevo lanzamiento Grind Over Matter(2022).

El trabajo de Hell Y. Hansen en guitarras, Mattias Modin en baterías, dueño de una gran sonrisa contagiosa, ocurría mientras las distintas generaciones de metaleros y metaleras allí presentes eran azotadas por los bestiales blastbeats técnicos y los grinders de guitarra. Gustaf Jorde en el bajo y la voz, brindando con cerveza Quilmes, presentando cada tema y aprovechando para interactuar con el público hizo que el grupo fuese uno de los más aplaudidos de la noche.

Immolation

Algo parecido ocurrió al momento en que IMMOLATION subió al escenario. Ocupando el horario estelar habitual en cualquier otro concierto en Capital Federal, pero bueno, ¡actos de Dios!

A colación viene este último comentario con el disco que tocaba presentar para los neoyorkinos, unos de los principales modeladores del Death Metal a partir de aquel lejano Dawn of Possession (1991) hasta el actual Acts of God (2022).

El primer gran diferencial acá llega en la nítida mezcla de sonido que la voz de Ross Dolan presentó. Sumado a esto, los triggers del baterista Steve Shalaty lograron que exponencialmente el producto de los oriundos de Yonkers fuese algo totalmente disfrutable. Entre Robert Vigna y Alex Bouks, en guitarras, la química fue especial, generando así un feedback con el público bastante notable. “Into Everlasting Fire”, la propia “Immolation” o “Let the Darkness In” fueron algunas de las que se dejaron oír hacia el ocaso de su lista de temas. Adiós y buena suerte, muchachos.

Sodom

EL TIEMPO, EL INFIERNO Y LA VUELTA

Cerca de las 22 hs estaba pactado el show final, sin embargo, los minutos comenzaron a rayar lo eterno al darse la prueba de sonido que se extendió por más de 40 minutos. Dadas las leyes de seguridad por las que no pueden encontrarse menores de edad en locales luego de las 00 hs los alemanes debieron acortar un poco el set. Pero no nos adelantemos.

Luego de intentar buscar un lugar sin humedad, ya fuese por alcohol o transpiración, donde poder descansar mis rodillas, abruptamente se abrió el telón y se divisó el eterno logo de SODOM. El tiempo apremia y el bloque “Among The Weirdong” y “Jabba The Hut” nos sacudieron el hastío y la impaciencia voló por el aire. Thomas Such, o Tom Angelripper para los amigos, con una presencia intacta, empuñando su clásico bajo modelo Explorer y con una garganta que puede recordar al desayuno mas putrefacto con olor a guerra fría, Muro de Berlín y película de terror clase B que jamás probaste en tu vida deleitándonos. Algo para destacar fue la presencia de Frank “Blackfire” de vuelta al pelotón. Luego de un periplo por distintos proyectos de música jazz, el 2017 marco fecha de retorno para el guitarrista. Fue festejado su dialogo constante con el público que le devolvía el cariño expuesto en forma de canticos conocidos como “es un sentimiento, no puedo parar” o un grito pelado con el nombre de la banda.

Sodom

El nuevo lanzamiento del grupo, que contiene un recorrido por lo mejor de su repertorio re-grabado el año pasado, fue la mejor forma en la que Tom encontró para lidiar con lo que, según él, creen ser versiones atadas a la inexperiencia del grupo por aquellos primeros años. Una decisión polémica, cuanto menos, pero lo que se ha sabido luego es que las nuevas grabaciones están tocadas como grupo en vivo, aunque desde el estudio. Toni Merkel (batería) y Yorck Segatz (Guitarra Ritmica) lograron trasladar eso el día domingo. La precisión fue notable y la banda no tuvo contratiempo en la hora y diez minutos que estuvieron sobre las tablas. (Descontando obviamente los 40 minutos en los que probaron sonido).

Esta vez no sonó “Iron Fist” de los eternos MOTORHEAD pero estuvo “Leave Me In Hell” de VENOM, hubo Wall of Death obligatorio con Surfin’ Bird de los TRASHMEN y “Agent Orange” fue vitoreado como el himno que es.

“Bombenhagel” fue el disparo de gracia de la noche. ¿Qué más puedo agregar luego de ver leyendas como estas tocando estos clásicos? Con un lugar que estuvo cerca de colmar sus capacidades, incluso más que en su último desembarco, según escuche, la fiesta cesó y cada uno emprendió la operación de retorno. Entre venta de remeras y más bebidas en las inmediaciones no podía dejar de pensar que estos alemanes siguen obsesionados por la crueldad, pero se dejaron seducir por algún mimo de parte de su amado público y se lo hicieron saber, al menos, cada vez que detenían su marcha para tomar un poco de aire y continuar descargando su imperturbable artillería pesada.

Tomás Molina
Cronista en Rocktambulos
Estudiante de filosofía, Bajista, fetichista del disco.
Tomás Molina on Instagram

Todas las fotos fueron tomadas por Frank Hernández para rocktambulos.com / Todos los derechos reservados

¿Te gustó? ¡Queremos saber tu opinión!

Top