Estás aquí
Página principal > Destacada

Rebeldía imperecedera: THE OFFSPRING y BAD RELIGION unieron fuerzas en Argentina

El punk en Argentina es una religión que se vive con pasión inmensurable, y como buenos fieles, sus seguidores van hasta donde sea necesario para adorar a sus Dioses. Esta vez los Dioses fueron generosos y convocaron a su comunidad en el mejor recinto de conciertos que tiene la Ciudad de Buenos Aires, el estadio Luna Park. Allí se dieron cita dos bandas icónicas del punk californiano: THE OFFSPRING y BAD RELIGION.

No es ningún secreto que se trata de bandas con mensajes distintos y, por ende, públicos distintos, sin embargo son muchas las cosas que tienen en común estos dos íconos del género, empezando por el hecho de que provienen de la misma ciudad estadounidense. Esta diferencia nos generaba expectativas acerca del recibimiento que el público les daría a cada una, pero de entrada, bastaba mirar el recinto abarrotado para concluir que la respuesta de los fans ante esta propuesta fue positiva.

La jornada la inició la agrupación local CHARLIE3, quienes con un breve set de 20 minutos supieron calentar el ambiente mientras no ocultaban su felicidad por estar en el mismo escenario que sus ídolos ¡y vaya qué escenario!

La puntualidad fue uno de los puntos altos de la producción esta vez, cumpliendo a cabalidad con los horarios pautados. Fue así como a las 21 hs exactas apareció en tarima BAD RELIGION para dar cátedra de punk rock. “21st Century (Digital Boy)” fue el tema que se encargó de dar el punta pie inicial en un set cargado de grandes éxitos. “Gracias Argentina, es un placer estar aquí” fueron las primeras palabras del profesor Greg Graffin, que no paró de bailar al ritmo de los cánticos de su público. “Gracias pero, Fuck You” fue la respuesta del cantante y a continuación comenzó el tema que lleva dicho nombre.

Con “You Are (The Goverment)” y “Anesthesia” se hicieron escuchar muchos de los presentes en el Luna Park mientras que el recién estrenado “Chaos From Within” sería, junto a “End of History” y “Do The Paranoid Style”, el toque novedoso de la noche. “Tenemos un disco nuevo, lanzado este año, que está pensado para ustedes” dijo el vocalista acerca de Age Of Unreason, del cual se extraen los temas mencionados. Con clásicos como “The Dichotomy” se irían al pasado, pero con otros como “We’re Only Gonna Die”, “Do What You Want”, “Generator” y “American Jesus” provocarían los más inclementes pogos.

El show avanzó sin demasiadas pausas entre temas, y es que la banda sabe que el tiempo es oro y tenían muchos temas para tocar durante los 60 minutos que duraba su set. No podían faltar los emblemáticos “Infected”, “Los Angeles is Burning”, “You” y “Recipe For Hate” pero quedaron por fuera otros clásicos como “Atomic Garden” y “I Want To Conquer The World”, entre otros.

Ya en la mitad del concierto, el escenario se tornó de color rojo mientras de fondo se escuchaba el “Overture” que anunciaba un gran clásico: “Sinister Rouge”. Este fue, junto con “Fuck Armageddon… This Is Hell” el tema que generó los mejores pogos de la noche, mientras que “Sorrow”, con casi todo el Luna cantando a pleno, nos regaló el punto más alto de la noche para el quinteto de Los Angeles.

El punto bajo fue, lamentablemente, el pésimo sonido, algo poco común en un recinto como el Luna Park. El volumen tan innecesariamente alto que por momentos no se distinguía un instrumento del otro y la voz de Greg nunca estuvo definida. Una verdadera lástima porque si algo vale la pena en BAD RELIGION, es su mensaje. ¿Impidió esto el disfrute del show? Para nada, sino pregúntenle a quienes se entregaron de lleno en el centro del campo y coreaban con todas sus fuerzas. Eso sí, para quienes no conocían mucho a la banda o prefieren disfrutar con detenimiento desde la tribuna, es una tortura tratar de escuchar algo y no entender lo que pasa.

“I feel sorry for the earth’s population, ‘cause so few live in the USA” dice la letra de American Jesus, último tema de la noche, en el que Graffin cambió la palabra “USA” por “Argentina”, cerrando así un set de 20 canciones que pasaron volando pero dejaron sin aire a todos los entregados fans que lo dieron todo en el pogo.

Si bien BAD RELIGION era la banda con más experiencia del cartel, THE OFFSPRING son, sin duda, los más exitosos -comercialmente hablando- y aunque el evento se vende como una dupla de protagonistas, es la banda de Dexter Holland quien se encarga de cerrar la noche, tiene mayor tiempo en escena y su nombre luce más grande en el boleto. El público lo entiende así y se reparten el centro del sector campo, por lo que al terminar el show de Greg Graffin y compañía muchos se retiran a tomar aire mientras los que vinieron a ver a los chicos de Huntington Beach se van adentrando en el hervidero.

Tras una espera de media hora, a las 22:30 hs en punto inició el show de THE OFFSPRING. Como un deja vu de aquel primer Luna Park que la banda hiciera, por partida doble, en 1999, lo primero que apareció en lo más alto del escenario fue el baterista tocando ese inconfundible intro de “Americana”, solo que esta vez se trataba de Pete Parada en lugar de Ron Welty. De a poco se fueron sumando Todd Morse, Noodles y Dexter Holland para iniciar el tema y dar pie a la seguidilla de clásicos old school que abrieron la noche. Al fondo, cuentan con el apoyo de Jonah Minoy, músico multi-instrumentista que se encarga por momentos de la guitarra, de los teclados y de los coros.

