Estás aquí
Página principal > Destacada

Ni Una Dahlia Menos: THE BLACK DAHLIA MURDER desató toda su furia en Argentina #Crónica

El pasado 20 de Octubre Argentina tenía una cita con la historia del Death Melódico y uno de sus más dignos representantes: THE BLACK DAHLIA MURDER. La agrupación cuyo nombre hace alusión a uno de los femicidios más famosos de la historia, llegó a Buenos Aires justo en la semana en la que todo el país tenía los ojos en el tema. Un día antes de su show hubo una marcha contra el femicidio y todos los medios pasaron la semana con el tema del asesinato de mujeres en la agenda del día, por lo que podríamos decir que fue una visita muy oportuna.

Croatan

Para cuando ingresamos a Uniclub ya CROATAN estaba por montarse en tarima. Era una de  las bandas que calentarían la noche y se lo tomaron bien en serio. La agrupación desplegó todo su arsenal de deathcore y despertó a los presentes al momento de su show. Eran pocos pero contundentes y se vieron contagiados de la buena vibra de estos chicos. Ivan, su vocalista, aprovechando los espacios que otorgaba la sala en ese momento, se bajó del escenario y activó él mismo el pogo mientras cantaba los temas a dúo con la parte del público que se unió a su causa.

“Venimos desde paraguay y estamos muy felices de tocar esta noche para ustedes junto a THE BLACK DAHLIA MURDER” fue lo primero que dijo Daniel Thiede, vocalista de ODIO, cuando les tocó subirse al escenario.

Odio

Con su estilo deathcore, la banda de Asunción ofreció un buen Show que estuvo caracterizado por los graciosos comentarios de su vocalista que no paró de recordarnos que se sentían muy contentos. “Nos ha costado mucho estar aquí, hemos pasado muchas cosas, pero eso no importa porque estamos tocando y espérenme en la barra que ahora voy para allá a emborracharme con ustedes” dijo Daniel, provocando los aplausos de todos. Para este momento ya Uniclub lucía más lleno. Poco a poco iban entrando todos los que faltaban porque sabían que en cualquier momento comenzaba el show principal: TBDM.

Desde que aparecieron en tarima los californianos interpretando “What A Horrible Night To Have A Curse”, el centro de Uniclub se convirtió en un pogo constante. Fue una larga espera y Trevor, vocalista de THE BLACK DAHLIA MURDER lo sabe, por eso no dudó en agradecer a todos los presentes por haber esperado pacientemente desde el 2011, y recordó cuando en aquella ocasión vinieron a Sudamérica acompañados de CANNIBAL CORPSE y SUICIDE SILENCE.

El sonido, que durante las bandas soporte había sido bajo (aunque aceptable) esta vez saturaba los oídos y por momentos no se entendía lo que estaba ocurriendo, musicalmente, sobre el escenario. La situación fue remediada con prontitud, cómo era de esperar, y para el segundo tema ya se podía entender la melodía de cada nota ejecutada. Menos mal, porque el segundo fue nada más y nada menos que “Statutory Ape“, en el que el público se encargó de corear toda la melodía del solo de guitarra. La locura ya se apoderaba de todos los fans.

Los recién estrenados “Abysmal”, “Vlad, Son Of The Dragon”, “Receipt” y “Threat Level Nº 3” se pudieron escuchar esa noche, todos incluidos en su más reciente álbum Abysmal, pero uno de los picos más altos del show fue la interpretación de “Miasma”, donde el público fue una sola voz para corear el sólo de guitarra. Este tipo de cosas, entre tantas otras, fueron razón suficiente para que Trevor repitiera una y otra vez “you are awesome (ustedes son lo máximo)” durante todo el show, y es que si bien uniclub no estaba a su máxima capacidad, el público se hizo sentir con su voz y su actitud, coreando los temas y haciendo constantes pogos, dejando claro aquello de que la calidad importa más que la cantidad.

Por su parte Trevor fue Trevor, y no paró de hacer morisquetas durante todo el show, desde caras graciosas hasta sus habituales movimientos físico-culturistas, sobre todo luego de que se sacó la remera y exhibió sus particulares abdominales. Clásicos como “Unhallowed / Funeral Thirst”, “Everything Went Black” y “Deathmask Divine” no podían faltar en el set e hicieron retumbar todo el local del abasto.

La gente no paraba de subir al escenario y abrazar a Trevor, pero eso no era todo, otros lo besaban y saludaban al resto de los músicos una vez que lograban montarse en tarima, era una especie de meet and greet en medio de un show. Trevor les pidió a todos estos entusiastas que hicieran crowdsurfing y así lo hizo la mayoría, en varias ocasiones. Además, no paró de pedir que se cuidaran unos a otros, mientras le daba la mano a todos los que se encontraban frente al escenario. Lejos de lo que la banda representa musicalmente y la imagen que dan con su nombre y su género, sus músicos siempre han sabido mostrarse como tipos simpáticos y despreocupados, sus fans lo saben pero el que los haya estado ahí por primera vez pudo notarlo con sólo mirarlos..

Esta confianza por parte de la banda fue mal interpretada por algunos, que no saben diferenciar entre la confianza y el abuso, por lo que durante el encore la gente empezó a subir a tomar los setlist que se encontraban pegados en el piso del escenario y uno más osado tomó la remera de Trevor, la que se había quitado a mitad de show. Alan, el baterista, que se encontraba todavía en tarima lanzando regalos al público, lo persiguió y se la arrancó de las manos, a la fuerza, porque el desubicado individuo no la quería entregar. Digamos que fue el momento incómodo y desagradable de la noche.

Superado eso, la gente se dispuso a cantar el famoso cántico del “sentimiento que no pueden parar” y acto seguido, aparecieron de nuevo los integrantes de THE BLACK DAHLIA MURDER, muy alegres y sonrientes, preguntando en español si “queríamos un poquito más”. Obvio que queríamos muchísimo más, pero solo habría tiempo para un tema y ese fue “I Will Return”, con el cual cerraron esta visita al país, para continuar su ruta por el resto del continente.

Como comenté al inicio de esta reseña, el show de TBDM llegó en un buen momento, porque ellos también forman parte indirectamente de ese movimiento que busca justicia contra quienes abusan de las mujeres. El asesinato de “Dahlia la de Negro”, cuyos asesinos la torturaron de formas bizarras y luego de que murió desangrada la descuartizaron ocurrió en California en 1947, Dahlia quería ser actriz y por esa razón se fue a Hollywood. Fue vista por última vez con una minifalda negra (solía vestir siempre de negro y por eso la apodaban “Black Dahlia”) pero su cuerpo fue encontrado desnudo y desmembrado. Los responsables, protegidos por un sistema judicial corrupto, nunca fueron capturados y en honor a este horrible caso, estos metaleros se pusieron ese nombre, porque además de que solo pronunciarlo asusta, sirve para que a nadie se le olvide lo que ocurrió (y los que no sepan la historia la conozcan).

Frank Hernández
Director en Rocktambulos
Escucho más de lo que veo y escribo más de lo que leo.
Periodista musical. Radio Host. Colaborador en Billboard. Fundador de Rocktambulos
Frank Hernández on EmailFrank Hernández on FacebookFrank Hernández on GoogleFrank Hernández on InstagramFrank Hernández on LinkedinFrank Hernández on Twitter

 

CROATAN y ODIO

THE BLACK DAHLIA MURDER

Todas las fotos fueron tomadas por Carlos Javi para rocktambulos.com / Todos los derechos reservados

¿Qué te pareció? ¡Queremos saber tu opinión!

Queremos saber qué te pareció:

Top
Close