Ayúdanos a hacer periodismo independiente

Por favor, desactiva Ad-block

Trabajamos duro para brindarte contenido gratuito y de calidad. Mostrarte publicidad es la única forma de monetizarlo y seguir creando.

Estás aquí
Página principal > Destacada >

En realidad nunca se fue: TARJA volvió a brillar en Buenos Aires #Reseña

Es un hecho: el Metal Sinfónico es popular en la Argentina metalera, del mismo modo que el heavy y el thrash lo fueron hace décadas. Sería inútil tratar de comprender las razones, simplemente es así. Junto al Power Metal, es de los estilos que actualmente, no solo llevan multitudes, sino que despiertan pasiones viscerales y fanatismos impensados. Ni hablar de TARJA, que en este caso juega de local en tierras donde supo habitar literalmente pero de las que, claramente, nunca se fue. ¿Habrá tenido algo que ver su residencia en el país con este auge del género en nuestra región? Es inchequeable pero, quiero creer. Por eso El Teatro de Flores se colmó de fans expectantes que esperaban algo especial, justamente, el repertorio que ofrecía “Living the Dream – The Hits Tour”, gira en la que se embarcó la multifacética vocalista.

La jornada comenzó con la performance de DANIELA MILAGROS, quien cautivó al público presente con un excelente sonido y una versión de “Sweet Dreams”, original de EURYTHMICS, que encendió la llama de la audiencia. MADAME RITA tuvo una actuación más que destacable, porque más allá de los problemas sonoros – la voz no sonó en la primera canción, por momentos el sonido iba hacia un solo lugar, la guitarra acústica no funcionó -, el grupo dejó todo sobre las tablas. El público lo notó.

Ahora sí, la hora de la verdad. Gritos del público entre la gaita que da inicio a “Eye of The Storm” y los tonos bajos que la cantante logró al comienzo de la composición pero que, sutilmente, nos llevan al clímax de la canción para que El Teatro Flores sea una sola voz ante un majestuoso estribillo. Afortunadamente, el sonido acompañaba este bálsamo. Lo primero que uno nota es el carisma de Tarja: si simplemente ella se parara en el escenario, sin cantar y solo gesticular como suele hacerlo – entusiasmo, bromas, furia, arengas -, el show valdría la pena por sí mismo: es el oficio de los años. “¡Buenos Aires mi casa!”, sostuvo Tarja, para levantar a las fieras previo a la maravilla “Funk” (?) que es “Demons in You”.

Dos guitarras, un bajo, batería, teclado y voz, es decir, seis instrumentos que debían acomodarse armónicamente. Aquí es destacable la labor de la batería: tras los parches está Alexander Menichini, una mente que sabe elegir muy bien los cuerpos y combinar destreza y golpe sin perder el tempo. Más que valioso.

“Muchas gracias a Argentina, que me dio un hogar cuando lo necesitaba”, señaló Tarja al borde de las lágrimas, con una emoción muy sentida, “Yo me acuerdo perfectamente mi primera vez aquí, fue en el 2000”, y desde el público se respondió: “imposible no amarte”. Es cierto. Todo esto previo a “Oasis” y una seguidilla de ella sola en el piano con “You And I” y “Shadow Play”. La locura fue total con “Nemo”, de NIGHTWISH, ya con la banda en el escenario. A todo esto, era sorprendente la velocidad con la que la cantante cambiaba de vestuario: del cuero negro al outfit blanco sin escalas. Hablando de conjuntos musicales, los hermanos Julián y Pit Barret, guitarra y bajo, respectivamente, viejos conocidos de Tarja, tuvieron una destacada actuación. Alex Schlopp, acompañando en sus seis cuerdas y coros cuando fue necesario, merece su más que ganada mención.

Para los bises Tarja salió a escena con una remera de la selección argentina – la reconocida “scaloneta” -, esta vez regalada por un fan de Tierra del Fuego. Sin embargo, para la última canción, “Until My Last Breath” – donde el público dejó los pulmones – ya se notaba la nostalgia en el rostro de la cantante: era el final. Así, se produjo el clásico “una más y no jodemos más”. Y no se jodió más y hubo alegría: llegó el cover de GARY MOORE, “Over The Hills and Far Away” para terminar una fiesta sin remordimientos posibles.

Y sí, a la argentinizada cantante le costó despedirse, así que para no llorar dio un grito sin micrófono y, como han enseñado los músicos de Soul, THE MANHATTANS: let’s just kiss and say goodbye. Una noche para el recuerdo que sabemos se repetirá y esperamos que sea muy pronto.

Facundo Guadagno
Redactor en Rocktambulos
Antropólogo. Politólogo. Escritor.
Facundo Guadagno on FacebookFacundo Guadagno on Instagram

Todas las fotos fueron tomadas por Martín Cervetto para rocktambulos.com / Todos los derechos reservados

¿Te gustó? ¡Queremos saber tu opinión!

Top