Estás aquí
Página principal > Destacada

La Odisea de vivir: SYMPHONY X prendió fuego en Buenos Aires #Crónica

Luego de un hiatus de dos años – que asustó a muchos con la idea de que se extendiera para siempre – la agrupación de metal progresivo SYMPHONY X retomó sus actividades y se embarcó en una gira mundial. Sin disco nuevo ni planes concretos de hacer uno, el grupo liderado por Michael Romeo y Russell Allen volvió a Latinoamérica para reencontrarse con sus fans y repasar lo mejor de su excelsa trayectoria en un tour titulado Odissey Through The Underworld. Argentina los recibió el pasado viernes 2 de agosto en El Teatrito de la Ciudad de Buenos Aires.

Ariadna Project

La noche tuvo como abrebocas a los talentosos chicos de ARIADNA PROJECT en formato acústico, es decir: voz, cello, piano y guitarra. La banda de power metal no es ninguna revelación, por el contrario, es un nombre más que reconocido en la movida local y durante sus veinte años de carrera han sabido hacerse notar, ganando cada vez más y más seguidores.

Algunos de ellos se dieron cita desde temprano para alentar a la banda y corear algunos de sus temas, sobre todo “Y Las Sombras Quedarán Atrás”, una canción que popularizó Adrian Barilari (RATA BLANCA) pero es original de ARIADNA PROJECT. Con esta le dieron cierre a una impecable ejecución en formato “tranquilo”, ganándose el merecido aplauso de la gente que ya se preparaba para recibir a los protagonistas: SYMPHONY X.

En 2016 ocurrió la última visita de la banda a Buenos Aires, y aunque su vocalista regresó en 2017 para ofrecer una clase magistral, sus fanáticos esperaron más de tres años para volver a tenerlos a todos de regreso en Argentina y finalmente el día llegó. Pasados 15 minutos desde las 21 hs se abrió el telón y aparecieron en el escenario, tocando los primeros acordes de “Iconoclast”, los legendarios músicos que le dan vida -instrumentalmente- a SYMPHONY X. Mientras todavía Russell Allen continuaba tras bastidores, los tres Michael’s (Romeo, Pinnella y Lepond) y Jason Rullo encendían el ambiente con su virtuosismo musical, una introducción que nos permitió disfrutar durante más de dos minutos del talento inmesurable de estos músicos, a los que posteriormente se sumaría el imponente frontman que todos conocemos, Russell Allen.

Michael Romeo

Se podia escuchar al público cantar junto a Allen “We are strong, we will stand and fight, fight, fight” en el propio primer tema, mientras la mayoría saltaba al ritmo de la música. Una señal de que tendríamos una noche cargada de energía y entrega por parte de ambos, banda y fans.

“Tenemos 3 días sin dormir”, dijo Russell en alusión a la apretada agenda que tuvieron durante esta gira y algunos inconvenientes que tuvieron con su vuelo desde Bolivia ese día, sin embargo dejó claro que lo dejarían todo esa noche y demostró que ni el cansancio puede con su impecable voz y su inagotable buena vibra. A “Iconoclast” le siguió, sin pausa alguna, el clásico “Evolution (The Grand Desing)”, generando pogos inmediatamente entre los presentes. “I see you motherfuckers” se le pudo leer en los labios al frontman mientras señalaba, en señal de aprobación, a los chicos que estaban adelante, cantando, saltando y dándolo todo.

Esa interacción fue una constante durante todo el show, ya que durante las casi dos horas que la banda estuvo sobre el escenario, Allen se mantuvo en contacto con el público continuamente. El cantante los mira a los ojos, los saluda, los señala o les regala una sonrisa, generando esa complicidad entre ídolo y fan que le hace la noche a cualquiera. Y precisamente sobre eso habló antes de “Without You”.

Russell Allen

“No quiero sonar como si me estoy quejando, pero si, es lo que estoy haciendo” dijo al comentar lo difícil que había sido llegar hasta Buenos Aires y los obstáculos que habían tenido que pasar en los últimos días. Sin embargo se retractó de su queja e inmediatamente agradeció a Dios porque “Hoy es un buen día para estar vivo”. Fue ahí donde nos aconsejó valorar las pequeñas cosas, el sol, los árboles, todo lo que damos por sentado en la vida. “Nos preocupamos tanto por pagar las cuentas y resolver problemas que nos olvidamos a veces de las pequeñas cosas, como sonreírle a un extraño en la calle. Podrías hacerle el día a alguien con tan solo una sonrisa” dijo el vocalista en un emotivo discurso acerca de lo valioso que es vivir.

Run With The Devil” le sirvió a Russell para presentar a sus virtuosos compañeros y se encargó de invitar a la gente a aplaudir a cada uno de ellos mientras hacían sus respectivos solos. “Sea of Lies” nos indicaba que el show se acercaba a su final y fue allí cuando el cantante se bajó al foso de fotógrafos, se paró en la valla y comenzó con su introducción de uno de los temas más esperados “Set The World On Fire”. “Fucking internet, fucking YouTube”, dijo Allen mientras simulaba disparar una metralleta con sus manos al ritmo del redoblante que marca el inicio de la primera estrofa de la canción.

Michael Pinnella

Ya eran las 22:30 hs cuando se fueron del escenario, pero volvieron para deleitarnos con una más. “El siguiente tema ya lo conocen, es laaargo” advirtió Allen. “¿Están seguros que lo quieren escuchar? Es muy largo” continuó bromeando mientras la gente gritaba que si. “Yo los voy a dejar con ellos (la banda) mientras voy atrás a terminarme mi vino” dijo el cantante y dejó encargado al guitarrista Michael Romeo y al resto de la banda para que nos deleitaran con el intro de “The Odissey”, tema en el que, obviamente, el también participó.

“Esta es la parte más difícil porque es donde decimos adiós” confesó el cantante anunciando el final. “Prométanme que hasta que volvamos, van a aprovechar cada momento con su familia, con sus amigos, disfruten las cosas buenas de la vida que en cualquier momento ¡Puf! Se va” agregó Allen, quien todavía se recupera de la pérdida de su amigo y compañero de banda David “Z” Zablidowsky, bajista de ADRENALINE MOB, quien falleció en un accidente automovilístico en el que él también estuvo involucrado.

Aquel lamentable incidente ocurrió durante una gira de AM por Estados Unidos en Julio de 2017, donde Allen resultó con graves heridas y vio su vida pasar ante sus ojos. Fue por esta razón que decidió alejarse por un tiempo y detener toda actividad musical con sus distintos proyectos. Superada o no aquella horrible experiencia, lo importante es que el gran Russell está de vuelta, tan talentoso como siempre y con la misma buena actitud, valorando cada detalle y demostrando que lo que no te mata te hace más fuerte. Al parecer no falta mucho para que tengamos un nuevo disco de SYMPHONY X y, ¿por qué no?, para tenerlos de vuelta por estos lares.

Frank Hernández
Director en Rocktambulos
Escucho más de lo que veo y escribo más de lo que leo.
Periodista musical. Radio Host. Colaborador en Billboard. Fundador de Rocktambulos
Frank Hernández on EmailFrank Hernández on FacebookFrank Hernández on GoogleFrank Hernández on InstagramFrank Hernández on LinkedinFrank Hernández on Twitter

Todas las fotos fueron tomadas por Carlos Martínez para rocktambulos.com / Todos los derechos reservados

¿Qué te pareció? ¡Queremos saber tu opinión!

Un pensamiento en “La Odisea de vivir: SYMPHONY X prendió fuego en Buenos Aires #Crónica

¿Deseas agregar algo? Adelante!

Top
Close