Estás aquí
Página principal > Destacada

Hoy Realidad: LA H NO MURIÓ estuvo en Pinar de Rocha, Buenos Aires #AsíFue

Continuando con una sistematicidad implacable de cumplir sueños, y rendir por encima de las minuciosas expectativas de los metaleros, LA H NO MURIÓ prolonga su gira, esta vez con parada en Ramos Mejía, provincia de Buenos Aires, precisamente en Pinar de Rocha. El recinto, para las nueve de la noche, ya se había convertido en una comunión de fans que denotaban lo más obvio y saludable: era un encuentro de generaciones que se categorizaban entre los que vieron a HERMÉTICA, quienes no pudieron por una mínima diferencia de años, y los otros, los que ni siquiera se asomaban al Rock en la década de los 90.

Es de rigor aclarar algo, o más bien enfatizarlo: LA H NO MURIÓ tocó en Pinar de Rocha, un boliche bailable. El marco ideológico que condenó a RATA BLANCA porque en su momento se presentó en un local de cumbia, y ni hablar más atrás, cuando ALAKRÁN tuvo el coraje de pedir tocar con buen sonido. ¡Qué irrespetuosos! Hoy ya es raro que una banda no se presente en boliches bailables, ya que otros locales en el conurbano no hay. Por otra parte, lugares como Groove, ubicados en Capital Federal, también hacen las veces de boliche. Si el establecimiento cuenta con buenas instalaciones, le resulta cómodo a los habitantes de la zona, ¿qué problema hay? Las anteojeras sectarias, de pensamiento amigo-enemigo, típicos del jurista nazi Carl Schmitt, son vestigios de un pasado afortunadamente sepultado.

Pero en términos estrictamente musicales, de repente, cuando se especulaba que el recital nunca iba a empezar, no sin cierta razón debido a un retraso atroz, a las 22:55 hs (¡!) sonó esa rareza que es “Tano Solo” y comenzó el show, ya de por sí con una imponente puesta en escena gracias a un destacado juego de luces. Durante “Robó un Auto”, como siempre, el público fue ensordecedor y recién hubo una leve calma para “Predicción” y “Vientos de Poder”, probablemente debido a motivos de estricto cansancio vocal. Una atrás de la otra, sin respiro, terminando con “Evitando el Ablande” y dejando afuera “Horizonte Perdido”, “De Pismanta a Bauchaceta” y “En las Calles de Liniers”.

Pero cuando se escuchó “Cráneo Candente”, literalmente, comenzó otro show. Una disposición más agresiva, intensa y pogos de rabia contenida. Los toms del “Pato” Strunz (batería) ganaron graves y Claudio O’Connor (voz) se desató totalmente. La guitarra del “Tano» Romano, haciendo honor a su remera de FEAR FACTORY, parecía una sierra compuesta por seis cuerdas y el bajo denso de Carlos Kuadrado constituía una base sólida con Strunz. De hecho, cuando se lo escuchó solo para el comienzo de “Desterrando a los Oscurantistas”, se produjo un frenesí que obliga a pensar: ¿existirá el tan esperado tributo al disco homónimo que cumple treinta años?

Llegó el turno de repasar Víctimas del Vaciamiento (1994), y canciones como “Traición” o “Ayer Deseo, Hoy Realidad”, muestran a una banda que suena más acorde a la producción de aquel disco. En rigor, las composiciones hablan por sí solas, ya que desde la banda la única comunicación que hay es la que genera la música, y con esa pasión alcanza. Por los sucesivos “acá” de O’Connor, la entrega constante de Strunz y la cara de satisfacción de Romano y Kuadrado, el diálogo es claro: HERMÉTICA trasciende las coyunturas.

Con bises furiosos como “Víctimas del Vaciamiento”, “Sepulcro Civil”,¡con introducción de «Masa Anestesiada»! -, “Tú Eres su Seguridad” y “Soy de la Esquina”, quedó claro que HERMÉTICA dejó un hueco que hoy, mediante un excelso tributo, se llena de a poco.

Queda para reflexionar, desear y proyectar con muchas ansias, presentaciones donde la H NO MURIÓ celebre los treinta años de la gema homónima de HERMÉTICA, un disco con una poética única y descripciones que con el correr del tiempo, tristemente, se repiten en Argentina. La coyuntura lo demanda.

Facundo Guadagno
Redactor en Rocktambulos
Antropólogo social y cultural, escritor, escéptico y crítico
Facundo Guadagno on FacebookFacundo Guadagno on Instagram

Todas las fotos fueron tomadas por Gustavo Jaimez y son cortesía de GS Press / Todos los derechos pertenecen a su autor

¿Qué te pareció? ¡Queremos saber tu opinión!

Queremos saber qué te pareció:

Top
Close