fbpx
Estás aquí
Página principal > Destacada >

Cinco (5) leyendas del rock que perdimos en manos del SIDA

Hace 40 años, en 1981, el VIH (AIDS) tomó por sorpresa al mundo. Por un lado estaban los gobiernos que desconocían cómo hacer frente a una enfermedad nueva que afectaba cada vez a más personas, y por el otro los científicos, desafiados a buscar respuestas cuanto antes y frustrados por no poder encontrar una cura; pero sobre todo, tomó por sorpresa a una sociedad llena de prejuicios.

«Los inicios del VIH estuvieron marcados por el estigma» asegura el Dr. Pedro Cahn, director científico de la Fundación Huesped. Un estigma que no iba solamente contra quienes adquirían el virus, sino también hacia quienes los atendían, al punto de que existían personas en contra de financiar cualquier investigación que tratara de encontrar una cura. «Desde entonces, la discriminación es la principal fuerza motriz de la epidemia« afirma Cahn, y aunque la ciencia avanzó, la discriminación sigue estando presente por falta de información. Al principio se creyó que el virus afectaba sólo a los hombres que tenían sexo con hombres, mientras otros aseguraban que se trataba de un castigo para los «pecadores» que ejercían prácticas «diabólicas», condenadas socialmente, como el uso de drogas, el adulterio, el trabajo sexual o las múltiples parejas sexuales.

El término AIDS (Acquired Immune Deficiency Syndrome) apareció en 1982. En español se adoptó el término SIDA: Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, y para ese entonces un diagnóstico positivo era una condena a muerte. La falta de recursos y la poca investigación que se llevó a cabo para tratar de desarrollar una tecnología que pudiera detener al virus en los primeros cinco años, permitió que se esparciera la enfermedad, llevándose a millones de personas, entre ellas algunos legendarios rockeros, siendo Freddie Mercury, fallecido en 1991, uno de los más populares.

En 1994, el sida se tornó la primera causa de muerte entre los estadounidenses con edades entre 25 y 44 años, sin embargo, a casi tres décadas de aquellos tiempos oscuros, los avances de la ciencia son tales que más de la mitad de los enfermos de SIDA en todo el mundo son tratados y la mayoría puede seguir adelante con sus vidas a pesar de la enfermedad, según información de ONUSIDA.

Hoy, día mundial de la Lucha contra el Sida, es un buen momento para recordar a algunos de los grandes rockeros que nos dejaron por no haber contado con un tratamiento oportuno para su enfermedad.

Tom Fogerty – CREEDENCE CLEARWATER REVIVAL

Tom Fogerty fue el guitarrista de la legendaria agrupación estadounidense de rock y blues, CREEDENCE CLEARWATER REVIVAL, fundada en California. Junto a su hermano mayor, John Fogerty, cantante y guitarrista de dicha banda, alcanzó el éxito en los años 70’s. El 6 de septiembre de 1990, a los 48 años, falleció a causa de fallos respiratorios derivados de una tuberculosis a la cual su cuerpo no pudo combatir, debido a que anteriormente había contraído SIDA en una transfusión sanguínea, durante una operación quirúrgica.

Federico Moura – VIRUS

El argentino Federico Moura es considerado uno de los más influyentes músicos del rock hispanoamericano. Fue vocalista y líder del grupo de new wave, VIRUS, con quienes definió un estilo musical novedoso y poco conocido en nuestro continente durante los 80’s. VIRUS debutó en 1981 y tras una exitosa carrera y varios discos memorables, Moura fue diagnosticado con SIDA en 1987. El cantante continuó adelante todo lo que pudo, sin embargo murió un 21 de diciembre de 1988, con apenas 37 años, como consecuencia de una insuficiencia cardiorrespiratoria complicada por el virus.

Robbin Crosby – RATT

Robbin Crosby fue el guitarrista fundador de la banda de Glam Metal, RATT, muy popular en la década de los 80’s. Con ellos compuso algunos de los hits más sonados de la época, sin embargo sus adicciones le costaron la salida del grupo en 1991. Unos años más tarde, en 1994, justo el año en el que ocurrió uno de los mayores picos de la enfermedad, Rob fue diagnosticado con SIDA, sin embargo no fue esta la causa directa de su muerte.

