Estás aquí
Página principal > Destacada

Demoledora perfección: HAKEN derramó su “Elixir Celestial” en Argentina #Crónica

Con el pasar de los años, HAKEN ha demostrado ser una de las mejores bandas del Metal Progresivo ¡y vaya que este es un título difícil de conseguir! No importa con quien se le quiera comparar, la agrupación formada en Inglaterra es capaz de competir seriamente con cualquiera de los grandes, tanto en el Metal como en el Rock.

Desde The Mountain (2013) se podía notar que HAKEN no era una más del montón, con Affinity (2016) se consagraron como una banda de virtuosos que además de ejecutar, componen buenos temas, y con su más reciente álbum, Vector (2018), se ganaron el derecho a ser aclamados como los “salvadores” del género, no porque esté muriendo el metal progresivo (hay montones de bandas) sino porque deslumbran como pocos y nos hacen pensar que hay “generación de relevo” para cuando DREAM THEATER decida colgar los botines.

El 2019 fue el año que nos permitió ver, por primera vez, a estos prometedores chicos que tanto han venido dando de qué hablar y el escenario escogido fue Groove, en la capital federal argentina. Ese caluroso domingo 27 de enero, los más exigentes amantes del metal progresivo se reunieron para darle la bienvenida a Ross Jennings (vocalista), Richard Henshall (guitarrista), Raymond Hearne (baterista), Charles Griffiths (guitarrista), Diego Tejeida (tecladista) y Conner Green (bajista). Un evento inédito que, como todo experimento, no se sabe si tendrá repetición, por lo que para quienes vienen siguiendo a la banda desde hace años, esta era una cita obligatoria.

La obertura de Guillermo Tell, reproducida por los parlantes, nos indicaba que el show estaba por comenzar. Con un pequeño retraso, a las 21:15 se abrió la cortina que develaba un oscuro escenario. Al fondo, el gigantesco logo de la banda arropaba los instrumentos y amplis, todos bañados en luces rojas. El ambiente buscaba reflejar el arte de su último disco, Vector, mientras de fondo se escuchaba la introducción del mismo: “Clear”.

Uno a uno fueron saliendo los músicos mientras el público coreaba la melodía del intro y, una vez todos en posición, arrancó “Good Doctor”, tema que le daba inicio oficial al show y, tal como en el orden del disco, servía de anticipo para la espectacular “Puzzle Box”, donde se armaron los primeros pogos.

Muchas gracias Buenos Aires, es nuestra primera vez aquí así que tocaremos algunos temas de toda nuestra carrera”, dijo Jennings antes de presentar “Falling Back To Earth” y “Cockroach King”, ambas del disco The Mountain. Esta última nos permitió confirmar lo que ya veníamos presumiendo: el talento de HAKEN va más allá de lo convencional. La ejecución del intro polifónico de voces a capella nos erizó la piel a muchos, ni hablar de los impecables solos de guitarra que ejecutaron Henshall y Griffiths cuando se enfrentaron en una especie de duelo.

El instrumental “Nil by Mouth”, pilar fundamental del más reciente álbum, fue una exposición de virtuosismo y metal. Durante siete minutos la banda nos restregó en la cara todo lo que son capaces de hacer, con un pulpo llamado Raymond Hearne que lució inmenso detrás de los tambores, no solo en ese, sino en todos los temas. Hearne demostró que solamente un monstruo como Mike Portnoy puede reemplazarlo, tal como ocurrió cuando los músicos de HAKEN se fueron de gira para presentar, junto a Eric Gillette, la suite de los 12 pasos que Portnoy escribió con DREAM THEATER, un show titulado Mike Portnoy’s Shattered Fortress, que tuvo a Mike en la batería.

Los primeros acordes de “1985” emocionaron a todos. Sin duda, es uno de los temas más conocidos de la banda y podría estar más abajo en el listado. Ross, ataviado con unos lentes “retro”, que iluminaban en verde y rosa, se encargó de demostrar, una vez más, sus dotes como vocalista y hacernos recordar, con sus poses y movimientos, la influencia que tiene de James LaBrie. El vocalista domina la escena con una naturalidad envidiable y hasta toma el control de los samplers y hace las veces de “DJ” mientras Tejeida se luce con el Keytar al frente del escenario.

The Architect”, uno de los mejores temas de la banda, activaba las alarmas de que se acercaba el final y tras el anuncio de despedida por parte de Jennings, dieron paso a “Veil”. Vale resaltar que el sonido de Groove estuvo a la altura de la ocasión y nos permitió disfrutar temas como estos, ejecutados a la perfección, tal como tenían que sonar. Si, sabemos que podría ser mejor, pero también podría fracasar y en este caso, la mezcla y la acústica triunfaron.

Olé olé olé, Haken, Haken” se pudo escuchar entre el público mientras los músicos se hacían esperar. Rápidamente volvieron, celular en mano, para grabar al público haciendo lo suyo y posteriormente interpretaron el que sería el último tema de la noche: “Crystallized”, de su EP Restoration (2014). El tema, de casi 20 minutos de duración, les sirvió para dejarnos un gran sabor de boca y sellar, de manera épica y melancólica, su esperado debut en Argentina.

HAKEN en vivo nos da una demostración de carácter y autoridad, más allá del virtuosismo musical de quienes la integran, se nota la comodidad que existe entre los músicos, se conocen, se divierten, se disfrutan. La capacidad y el manejo que tienen del género que eligieron interpretar, es abismal. Obviamente que si le buscamos algún error, lo encontraremos, no son robots y alguna diferencia se podía notar con respecto al tema original, pero precisamente son esos detalles los que le dan el toque especial y nos recuerdan que no es un disco lo que estamos escuchando, sino a la banda en vivo.

No solamente se les nota la influencia de los mejores exponentes del progresivo, como DREAM THEATER, MARILLION, GENESIS o RUSH en el sonido, sino que también se nota en su puesta en escena, en sus poses, sus técnicas, todas se ven influenciadas por los mejores. HAKEN le imprime su estilo a cada ejecución, empleando sus propios rangos y capacidades instrumentales, y aunque por momentos puedan caer en la tentación de “abusar” de los cambios de ritmos y patrones, no cansan tan fácilmente al que escucha, porque han sabido equilibrar todos esos matices musicales.

Nos quedamos con las ganas de escuchar el décimo tema, “Celestial Elixir”, sí, el que irónicamente le da nombre a esta crónica, ese que han venido tocando en el resto de los países y que estaba en el listado de la noche pero no llegó a sonar (¿culpa del retraso?). Lo cierto es que a las 23 hs en punto teníamos a los seis músicos al frente, haciendo reverencia ante su público y diciendo adiós. Nos fuimos a casa con la melodía de “Crystallized” en la cabeza y ese cierre optimista que habla del sol que saldrá y derretirá la nieve, de escapar del pasado y abrazar el futuro, algo que cala muy bien en estos tiempos difíciles y nos invita a la reflexión. Definitivamente HAKEN da para todo, hasta para eso. Vuelvan pronto, por favor.

Frank Hernández
Director en Rocktambulos
Escucho más de lo que veo y escribo más de lo que leo.
Periodista musical. Radio Host. Colaborador en Billboard. Fundador de Rocktambulos
Frank Hernández on EmailFrank Hernández on FacebookFrank Hernández on GoogleFrank Hernández on InstagramFrank Hernández on LinkedinFrank Hernández on Twitter

Todas las fotos fueron tomadas por Carlos Martínez para rocktambulos.com / Todos los derechos reservados

¿Qué te pareció? ¡Queremos saber tu opinión!

¿Deseas agregar algo? Adelante!

Top
Close