Estás aquí
Página principal > Destacada

Doble Violencia: COMEBACK KID y BELVEDERE pasaron por #BuenosAires

El lunes 03 de diciembre se presentaron BELVEDERE y COMEBACK KID en Gier Music Club, Buenos Aires, dentro del marco del We Are One Tour. Hasta aquí, nada que sobresalga, aunque la experiencia del evento en sí, fue realmente inolvidable, en particular, por cierto vitalismo que impregnó toda la jornada y convirtió a un pequeño recinto en una olla a presión.

BELVEDERE, un grupo de idas y venidas en su historia musical, no encontró demasiadas contradicciones cuando se subió al escenario de Gier ya que, de manera notable, el público presente los esperaba con marcada ansiedad. A raíz de eso, el comienzo con “Shipwreck” y “Hairline”, canciones de la “nueva etapa” del conjunto, fueron una muestra de caos por parte de un público extasiado.

No caben dudas de que Steve Rawles (guitarra y voz), se apodera de todo el carisma sobre el escenario, conformado así una paradoja, ya que su look es como el de cualquier average homeboy de Canadá, pero su constante agite y violencia musical hacen que la impresión inicial diste mucho de la realidad. De hecho, la banda tiene más de veinte años y están lejos de su juventud, pero la música que hacen y su imagen es fresca y llena de energía. Es así como se cumple el mandamiento con el que grabaron su último álbum, el primero luego de doce años: “no sonar como un montón de viejos”.

Y así se proyectó una efectiva muestra de vitalidad, juventud y energía Hardcore, que aunque se insista en ponerle el adjetivo de “melódico”, trae consigo varios tecnicismos – como los intrincados solos de guitarra y las complejas piezas de batería -, que hicieron las delicias de los presentes. El repentino final con “Brandy Wine” nos dejó con ganas de más: un show breve pero intenso, con una anécdota: un fan se lanzó del escenario, lo agarraron, soltaron y hubo susto general. Afortunadamente, nada malo ocurrió. Con un final feliz, BELVEDERE dejaría extasiado al público, esperando al plato fuerte de COMEBACK KID.

Y así comenzó la locura contenida, la violencia absoluta con los oriundos de Winnipeg. Gier se convirtió en una carnicería, lo que provocó que quienes no querían salir lastimados, se corrieran pacíficamente para el fondo del recinto. Es que “False Idols Fall” marcó un sinfín de gente cayendo del escenario, mientras Andrew Neufeld (voz) gritaba como si no hubiera mañana. No vivía algo así desde que DILLINGER ESCAPE PLAN estuvo en Buenos Aires, hace ya más de dos años.

El show de COMEBACK KID se caracterizó porque nunca, bajo ninguna circunstancia, se bajó una sola revolución. Incluso, las cosas podían tornarse algo irónicas, como cuando Neufeld se refirió a Steve Rawles de BELVEDERE: “Ustedes no le crean lo que les está diciendo. Simplemente habla algo de español por usar esa mierda de Duolingo”.

Fue sorprendente que el grupo se haya centrado en las canciones de Die Knowing (2014) para su setlist, en vez del reciente Outsider (2017), que aún así, fue muy bien recibido: “Absolute” y “Somewhere, Somehow” fueron cantadas hasta romper gargantas.

La precisión de COMEBACK KID es realmente envidiable y, por supuesto, un deleite para quien asista a sus shows. ¿Alguien podría dudar de la efectividad que tienen las guitarras de Stuart Ross y Jeremy Hiebert? No, son afiladas y precisas, casi milimétricas.

Finalizar con “Wake The Dead” fue curioso, ya que nunca se “despertó a los muertos”, porque el público nunca paró: fue una constante descarga de adrenalina. Y así se llegó al final de la primera jornada del We Are One, una velada extraordinaria, para el recuerdo de los presentes y la historia del Hardcore/Punk en Argentina.

Facundo Guadagno
Redactor en Rocktambulos
Antropólogo social y cultural, escritor, escéptico y crítico
Facundo Guadagno on FacebookFacundo Guadagno on Instagram

Todas las fotos fueron tomadas por Carlos Martínez para rocktambulos.com / Todos los derechos reservados

¿Qué te pareció? ¡Queremos saber tu opinión!

Queremos saber qué te pareció:

Top
Close