Ayúdanos a hacer periodismo independiente

Por favor, desactiva Ad-block

Trabajamos duro para brindarte contenido gratuito y de calidad. Mostrarte publicidad es la única forma de monetizarlo y seguir creando.

Estás aquí
Página principal > [Entrevistas] > Escritas >

NO DEMUESTRA INTERÉS (NDI): “Con el público nos pudimos perdonar” #Entrevista

Que el tiempo te da otra perspectiva es verdad y la reunión de No Demuestra Interés es la prueba fehaciente de ello. Amados y renegados con igual pasión. Pero es algo que suele suceder con las bandas que marcan a fuego la vida de las personas. Siendo pioneros del hardcore en Argentina, las ambiciones de NDI eran demasiado grandes para ser solo eso. Dejaron discos clásicos como Extremo Sur y Días de Furia para seguir una búsqueda musical en Mensaje No Preciso De Imagen que dividió las aguas y anticipó el final del grupo. Se reunieron en 2009 para un par de shows, pero la sensación era que esa división aun existía. Hoy la banda parece mas en paz con su pasado y decide volver para los celebrar la redición de Extremo Sur a exactamente 30 años de su lanzamiento.

NDI se prepara para tocar en Uniclub, Buenos Aires, este sábado 20 de mayo con su formación clásica y en la previa hablamos con su guitarrista, Lucas Romeo, sobre esta nueva vuelta y lo que les depara el futuro.

El sábado vuelven a tocar en Uniclub y quería preguntarte como se dio esta nueva reunión con Adrián Outeda, ya que fue bastante sorpresiva.

En la reunión que hubo en 2009 yo estaba viviendo en Madrid, asique no participé, pero me contaron los chiques que estuvo muy bueno. Pero fueron un par de conciertos y luego cada uno volvió a su vida. Yo volví en el 2013 de Madrid y tenía ganas de que esto sucede. Volví a laburar en el estudio que tenemos con mi hermano, laburando en varios proyectos, y en un momento me puse en contacto con Leo y Sebastián, tocamos un par de veces y empezó a aparecer esa energía que teníamos en los 90. Plantee la idea de hablar con Adrián, a ver que le parecía. Yo no lo veía desde el 98. Le escribí y su reacción fue inmediatamente positiva.  Nos pusimos a hablar y organizar porque cada uno tiene sus cosas, otras bandas, algunos son padres. No fue fácil, pero lo pudimos coordinar y en unos meses estábamos tocando en Uniclub.

¿Y como viviste ese show después de tanto tiempo?

Hubo muchísimas sensaciones. Todas fuertes, muy diversas. Algo que me pasó fue que, por un pequeño momento, no sabía que año estábamos viviendo. Fue como un viaje en el tiempo. Fue como viajar al pasado, pero estar consciente del presente. Sentí una participación de la gente muy completa. La energía de la gente me pasó por encima. Nosotros en el 95 grabamos Mensaje no preciso de imagen y empezamos a ir por otros géneros. Eso no sentó muy bien al público que teníamos en ese momento, y nosotros tampoco supimos manejar con esa ansiedad que teníamos por explorar. Fue un corte radical con el público; no acompañamos con una transición. Tanto publico como nosotros respondimos de una manera muy agresiva, pero era todo así en esa época. Ahora siento que con el público nos pudimos perdonar. Además, se dio que vi mucha gente con hijes en el show de Uniclub, dos generaciones. Sentía que había mucha gente que quería mostrarle la banda a sus hijes y que lo sientan. Y eso me emociono mucho. Casi que levitaba en el escenario.

Sí, además pasa algo con Extremo Sur y es que esas canciones tienen un efecto muy fuerte en las personas. Suenan esos temas y la gente se posee, y de repente tenés personas de 40 o 50 años haciendo mosh como adolescentes.

Exactamente. De hecho, veía a un amigue mío, que es un poco mayor, que se tiraba todo el tiempo. Y pasaban los temas y se seguía tirando. Después hablábamos por teléfono y me decía que estaba todo roto, que no se podía mover (Risas). Pero había una especia de posesión positiva de gente haciendo mosh con 50 años. Si no te conmueve lo que está pasando, con 50 años no te tiras del escenario. Y por supuesto hubo una retroalimentación, porque esa energía nos volvía a nosotros y la capturábamos y la explotábamos con la música. Cuando hay ese tipo de conexión es de las cosas mas hermosas que te pueden pasar.

Justo que hablabas del disco Mensaje, yo creo que NDI debe ser de las pocas bandas en el mundo con dos discos tan divisivos entre el público como son Extremo Sur y Mensaje, y al mismo tiempo tan influyentes e importantes en la vida de esa gente. Justo para el show anterior en Uniclub eligieron no meter temas de Mensaje. Quería preguntarte si para este próximo show si van a meter y que representa ese disco para vos a la distancia.

