Estás aquí
Página principal > Destacada >

No fue un simulacro: PRONG debutó en Buenos Aires #Reseña

Se entiende que algunas bandas, por más genial que puedan parecernos, tienen determinada relevancia. Es decir, hay una historia, un legado, y con los años aparece el fiel nicho. Eso sucedió con PRONG que, rápidamente, marcó ciertas reglas, inequívocamente, en los 90s. Que en las décadas siguientes los focos del mercado hayan estado en otros grupos no le quita relevancia al trío liderado por Tommy Victor (guitarra y voz), que desde su conformación no se acercó a latitudes argentinas. Hasta octubre de 2022, más precisamente un viernes 14 en Uniclub, histórica zona del Abasto.

Resulta interesante que previo a que abran las puertas había seguidores de las bandas soporte locales, AGAINST y BANDA DE LA MUERTE, un síntoma de renovación. La primera de ellas abrió la noche con un muy buen sonido y devota respuesta del público, que no era poco, lo cual los configura en esa categoría de grupo que representa a la escena. Y lo mismo aplica para BANDA DE LA MUERTE quienes ganaron una felicitación tumultuosa de Tommy Victor: “thanks to la muerte, muerte, banda, they kicked our asses”. Así se duerme tranquilo. 

El caso de los brasileños VALVERA fue más complejo. Si bien el público estaba enloquecido, férreamente agarrado de las vallas, la banda se mostró algo molesta con el sonido que, por momentos, se perdía. Puede fallar. Lo que importa es que la mala pasada se remontó y se coronó una buena noche, dando lugar al acto principal.

Luces apagadas, voz radial de “Test”, abierto el telón y varias escenas en un mismo momento. ¿Hace cuánto esperábamos escuchar esa voz pregrabada de un disco con veintiocho años? ¿Era posible una velada tan íntima con un grupo fundamental para entender qué pasó en la música pesada durante los últimos treinta años? Las ansias se resolvieron en saltos, gritos, lanzamiento de cerveza (!), y cantos al unísono. Todo acompañado por un sonido a la altura de las circunstancias. 

Sería ridículo poner en palabras lo que implicó la seguidilla “Whose Fist Is This Anyway?”  y “Beg To Differ”. Quizás la expresividad de Tommy Victor sea suficiente: sonrisa de oreja a oreja, bromas constantes; parecía un niño en un parque de diversiones – y el corte de pelo en estilo taza ayudó a construir la imagen -. Casi opuestos fueron Jason Christopher (bajo) y Aaron Rossi (batería), pero no por ausencia de disfrute, sino por el tándem de concentración y precisión, donde Rossi merece un comentario aparte tras los parches.

Seis canciones del enorme Cleansing (1994), y es justificable si consideramos que la banda bajó por primera vez a estas tierras. Tampoco se puede objetar mucho al ver la tremenda ejecución de “Snap Your Fingers, Snap Your Neck”. El “niño” Tommy, por su parte, solía acercarse hasta el público una o dos veces por canción. Para variar en el repertorio soltó un “primero, primero”, anunciando “Disbelief” de Primitive Origins (1987). Declaraciones de amor entre músicos y público también fueron frecuentes.

“Close The Door” para comenzar los bises, con Tommy ingresando con los brazos en alto, y cierre triunfal con “Third From The Sun”. Una hora y media de show. Nadie puede quedar decepcionado con el debut de PRONG en Argentina, por el contrario, fue una verdadera fiesta que dejó la vara muy alta. Show de culto para una banda que también responde a esa categoría. Otro enorme concierto para el 2022.

Facundo Guadagno
Redactor en Rocktambulos
Antropólogo social y cultural, escritor, escéptico y crítico
Facundo Guadagno on FacebookFacundo Guadagno on Instagram

Todas las fotos fueron tomadas por Carlos Martínez para rocktambulos.com / Todos los derechos reservados

¿Te gustó? ¡Queremos saber tu opinión!

Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

Por favor ¡desactiva Ads Block!

Este contenido es gratuito, solo te pedimos que nos permitas mostrarte publicidad de Google. De ese modo estás apoyando el periodismo independiente.