Estás aquí
Página principal > Noticias >

Leyendas del Metal: La merecida reivindicación del metal argentino #Reseña

Existen actos consagratorios y bandas que, injustamente, son consideradas consagradas para unos pocos. El estadio Luna Park de Buenos Aires cumple la función sacra de ungir con la bendición de “pertenecer” a quienes pasan por ahí. En términos simples, implica decir “yo toqué en el Luna”. Esa fue la apuesta de “Leyendas del Metal”: poder reivindicar a glorias que merecen los primeros planos. La apuesta era ambiciosa: cuarenta años de Metal en Argentina, en relación a Luchando por el Metal (1982), y quizás discutir sobre si tal o cual nombre para el evento era correcto resulta futil; lo relevante es que el pasado lunes desde temprano, afuera del Luna Park, ya estaban las huestes metaleras con el ritual: alcohol, música y compartir un buen momento. Veamos qué ocurrió.

Un poco después de las ocho de la noche, JERIKÓ subió a escena con la fuerza de “Perder el Miedo”, con Renzo Favaro como nuevo vocalista quien tuvo una performance descollante. Cabe destacar que, considerando que fueron la primera banda en abrir la maratónica, el recinto ya contaba con un público destacable, más allá de los fieles que fueron a ver al grupo, claro está. Pasaron clásicos como “Sin Vos” – muy festejado – y el reconocimiento a las bandas que seguirían: “gracias por hacer posible esto, ustedes, periodistas, todos, son parte de esta historia y ayudan a que JERIKÓ viva”, sostuvo Favaro. Final con “Libre Otra Vez”, y el escenario quedaba caliente para la próxima presentación.

JERIKÓ

¿Qué decir de LETHAL? Que le siguieron a JERIKÓ, sí. Humildemente, creo que es una banda que merece muchísimo más reconocimiento del que tiene – y por cierto, hicimos un podcast con su bajista, Eddie Walker – y la respuesta del público lo hizo sentir. Simplemente hagan que el grupo toque canciones de su disco Maza (1993) y verán qué ocurre: El descontrol, las ansias y la pasión ante “Resaca”, “Basura”, “Mike Tyson”, ¡y qué decir del tema homónimo! “Que levanten las manos los viejos chotos… yo soy el primero”, sostuvo “Tito”, cantante de LETHAL, que estuvo en muy buena forma para llegar tonos muy altos. De Eddie Walker diré, únicamente, que es el mejor bajista de la escena local. Sonido prístino, setlist conciso por ser un concierto de treinta minutos y un clima ideal para esperar su próximo trabajo discográfico. Gran show de LETHAL, nada más que agradecerles.

LETHAL

Prueba de sonido, invitación a coristas, teclados… es el momento de EL DRAGÓN. Climas épicos – “Vikingos” -, protesta social – “Cólera”, y arenga – “Huevos” -. Este último tuvo un significado particular, ya que Juan Carlos “Olaf” Mangialavore (voz y guitarra) tuvo una fuerte neumonía hace un mes, pero logró recuperarse y estar listo para este tan esperado evento. “Disculpen si a veces me cuesta, pero pude estar”, dijo emocionado el líder de la banda. La ambiciosa apuesta se vio en la versatilidad de los músicos, pero particularmente en la última canción, “Argentina”, con coros y el motivo de hacerle frente a la difícil situación que pasa el país.

EL DRAGÓN

Momento de TREN LOCO, “la banda de Gustavo Zavala”, en palabras del enorme vocalista Dany Medina. La banda rindió homenaje al fundador del grupo, y recientemente fallecido, quien explícitamente deseó que la banda continúe. Y así fue, de hecho, su nuevo disco Prisioneros de la Tierra (2022) fue bien recibido por el público. Sin embargo, la seguidilla de temas “Barrio Bajo”, “Al Acecho” – magnífica composición – y el clásico “Pueblo Motoquero” fueron los puntos altos de la noche. Como era de esperar, la dupa de guitarras Gauna-Soler fue más que eficiente, con Dany Wolter (batería) dándolo todo tras los parches e “Isopo” Wilson dando una gran performance, llenando los zapatos – imposibles de llenar, claro – del eterno Gustavo Zavala.

TREN LOCO

Acto final: SERPENTOR. Los muchachos festejaban que hace un año estrenaron en el Estadio Obras, con grabación de DVD incluida, su más reciente placa discográfica: Sacerdote del Horror (2021). Y “El Carnicero”, perteneciente a esta obra, fue muy bien recibida, pero qué decir sobre el empalme de “Mirar Sin Ver” y “Privación Ilegítima de la Libertad”, ideal para que se luzcan la dupla de guitarristas Alcaraz-Moreno. De cualquier manera, y creo que vale la pena detenerse en este punto: el cierre fue el punto alto, ya que “Muy Cansado Estoy”, el clásico de V8 – que, efectivamente, cumple cuarenta años – tuvo a músicos de todas las bandas presentes en escena. Probablemente sea recordado por pocos y no sea una cita recurrente respecto a los grandes recitales de la música argentina, pero lo fue para el Heavy Metal, y eso es lo relevante.

Así finalizó una jornada histórica para la música pesada vernácula. Aquellos quienes por injusticias del mercado no pertenecen a las grandes bateas, tuvieron su noche, y fue más que merecido. Fue un lunes, y al otro día había que trabajar – más que acertado, entonces, el cierre con “Muy Cansado Estoy” -. Los músicos eran conscientes de esta situación, sabiendo que sus seguidores son trabajadores, y remarcaron lo agradecidos que estaban por su presencia. Fue histórico y todo parece indicar que habrá una segunda parte. Ojalá el apoyo sea cada vez mayor y el festival se convierta en tradición, hay que seguir conquistando espacios con nuestro metal.

Facundo Guadagno
Redactor en Rocktambulos
Antropólogo social y cultural, escritor, escéptico y crítico
Facundo Guadagno on FacebookFacundo Guadagno on Instagram

Todas las fotos fueron tomadas por Carlos Martínez para rocktambulos.com / Todos los derechos reservados

¿Te gustó? ¡Queremos saber tu opinión!

Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

Por favor ¡desactiva Ads Block!

Este contenido es gratuito, solo te pedimos que nos permitas mostrarte publicidad de Google. De ese modo estás apoyando el periodismo independiente.