fbpx
Estás aquí
Página principal > Destacada >

PEARL JAM en Lollapalooza Chile 2018: El mejor cierre del mejor día #Crónica

Tres días antes se habían presentado en solitario, en el Movistar Arena de Santiago, ofreciendo un sideshow que nos sorprendió a todos. Que yo recuerde, nunca el headliner de un LOLLAPALOOZA hizo un show por fuera del evento, pero esta fue la excepción. Las entradas agotadas (con habilitación de las sillas que daban hacia la parte trasera del escenario) demostraron que PEARL JAM es más que bien recibido en Chile.

El 16 de Marzo, esos mismos 17 mil fanáticos, y al menos 50 mil más, se acercaron al VTR stage del LOLLAPALOOZA Chile 2019 para presenciar el espectáculo que tenía preparado Eddie Vedder y compañía. Un Vedder que habló en español (libreta en mano) todo lo que pudo y nos dejó saber, antes de tocar “Even Flow”, que este fue el LOLLAPALOOZA con mayor asistencia en la historia y para ellos era un honor estar ahí, cantando para nosotros.

Corduroy” abrió la noche y desde ahí la banda se paseó por temas de toda su carrera, deleitándonos con clásicos como “Given To Fly”, “Jeremy”, “Elderly Woman Behind the Counter in a Small Town” y “State of Love and Trust”, donde toda la banda derrochó energía corriendo de un lado a otro, rockeando como en sus mejores tiempos y saltando al ritmo de la canción.

Temas más nuevos, como “Mind Your Manners”, “Sirens” (en la cual Eddie sacó su guitarra acústica) y el más reciente, “Can’t Deny Me”, también fueron de la partida. En éste último sacaron una cámara para grabarnos y Eddie aclaró: “quiero mostrarle a mi país como se ve un montón de gente unida con buena energía. Este tema es sobre la gente que, unida, tiene más poder que un gobierno”.

Las constantes interacciones entre Eddie y el público fueron la norma, que unidas a la escenografía le otorgaban un aire de intimidad al show a pesar de llevarse a cabo en un gigantesco parque. El escenario de PEARL JAM tiene, en el centro, una bola gigantesca de espejos y luces que suben y bajan según el tema que estén interpretando, sin pantalla trasera. Estas lámparas gigantes se movían y armaban figuras en medio de la oscuridad, haciéndonos sentir en una especie de unplugged, pero muy bien conectado.

Pero lo más resaltante fue el valioso esfuerzo de Vedder por hablar en español, leyendo pequeños discursos desde una libreta escrita a mano: “Tenemos una semana en chile y hemos conocido muchos chilenos buena onda, gente con ojos, con alma y caras sonrientes,” leyó Eddie, en un español pausado y mal pronunciado (pero completamente apreciado). “Cuidense unos a los otros, no se empujen” agregó el buen Eddie mientras preguntaba si estábamos bien. Más tarde se puso una máscara de Donald Trump con nariz de payaso y en dos ocasiones se bajó del escenario para tocar a sus fanáticos y darles de beber de su botella de vino.

Le dedicó “Unthought Known” a Stephen Hawking y en medio de “Daughter” agregó un snippet de “Another Brick In the Wall”, de PINK FLOYD, destacando el momento en el que al cantar el coro cambió la palabra “teacher” para decir: “Hey, gunman, leave those kids alone” y “Hey, people, leave your guns at home», en una clara alusión a la masacre de Parkland y tantas otras que han ocurrido en las escuelas estadounidenses.

“Deseo un nuevo lider en quien podamos confiar en estos tiempos de locura» dijo antes de tocar “Lurkin”, mientras hablaba de la situación que se vivió con la falsa alarma de una posible bomba nuclear que se dirigía a Hawaii, y antes de tomar su guitarra eléctrica para tocar “Betterman”, confesó lo que todos esperaban escuchar: “Cuando me retire me voy a venir a vivir acá. Podríamos hacer de este lugar nuestro hogar, gracias por tratarnos tan bien todos estos años”. La ovación no se hizo esperar y luego de tomar otro largo trago de vino, dijo “¡está bueno! Ah, por supuesto, ¡es chileno!”.

Luego de la falsa despedida, regresaron para tocar un poco más, comenzando con una versión de “Confortably Numb”, de PINK FLOYD. “Quiero saludar a un gran amigo mío, Roger Waters, un genio y una gran persona”, dijo Vedder antes de interpretar el cover. Le siguió una dupla explosiva de clásicos rockeros que pusieron a todos a liberar las energías remanentes: “Rearviewmirror” y “Alive”, y con Eddie luciendo un casco de los Chicago Cubs interpretaron el infaltable clásico de Neil Young, “Rockin’ in the Free World”, acompañados de fuegos artificiales y aparentando el verdadero final, pero habría una más.

Con “Yellowledbetter” le bajaron un poco las revoluciones al set, dándole el cierre perfecto a la noche, con Mike McCready sentado en el borde del escenario mientras tocaba su guitarra, Eddie bajándose nuevamente al pit para llevarse consigo una bandera de Chile y Jeff Ament colgándose al cuello una bandera de Venezuela que alguien le lanzó desde el público.

Créditos: Ramiro Gonzales

“Esta noche voy a tomar muchas piscolas”, dijo Vedder, en español, mientras se despedía. Ya todos sus compañeros se habían retirado pero el cantante continuaba conversando con sus fans, en señal de que realmente no se quería ir. Lo cierto es que 24 canciones después, ya el show había terminado y con ellos el primer día del LOLLAPALOOZA. Éste podía haber sido el cierre perfecto para la tercera fecha, pero ese honor se había reservado para el lolla argentino, mientras que nosotros estábamos apenas en el primer día de festival. Los demás headliners no la tendrían nada fácil para superar semejante show. La vara quedó muy alta.

Épicos y ejemplares, los de Seattle dejaron claro que siguen siendo una leyenda viviente del hard rock, y tras una semana donde ofrecieron dos shows históricos en suelo chileno, PEARL JAM se despidió de su querido Santiago, pero que no quepa duda que volverán.

Frank Hernández
Director en Rocktambulos
Escucho más de lo que veo y escribo más de lo que leo.
Periodista musical. Radio Host. Colaborador en Billboard. Fundador de Rocktambulos
Frank Hernández on EmailFrank Hernández on FacebookFrank Hernández on InstagramFrank Hernández on LinkedinFrank Hernández on Twitter
Excepto donde se indica, todas las fotos fueron tomadas por Carlos Müller. La toma aérea utilizada como portada fue tomada por Nicolás Arancibia. Todos los derechos pertenecen a sus autores

¿Qué te pareció? ¡Queremos saber tu opinión!

¿Deseas agregar algo? Adelante!

Top