Estás aquí
Página principal > Destacada

Ingeniería Alemana: LACRIMOSA pasó por Buenos Aires #AsíFue

LACRIMOSA funciona como un pequeño gran secreto. Ya son casi tres décadas desde su fundación, y aunque son un nombre reconocido a lo largo del mundo, al mismo tiempo se han mantenido como una banda de culto, evitando tocar en grandes festivales y aparecer en los grandes medios, y, aun así, poder mantener una dedicada audiencia. Es tal vez por esa dedicación que podemos asegurar que no importa qué situación adversa pueda presentar el país: los fans de Lacrimosa estarán en cada show con certeza. Hoy un auditorio lleno, El Teatrito, nos da la razón.

Como siempre, el protagonista es, sin duda, Tilo Wolff (voz). Impecable tal como nos tiene acostumbrados, este show en particular es una reivindicación a su carrera: un músico que tuvo un objetivo, logró llevarlo a cabo con éxito y que nunca traicionó su visión. ¿Podría LACRIMOSA haber tenido mas éxito? Sin duda, pero eso hubiese significado tener que comprometer su arte. ¿Alguien puede dudar que una canción como “Alleine Zu Zweit” no hubiese sido un gran éxito bajo otro contexto? Pero es por ello por lo que es tan importante tanto para su creador como para su público.

La excusa de esta gira es celebrar los 30 años de la banda; un viaje en el tiempo según sus palabras. El comienzo del espectáculo se da con un video que recorre canciones, momentos e iconografía del grupo durante toda su carrera, antes que los músicos den por inaugurado el show con “Ich Bin Der Brennende Komet”. En tiempos donde los conciertos parecen ser una ruleta en cuanto a la calidad del audio, los alemanes sacan a relucir sus credenciales con un sonido brillante desde el primer segundo, que se mantendría durante toda la velada.

El repertorio recorre casi la totalidad de la obra de LACRIMOSA, tomando una canción por disco, pero haciendo foco en algunos trabajos mas exitosos como lo son “Elodia” y “Stille”. Aun así, sin duda para los fanáticos, el rescate de las canciones más viejas de la banda es el punto alto. Obras como “Satura”, “Seele is not” o “Bresso” ganan vida en comparación a las versiones de estudio, tal vez porque al momento la banda no tenía los recursos necesarios para plasmar todo su potencial.

Tilo sabe que no podría llevar a cabo su visión sin gente que lo acompañe, sobre todo Anne Nurmi (voz), su eterna compañera que esta noche tiene un papel menor, pero que toma el protagonismo en momento específicos que hace que el concierto se vuelva mas dinámico. Tanto para ella como para el cantante, el tiempo parece no moverse; se mantienen intactos tanto vocal como físicamente.

El recital se extiende por más de dos horas, lo necesario para una carrera tan larga, y la banda sabe aprovecharlo. Sudamérica es una parada obligada para cada gira de LACRIMOSA y después de tantas visitas uno diría que ya no estaría sorprendido, pero la banda supera la vara una vez mas y brinda tal vez su mejor show en estas tierras. El marco íntimo, un repertorio sin fisuras y un sonido a la altura de las circunstancias certifican que, aunque el resto del mundo los ignore, Lacrimosa está en lo mas alto.

Facundo Llano
Colaborador en Rocktambulos
Música, comida y libros, el resto está de más.
Facundo Llano on Facebook

Todas las fotos fueron tomadas por Carlos Martínez para rocktambulos.com / Todos los derechos reservados

¿Qué te pareció? ¡Queremos saber tu opinión!

Queremos saber qué te pareció:

Top
Close