Estás aquí
Página principal > OXD

QUEEN en Argentina: ¡SUEÑO CUMPLIDO! – Así fue su show en Buenos Aires #Reseña

Cuando QUEEN llegó por primera vez a Argentina, en 1981, el terrorismo de la dictadura reinaba en las calles, Maradona reinaba en las canchas y Freddie Mercury reinaba en los escenarios. 34 años después, Argentina vive en democracia, Maradona gambetea en líos judiciales con su ex esposa y Freddie Mercury ya no está. Este es otro reinado.

El GEBA, un antiguo estadio de la capital, era el lugar del reencuentro. Podría ser sorprendente para un desprevenido ver en las filas de ingreso familias enteras con la camiseta de QUEEN. Adentro, ya en el tumulto ansioso de la espera, un hombre de poco más de 50 años abraza a su esposa y le dice a sus dos hijos adolescentes que cuando él fue a verlos al estadio de Vélez Sarsfield no había celulares inteligentes ni camaritas de video para guardar el recuerdo. Claro, eran otros tiempos.

Cinco minutos antes de las diez de la noche, mientras el cielo amenazaba con una lluvia de principio de primavera, se corrió el telón y la guitarra retumbó con las notas de One Vision. En medio de la euforia de la gente y del sonido aplastante de la banda se escuchó la voz de aquel papá que le grita a su familia “¡Sueño cumplido!”.

Roger Taylor, luciendo sus canas de roquero añejo, pero con la vitalidad de un adolescente en la batería, y un Bryan May sonriente, le presentaban a Buenos Aires esta nueva versión de QUEEN. Seguro que ellos también extrañan a John Deacon, quien dejó la banda después de asegurar que sin Freddie Mercury eso no era QUEEN.

Queen Setlist BsAsSiete éxitos sonaron magistralmente en un derroche de energía y euforia, hasta que llegó el primer momento de magia y nostalgia de la noche. Bryan May tomó su guitarra acústica y pidió al público que le acompañaran a cantar Love Of My Life, ese tema compuesto por Mercury en 1975 para su novia Mary Austin. Inesperadamente, en medio de la canción, en la pantalla gigante que respaldaba el show apareció la imagen de Freddie Mercury cantando para su público. Gritos, aplausos y lágrimas, muchas lágrimas acompañaron el final de la canción. Luego la imagen de Mercury desapareció.

Lo que siguió fue un regalo de QUEEN a sus fans en Suramérica. Las Palabras de Amor, canción con unas pocas palabras en español que fueron el guiño de la banda a sus seguidores de este lado del planeta.

La masa eufórica de fanáticos había sacudido tanto la noche que la familia ahora se había dividido, padres e hijos saltaban y cantaban por separado, cruzando de vez en cuando miradas cómplices cuando sonaba alguna de esas canciones que los unía en su pasión por QUEEN.

Habían pasado ya casi dos horas de un recital impecable, cuando el piano dio la entrada a la canción que consagró a Queen. Con Bohemian Rhapsody la noche alcanzó su clímax y se desbordó cuando en pantalla volvió a aparecer la figura de Freddie Mercury entonando su obra maestra. Ahí ya no hubo marcha atrás, fanáticos y seguidores sacaron todo lo que tenían en su alma para ofrecerlo a su ídolo.

Como es costumbre, We Will Rock You y We Are The Champions cerraron la noche.

Seguramente este era un sueño cumplido para aquel papá que se iba a casa feliz con su esposa y sus dos hijos, pero también era un sueño cumplido para miles de fanáticos que llegaron de toda Suramérica para ver a QUEEN.

Mención aparte se merece Adam Lambert, el jovencito que se presentó en American Idol con Bohemian Rhapsody y hoy es la voz que acompaña a QUEEN. Tiene claro que no es el reemplazo de Freddie Mercury, respeta su historia y la honra en el escenario con una voz prodigiosa y esa dosis necesaria de carisma y teatralidad para ser el frontman de QUEEN.

Queen + Adam Lambert promete años de reinado en los escenarios del mundo, ojalá el tiempo los traiga de vuelta a estas tierras que siguen siendo parte de su feudo.

Por Oscar Alarcón.

¿Qué te pareció? ¡Queremos saber tu opinión!

Top
Close