Luego de batallar durante años contra distintas enfermedades con las que su cuerpo no podía lidiar a causa del virus, Robbin se hizo cada vez más adicto a la heroína, ya que solo así aliviaba sus dolores. Irónicamente, Crosby presumía que contrajo el SIDA a través del intercambio de jeringas, sin embargo, la certeza de que moriría de todos modos, solo lo empujó más en los «placeres» del infierno de la droga. El 6 de junio de 2002 fue encontrado muerto con una sobredosis de heroína.

Miguel Abuelo – LOS ABUELOS DE LA NADA

Si ha habido un artista dentro del rock argentino, que haya hecho converger a la tragedia con la alegría de vivir, ese fue Miguel Abuelo. Desde los 60’s estuvo creando música que tuvo influencias de la psicodelia, del hard rock y del pop. Viajó por el mundo en los 70’s y tras su regreso a Argentina en los 80’s retomó LOS ABUELOS DE LA NADA, proyecto que había creado en los 60’s, pero esta vez apoyado por Charly García y el mánager Daniel Grinbank.

Miguel Abuelo fue un innovador, haciendo en ese entonces música que iba entre el Reggae y el New Wave, con un nivel tal, que su disco homónimo de 1982 fue un éxito instantáneo. En 1988, tras ver su salud cada vez más deteriorada, decide ponerle fin al grupo, que tampoco gozaba de mucha popularidad en ese momento. Ese mismo año, Miguel murió por complicaciones tras una operación de vesícula. Una infección contra la cual su cuerpo inmunodeficiente no pudo luchar, fue la causante de que el 26 de marzo de 1988, apenas unos días después de cumplir 42 años, falleciera el mítico cantante, convirtiéndose en la primera figura pública argentina en morir a causa del SIDA.

Freddie Mercury – QUEEN

¿Qué se puede decir de Freddie que no se haya dicho? Mercury, cuyo nombre real fue Farrokh Bulsara, es probablemente el artista más popular que ha fallecido a causa del SIDA. Luego de 12 discos y una increíblemente exitosa carrera, Freddie descubrió, en 1987, que había contraído el virus más temido del mundo. Contrario a parar, se propuso continuar hasta el final haciendo lo que más amaba: música. A partir de allí grabó dos discos más, «The Miracle» e «Innuendo», en el que se incluye el significativo tema «Show Must Go On», una clara alusión del cantante a lo que estaba padeciendo y la mentalidad que tenía de querer continuar.

Freddie Mercury murió el 24 de noviembre de 1991, a los 45 años, por una bronconeumonía complicada por el virus, tras 4 años luchando contra el SIDA. A pesar de los rumores que surgían en esos tiempos debido a la apariencia de Freddie y el hecho de que la banda ya no hacía giras, su enfermedad se mantuvo en secreto hasta el día antes de su fallecimiento, cuando el manager del grupo hizo público el siguiente comunicado:

Siguiendo la enorme conjetura de la prensa de las últimas dos semanas, es mi deseo confirmar que padezco sida. Sentí que era correcto mantener esta información en privado hasta el día de la fecha para proteger la privacidad de los que me rodean. Sin embargo, ha llegado la hora de que mis amigos y seguidores conozcan la verdad y espero que todos se unan a mí y a mis médicos para combatir esta terrible enfermedad.

Freddie Mercury
Frank Hernández
Director en Rocktambulos
Escucho más de lo que veo y escribo más de lo que leo.
Periodista musical. Radio Host. Colaborador en Billboard. Fundador de Rocktambulos
Frank Hernández on EmailFrank Hernández on FacebookFrank Hernández on InstagramFrank Hernández on LinkedinFrank Hernández on Twitter

¿Te gustó? ¡Queremos saber tu opinión!

Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

Ads Blocker Detected!!!

We have detected that you are using extensions to block ads. Please support us by disabling these ads blocker.