Estás aquí
Página principal > Destacada

RATA BLANCA con Orquesta: Rock and Roll, Cuerdas y Nostalgia #Crónica

Como fan de RATA BLANCA me siento en una posición especial al hacer esta reseña. Me inicié en el Metal con ellos, gastando discos como Espadas, Magos y Rosas (1990), Guerrero del Arcoiris (1991) y La Llave de la Puerta Secreta (2005) a mis 13 años (tengo 26 ahora). Con el tiempo me fui alejando del andar cotidiano del grupo, y actualmente forman parte de la etapa nostálgica de mi vida musical. Por eso cada vez que los veo en vivo estoy en modo “a ver…sorpréndame o llévenme de regreso a esos días”.

Con ese “seteo” mental me dirigí al Luna Park el pasado 30 de Noviembre para ver a la histórica agrupación argentina conformada por Walter Giardino (guitarra), Adrián Barilari (voz), Fernando Scarcella (batería), Danilo Moschen (teclados) y Pablo Motyczak (bajo), quienes repitieron la propuesta del año pasado y presentaron, por segunda vez, un set junto a una orquesta, eligiendo despedir el año y su gira mundial del 2019 con este último ataque en Buenos Aires.

Walter Giardino

El público de la banda -como es de esperar tras 32 años de trayectoria- es sumamente diverso, con veteranos, padres con hijos, y adolescentes. Por eso la banda va y vuelve sobre sus pasos discográficos a su antojo. Empieza con “Los Chicos Quieren Rock’ del último álbum de estudio, Tormenta Eléctrica (2015) e inmediatamente le pega “Solo Para Amarte” de su debut, Rata Blanca (1988). Esa es la gran garantía de un show de RATA BLANCA, incluso en las giras donde presentan un álbum específico. Tocaron hits como “Aún Estás en Mis Sueños” y “Volviendo a Casa” pero también hubo lugar para joyas como “El Beso de la Bruja” y “Mamma”, ésta última como tributo a la madre de Giardino, quien lamentablemente falleció en Mayo de este año.

RATA BLANCA viene de festejar sus 30 años, tres décadas de trabajo cuya cosecha –entre otras cosas- es la calidad internacional de sus shows y eso se evidenció con el escenario que prepararon, con toda la parafernalia: juegos de luces, elaboradas visuales y hasta llamaradas de fuego que potenciaron cada canción. Y con esos frutos vinieron los agradecimientos a sus fans, una constante durante todo el concierto por parte de Barilari, quien realmente contagió su entusiasmo con cada corrida, arenga y sonrisa.

Adrian Barilari

Con un breve intervalo e intro de por medio, el arranque con “La Llave de la Puerta Secreta” inició el segundo set: el segmento sinfónico de la noche. ¿Se escuchó la orquesta? ¡Sí! La gran queja sobre el show del año pasado fue el poco volumen que los violines y chelos habían tenido, pero en ésta oportunidad estuvimos frente a la otra cara de la moneda. Otro cambio (más sutil para los presentes) fue el de Damián Mahler en lugar de Patricio Villarejo en el rol de director. Un detalle agridulce: la voz de Adrian se vio notoriamente perjudicada en la mezcla durante esta segunda parte, sonando difuso, pese a los esfuerzos de un Barilari que estuvo al tope de sus capacidades.

El tándem “La Leyenda del Hada y el Mago” y “El Último Ataque” fue perfecto para satisfacer cualquier expectativa de lo que el fan quiere de RATA BLANCA en vivo, y fue el fin -en una nota alta- de un recital donde la banda disparó con todas sus armas. ¿Amerita otro show junto a la orquesta? Pienso que sí, porque estuvieron muy cerca de lograr un equilibrio sonoro que no debe ser nada fácil. La tercera será la vencida.

Roger Alan Provan
Colaborador en Rocktambulos
La música, sin importar el género, popularidad, año o país de origen, tiene una chance en mis oídos. En ella encuentro mi camino.
Roger Alan Provan on FacebookRoger Alan Provan on Instagram

Todas las fotos fueron tomadas por Melissa Torres para rocktambulos.com / Todos los derechos reservados

¿Qué te pareció? ¡Queremos saber tu opinión!

¿Deseas agregar algo? Adelante!

Top
Close