En principio, meter temas de Mensaje no. Es un disco que merece una presentación aparte, una dedicación aparte. Ahora estamos con Extremo sur y Días de Furia. En el 95, cuando sacamos Mensaje, dejamos de tocar las canciones de los primeros dos discos. Esto que te decía de cortar abruptamente, ir un poco contra el público. Entonces este año un poco es reconciliar esa idea, darle eso a la gente que incluso nos sigue desde la época de Mensaje, pero tampoco pudo escuchar las canciones de los primeros discos en su momento. En mi caso Mensaje tiene una cuota sentimental extra ya que la pintura del arte de tapa la hizo mi vieja. Además, en la parte interna del disco, también hay obras de compañeres de taller de ella y de compañeres de bellas artes de Adrián. Siento que es una obra que no pertenece solo a NDI y eso me conmueve muchísimo. Mensaje para mi es ir corriendo por una montaña, llegar al punto mas alto, ves el precipicio y saltas. Y volas. La idea era poder volar musicalmente, hacer ese disco sin ningún tipo de condicionamiento, libertad total. El día de Uniclub hubo varias personas que me dijeron que me querían pedir disculpas porque era un disco que no supieron entender cuando lo habíamos sacado, pero que ahora no lo podían parar de escuchar. Me conmovió porque obviamente cuando una persona te dice eso, te está abriendo sus emociones. Y yo también me disculpé con ellos, de no saber hacer la transición entre un disco y otro y que no haya sido algo tan bruto, de dejar de tocar las canciones viejas. Pero era también una época donde nos sentíamos condicionados y no queríamos ser una banda encasillada. Siempre escuchamos mucha música y muy variada, todos. Pero tampoco es que nos sentábamos a hablar sobre componer un disco diferente, es la energía misma del grupo que nos llevaba a eso. Después pudimos hacer una bajada racional de lo que estábamos haciendo.

Un compromiso total con la música…

Si, y si bien en su momento nos separó de mucha gente, hoy nos vuelve unir. Unos meses antes de la fecha de Uniclub, Adrián estuve haciendo Mensaje entero con Satan Dealers en el Complejo Art Media y estaba explotado de gente. Nunca en la vida de NDI hubo tanta gente como ese día. Y yo me sentía re contento, fue muy emocionante. Estaba pasando algo que tenía que ver con la madurez, el repensar las cosas. Pasaron muchos años, pero logramos reconectar. El arte es una de las pocas cosas que puede dar ese tipo de fenómenos. El fenómeno de reconexión.

Con esto que me decís de Mensaje, y como reconectaste con las canciones de Extremo sur y veías como flasheaba la gente, me pregunto si durante los años que estuviste afuera o que no estuviste tocando, cambio tu opinión sobre Extremo Sur. Porque quizás ese disco representaba el hecho de la gente queriendo algo y no dejándote crecer musicalmente.

Yo no le ponía ese peso a Extremo Sur. Creo que la parte de no poder crecer se la doy a la parte comercial, la parte del marketing, las modas. Creo que lo que no te deja crecer no es el disco en sí, sino lo que representa. Nunca me lamenté ni de Extremo Sur ni de Días de Furia, me fascinan. O sea, yo entre a NDI después del cuarto concierto, los iba a ver a ellos. Cuando Adrián y Sebastián me proponen ser parte de la banda, para mi fue algo hermoso. Entonces es un disco que yo le tengo mucho aprecio. El problema no eran los discos, era la moda que se generaba alrededor. De repente te exigían una forma de vestirte, de hablar, de pensar. No era autentico. Cuando los géneros empiezan a clonarse, pierden identidad.

Si además siendo NDI pionero, es muy loco pensar en lo jóvenes que eran y tener que inventar un lenguaje nuevo, tanto musical como lirico. Porque si, las influencias están, pero NDI me suena profundamente argentino.

Adrián, con sus letras, tenía una explosión de talento que, hasta el día de hoy, me es difícil de entender. Son cosas que escribió entre los 17 y 19 años. Las guitarras de Sebastián también, el concepto sonoro, la estructura de los temas. Como te decía, yo los iba a ver y la primera vez que los escuché me quedé petrificado, me rompía la cabeza. Yo lo que te puede decir es que a nosotros nos gusta la música, y NDI es producto de gente que hace lo que le gusta. Todo lo canalizamos a través de la música y eso es lo que la gente siente. Y es por eso por lo que después de treinta años podés volver a tocar esas canciones y la gente va a estar ahí y acompañada de sus hijes. O que haya gente con veinte años, gritando las letras. La banda se había separado y ellos no habían nacido. Es algo muy fuerte.  

¿Y ahora entonces cual es el futuro de NDI? ¿Habrá mas shows? ¿Temas nuevos?

Ya estamos trabajando en canciones nuevas. Eso está claro, nos juntamos dos o tres veces y salió la magia. Estamos trabajando en mi estudio, un laboratorio sonoro que se llama Siesta del fauno. Es un estudio de experimentación sonora que tengo como mi hermano, Ernesto Romeo de Klauss, que ha tocado con gente como Pez, Babasonicos, Cadillacs. De hecho, tocó con nosotros en el show de Uniclub y grabo unos teclados en unos temas en el 97 que sacamos ahora con las reediciones. Asique se viene un NDI muy interesante.

Facundo Llano
Colaborador en Rocktambulos
Música, comida y libros, el resto está de más.
Facundo Llano on Facebook

¿Te gustó? ¡Queremos saber tu opinión!

Top