Ayúdanos a hacer periodismo independiente

Por favor, desactiva Ad-block

Trabajamos duro para brindarte contenido gratuito y de calidad. Mostrarte publicidad es la única forma de monetizarlo y seguir creando.

Estás aquí
Página principal > Destacada >

Historias de guerra y blasfemia: DEICIDE y KATAKLYSM regresaron a Argentina después de 6 años

En el marco del Decimate Latin America Tour, el pasado martes 16 de mayo arribaron a Buenos Aires dos leyendas del death metal, DEICIDE y KATAKLYSM, para dar cátedra de metal extremo en El Teatrito. En el caso de DEICIDE, la banda llegaba con la promesa de ejecutar al completo su icónico álbum “Legion”, editado en 1992, y así celebrar su 20mo aniversario, además de interpretar muchos otros clásicos.

La representación nacional estuvo a cargo de DISLEPSIA, banda de death metal que hasta este momento editó 2 discos de estudio: “Delicia Macabra” de 2003 y “Engendrando a Satan” de 2018. En su contundente set, la agrupación encargada de abrir la jornada, incluyó temas de sus dos trabajos, como “Pandemia”, “Engendrando a Satan” y hasta tuvieron tiempo de hacer un cover de OBITUARY, “Slowly We Rot”, con el que concluyeron su acto.

Por siempre ovejas negras: KATAKLYSM en Argentina

A continuación llegaba el turno de los primeros protagonistas de la noche: KATAKLYSM, banda canadiense que visitaba por 2da vez el país. Conformados por Maurizio Iacono (voz), Jean-François Dagenais (guitarra), Stéphane Barbe (bajo) y el italiano James Payne, que asumió la batería en 2020. “Push the Venom” marcó el inicio de un set en el que repasaron gran parte de su prolífica discografía con canciones como “Narcissist”, “The Ambassador of Pain” –que prendió de a poco el pogo-, el ya por hoy un himno “Where the Enemy Sleeps”, “The Killshot”, “As I Slither” y “Crippled & Broken”, en el que Maurizio preguntó: “¿están listos para la guerra? Muéstrenme lo que tienen”, llevando el pogo a su punto más alto.

Maurizio Iacono

El inconfundible sonido de la película Gladiador nos indicaba que llegaba el momento de un temazo: “In Shadows & Dust”, muy celebrado por la multitud, e inmediatamente se despidieron con “The Black Sheep” agradeciendo el recibimiento y asegurando que “tienen un hermoso país”. Así terminó un show muy enérgico y perfectamente equilibrado en el que la banda se paseó entre sus canciones más brutales y las más melódicas, con un sonido claro y sólido, acompañado del headbanging casi imparable de sus músicos, un baterista más que notable y el gran carisma de su cantante, que en varias oportunidades saludó e interactuó con el público.

Los chicos del inframundo: DEICIDE en Argentina

Posteriormente llegó el momento más esperado de la noche: DEICIDE. Los norteamericanos tomaron nuevamente un escenario en Buenos Aires con Steve Asheim (batería), Kevin Quirion y Taylor Nordberg (guitarra/coros) y por supuesto, el gran Glen Benton (voz/bajo). Los íconos del death arrancaron su presentación como prometía la gira: tocando en su totalidad (y en orden) su disco “Legion”, siendo “Satan Spawn, The Caco-Daemon” el primer hachazo de lo que se avecinaba, un festín de brutalidad y técnica que transportaría a la audiencia a la 5ta paila del infierno.

Tuvieron el sonido en contra, desatando comentarios como “subí la viola HDP” o “la voz no se entiende LPQTP”, pero el show continuó y el sonido tomó mejor forma a partir del cuarto tema aprox. Luego de interpretar canciones como “Dead but Dreaming”, “Repent to Die” y “Holy Deception”, entre pogos intermitentes y el acostumbrado “olé olé olé Deicide, Deicide”, los estadounidenses terminaron esa primera parte del espectáculo con “Revocate the Agitator”.

Glen Benton

No podía faltar un repaso por otras piezas clave, por lo que el set continuó con “Once Upon the Cross” y se vino abajo el recinto, era lo que la gente realmente esperaba. “When Satan Rules His World” y “They Are the Children of the Underworld” también causaron furor, picando el pogo en serio. Luego fue el turno de “Scars of the Crucifix”, tras el cual Glen se dirigió por primera y única vez al público, dando un discurso casi inentendible entre acoples del micrófono, que lamentablemente siguieron por un par de minutos más.

“Scars…” junto a “Homage for Satan”, fueron los únicos 2 temas de la era post-2000 en sonar esa noche. “Dead by Dawn” fue el elegido para cerrar la noche tras una hora de show, dejando a todos los asistentes con la adrenalina a tope y ansiosos de una nueva visita. Fue un show muy “noventero” por parte de la banda, ya que casi todo el set enmarcó su carrera entre el ’90 y el ’95, algo muy acertado para la ocasión y que a pesar de las desprolijidades del sonido, DEICIDE dejó claro por qué, además de pioneros, son una referencia más que vigente del death metal.

Por Manuel Herrera

Todas las fotos fueron tomadas por Carlos Martinez para rocktambulos.com / Todos los derechos reservados

¿Te gustó? ¡Queremos saber tu opinión!

Top