El hecho de que ahora tampoco esté el bajista Greg K (en su lugar se encuentra Todd Morse) pone en evidencia que la banda tiene solo dos pilares y siempre han sido Noodles y Dexter. No solamente porque se encargan de la composición sino porque sobre el escenario son la imagen y viva representación de THE OFFSPRING. Para quienes hemos visto a la banda con sus miembros anteriores, podemos decir que no hay mayor diferencia. Quizá lo que más se nota es que con los años Noodles se ha vuelto más hablador y protagonista, incluso al punto de lucir como “el tío borracho” y teniendo que ser “controlado” por Dexter.

Clásicos como “All I Want”, “Come Out And Play” y “Self Esteem” pusieron al abarrotado Luna Park a saltar y cantar sin parar, pero también se guardaría silencio para escuchar el estreno de la noche: “It Won’t Get Better”, un tema que vienen tocando en vivo desde el año pasado y formará parte de su esperado próximo disco. La banda sorprendió con un cover de los RAMONES que ni siquiera estaba en el setlist y lució tan improvisado que tuvieron que pararlo y repetirlo, pero es que estamos en el hogar sentimental de los RAMONES y no podían dejar pasar la oportunidad. Donde si se mostraron más seguros fue versionando “Whole Lotta Rosie” de AC/DC, un tema con el que no tuvieron tan buena respuesta del público como con “Blitzkrieg Bop” pero se lucieron musicalmente, tanto Dexter en las voces como Noodles en la guitarra.

El momento emotivo de la noche llegó a la hora de “Gone Away”, tema en el que un piano de cola fue lo único que acompañó al vocalista, quien nos regaló una versión acústica de una canción que, tal como lo describió, trata sobre perder a un ser amado. Mientras el público iluminaba con sus celulares, la banda se fue uniendo al frontman para cerrar el tema con todo el poder que lo caracteriza y pasar, posteriormente, a la fiesta de “Why Don’t You Get A Job,” en donde el público pudo jugar con las gigantescas pelotas de colores que la banda trajo como souvenir

Los archipopulares “Want You Bad” (con un intro de batería), “Original Prankster”, “Pretty Fly” y “The Kids Aren’t Alright” fueron los más coreados por la mayoría, como era de esperar, sirviendo también como un descanso para los que se encontraban en el centro del sector campo. Pero también hubo sets en los que la banda disparó sin piedad con temas veloces y aniquiladores que generaron grandes pogos. Ese fue el caso de “Bad Habit”, en el que invitaron al público a decir “malas palabras” con ellos y la dupla “Genocide”/ “Staring At The Sun”. “Que buen tema, muy rápido y rockero, ¿Es tuyo?” le decía el extrovertido Noodles a Dexter al final de esta última canción. “Creí que era tuyo” le respondió irónicamente el vocalista, para seguirle la corriente.

“¿Puedes creer esto Noodles? Mira toda esa gente allá y más allá,” decía Holland señalando cada rincón de un Luna repleto. “Este debe ser uno de nuestros mejores conciertos”. Lo sería, de no ser por el sonido que nos quedó debiendo. Ya en su anterior visita a la capital argentina ocurrió algo similar y esta vez, por tratarse del Luna Park esperábamos la revancha pero al parecer no es el recinto sino el sonidista que acompaña a la banda. Eso sí, se escuchó mucho mejor que BAD RELIGION. Quizás el hecho de que su voz es aguda le ayudó a Dexter a resaltar sobre la mezcla, algo que no pudo lograr Graffin por su voz grave.

The Kids Aren’t Alright” pareció el final de la noche, pero el grupo regresó para interpretar “You’re Gonna Go Far, Kid” y el esperado “Self Esteem”, dándole cierre a una fecha para la historia, que con sus pros y contras será recordada por los amantes del punk, ya que si alguien fue protagonista esta noche, además de las bandas, fueron los fanáticos, para bien y para mal.

Si tuviéramos que comparar a las bandas por sus fans, habría que decir que el público de THE OFFSPRING generó los pogos más grandes y sonó más fuerte mientras que el crowdsurfing durante el show de BAD RELIGION nunca paró y en varias ocasiones les cantaron que son un “sentimiento que no pueden parar”, algo que a THE OFFSPRING no. Podríamos decir que lo que a uno le sobra, al otro le falta, pero lo importante fue que las coincidencias fueron más y las bandas se llevaron la mejor de las impresiones de este que ya se ha ganado la fama de ser “el mejor público del mundo”.

Esta vez tuvimos al frente a dos de las mejores bandas del mundo del punk en una unión que difícilmente se pueda repetir. Bandas que aunque parezcan tener mensajes diferentes y públicos distintos, las une un sentimiento en común: la inagotable rebeldía.

Frank Hernández
Director en Rocktambulos
Escucho más de lo que veo y escribo más de lo que leo.
Periodista musical. Radio Host. Colaborador en Billboard. Fundador de Rocktambulos
Frank Hernández on EmailFrank Hernández on FacebookFrank Hernández on GoogleFrank Hernández on InstagramFrank Hernández on LinkedinFrank Hernández on Twitter

Todas las fotos fueron tomadas por Carlos Martinez para rocktambulos.com / Todos los derechos reservados

Mira la galería completa de fotos haciendo click a continuación:

¿Qué te pareció? ¡Queremos saber tu opinión!

Un pensamiento en “Rebeldía imperecedera: THE OFFSPRING y BAD RELIGION unieron fuerzas en Argentina

¿Deseas agregar algo? Adelante!

Top
Close