fbpx
Estás aquí
Página principal > Destacada >

Golpes de rock, pinceladas de cumbia: Unos “argentinizados” THE STROKES, cerraron el LOLLAPALOOZA 2017

Seis años pasaron para que Julian Casablancas volviera, junto al resto de los STROKES, a pisar suelo argentino. Cómo solista pasó menos, ya que Julian formó parte del Lollapalooza 2015, sin embargo la experiencia no fue la mejor debido a inconvenientes de sonido y actitudes malcriadas del vocalista que decidió cortar su set antes de tiempo, dejando un mal sabor de boca en sus fans.

Esta vez era el momento de reivindicarse, con entradas agotadas y siendo cabezas de cartel en el segundo día del festival Lollapalooza, todo estaba dado y nada podía salir mal.

El público ansioso comenzó un conteo regresivo desde que faltaban minutos para las 10:00 pm, sin embargo el reloj de la banda parecía no estar en sincronía con el de sus fans, porque fueron varios los conteos y nada pasaba. Sin duda las ansias mataban pero finalmente luces y pantallas se apagaron para aumentar la emoción. ¿Qué es lo qué suena? era la pregunta que todos se hacían -con la respectiva cara de WTF?- ante la reproducción de un tema que sonaba inconfundiblemente a cumbia villera y retumbaba en todo el predio.

Se trataba de la famosa versión de “Reptilia” en cumbia y si, fue con ella que la banda decidió dar inicio a su show, para alegría de unos y decepción de otros. Lo cierto es que todo prometía ser muy bizarro de ahí en adelante o al menos inesperado. Esto sumado a que el bombo de Fabrizio Moretti tenía dibujado una bandera de Argentina nos daba toda la impresión de que la banda venía dispuesta a ganarse si o si el amor de los locales. Posteriormente Casablancas haría un par de comentarios que confirmarían esta teoría.

Desde que los neoyorkinos aparecieron en tarima para ejecutar “The Modern Age” comenzó la euforia a desbordarse. Bastaron un par de temas para que la agrupación inglesa se apoderara del festival, manteniendo la atención de una gran mayoría, a pesar de que justo al lado, en el escenario alternativo, cantaba Melanie Martínez y en el escenario de Perry el DJ Martin Garrix hacía lo suyo.

Soma” y “Drag Queen” mantenían al público encendido mientras todavía muchos corrían hacia el escenario para ver a Julian, Nick, Albert, Nikolai y Fabrizio. Salvo los efectos de luces, la escenografia fue bastante sobria, como de costumbre: Una curiosa campera negra estuvo colgada en un paral a un lado de la batería durante todo el show, mientras la “poca iluminación” en tarima fue protagonista. Coloco lo de la iluminación entre comillas porque mientras la banda utilizaba muy pocas luces provenientes del techo del escenario, a sus espaldas tenían una pared de leds y reflectores que no pararon de titilar y literalmente encandilar a todo el que intentaba mirar el escenario de frente, era como si la banda estuviera parada delante de un auto con las luces altas encendidas, lo cual irónicamente sería un exceso de iluminación, pero para efectos de visibilidad hubo muy poca. Obvio que esto no es un error, se hace con toda la intención y es parte de la escenografía de la banda.

Durante poco más de una hora y media estuvieron sobre el escenario los cinco “salvadores del rock”, como fueron bautizados alguna vez por los medios, todos sobrios y calmados como suelen ser, siendo Julian, el eterno “chico mala conducta”, quien más se paseó por el escenario y conversó con el público y sus compañeros, incluso bromeó declarándole todo su amor a Nikolai, su bajista y mejor amigo, co-fundador de la banda, a quien le prometió tratarlo bien por el resto de la vida si aceptaba estar con él. “Somedays” fue apenas el cuarto tema en el set y como era de esperar provocó la locura en los asistentes, que corearon de principio a fin. “Creo que tocamos este tema demasiado pronto, disculpen” dijo Julian mientras reía.

Temas cómo “New York City Cops“, “Electricityscape” y “Last Nite” hicieron saltar y cantar a todos los presentes hacia el final del show, fingiendo la despedida y haciéndonos esperar varios largos minutos. Con el encore que se vino, que incluyó “Heart in a Cage“, “80’s Comedown Machine” y “Hard To Explain” -este último uno de los más coreados- enamoraron a los mas fanáticos, dejando como única sensación de incomformidad el no haber interpretado “Under Cover Of Darkness“.

Casablancas no dejó de interactuar y en una de tantas intervenciones dijo que no fuéramos tan duros con Messi mientras que luego, antes de “Barely Legal“, aseguró que las argentinas son muy lindas (en español) y que eso era un problema. Si ya no lo tenía ganado, con esto se ganó el amor de las chicas presentes. ¿Necesitamos algo más para entender cuanto quiere THE STROKES a Argentina? ¿Si? ¿Qué tal que nos regalen un tema adicional al set que tenían planeado? Ok, hecho.

¿Qué tal dos? ¡Deseo cumplido! La banda ya se había despedido por segunda y hasta tercera vez, y mientras la gente ya se comenzaba a retirar, regresaron para tocar “You Only Live Once” y finalmente “Take It or Leave It“, con la acotación de que ésta si sería de verdad la última.

Así se despedirían los chicos malos del rock n roll moderno, y a pesar de su fría actitud durante el show (como de costumbre), el público supo descifrar sus demostraciones de afecto, esas que se notan en los pequeños detalles como los antes mencionados y que hacen que Casablancas y compañía sean adorados en estas tierras a pesar de no ser los seres más carismáticos. Para algunos será una banda aburrida y para otros una revelación, para algunos estarán sobrevaluados y para otros será una banda con demasiada actitud, pero sea lo que sea que hagan o digan, sea buena o mala su actitud desganada, sus rostros cambian cuando el grupo visita este país, así que si, es evidente, THE STROKES ama Argentina.

Frank Hernández
Director en Rocktambulos
Escucho más de lo que veo y escribo más de lo que leo.
Periodista musical. Radio Host. Colaborador en Billboard. Fundador de Rocktambulos
Frank Hernández on EmailFrank Hernández on FacebookFrank Hernández on GoogleFrank Hernández on InstagramFrank Hernández on LinkedinFrank Hernández on Twitter

Todas las fotos son propiedad del Lollapalooza Argentina / Todos los derechos reservados.

¿Qué te pareció? ¡Queremos saber tu opinión!

2 comentarios en “Golpes de rock, pinceladas de cumbia: Unos “argentinizados” THE STROKES, cerraron el LOLLAPALOOZA 2017

¿Deseas agregar algo? Adelante!

Top