fbpx
Estás aquí
Página principal > Destacada >

Tres años y muchas vivencias después, LAMB OF GOD volvió al sur. Así fue su show en Buenos Aires #Reseña

Mas de tres años habían transcurrido desde la última vez que LAMB OF GOD visitó el sur del continente americano para promocionar un álbum, acontecimiento ocurrido en Abril de 2012… muchas cosas han pasado desde entonces y vale la pena comenzar esta reseña revisando el pasado. En aquella ocasión, en la que compartieron el tour con otras bandas, la agrupación se paseó por casi toda sudamérica interpretando los temas de “Resolution”, su aclamado sexto disco de estudio, cuya gira se vio interrumpida por algo totalmente inesperado.

Dos meses después de su paso por nuestras tierras, el 28 de Junio de 2012, el vocalista Randy Blythe fue arrestado al arribar al aeropuerto de Praga, en República Checa, acusado de homicidio involuntario en contra de Daniel, un joven de 19 años que falleció a causa de heridas producidas durante un show de LAMB OF GOD en dicho país el 24 de Mayo de 2010 (puedes leer todo sobre el caso entrando aquí).

Giras canceladas, abogados, miles de dólares en fianzas y honorarios, la banda en bancarrota y Randy Blythe tras las rejas durante más de un mes fue el resultado de todo este inesperado asunto legal. Finalmente Randy fue declarado inocente de los cargos y liberado el 2 de Agosto de 2012, la banda pudo continuar su gira y todo pareció volver a la normalidad pero no fue así de simple, el Blythe que regresó de Praga era otro. Toda esa cruda experiencia vivida en una antigua prisión checa (donde los nazis ejecutaron a miles de personas) y las horas que pasó en el cuarto oscuro en el que lo mantuvieron, generaron en Randy una nueva manera de ver las cosas. Todos esos sentimientos se fueron desahogando en papel y lapiz y trajeron como consecuencia uno de los mejores discos de la banda y hasta de los mejores del año 2015: “Sturm und Drang”.

Volvió LAMB OF GOD

Así es como llegamos al presente. Tal como hubo expectativa ante la llegada del nuevo disco, también la hubo ante su presentación en vivo y es que como bien sabemos, es en vivo que se demuestra de qué están hechos los artistas y cada álbum es un nuevo reto. Finalmente llegó el día, el viernes 25 de Septiembre fue la fecha pautada para que los estadounidenses oriundos de Richmond, Virgina visitaran – por tercera vez – la capital argentina, ésta vez en una pseudo gira que solo tocó tres países del continente, a diferencia de sus visitas pasadas. El local anunciado por Stargate Productions (empresa encargada de producir el evento) fue Groove, un conocido club nocturno de Palermo en el que es habitual presenciar espectáculos de este calibre y en esta ocasión no pudieron encontrar un lugar con nombre más adecuado para presentar a LOG.

Viernes es sinónimo de hora pico y por ende… de tráfico. No pudimos llegar temprano y cuando entramos al abarrotado lugar ya dos de las bandas soporte se habían presentado, el turno sería para la tercera del cartel: los argentinos PLAN 4, quienes durante 30 minutos se encargaron de calentar los motores antes de que la banda principal hiciera explotar el establecimiento.

PLAN4-LOG
Javier “Knario” Compiano, vocalista de PLAN 4

Un pésimo manejo del sonido, que se mantuvo durante los primeros 2 temas de la banda local, nos advirtió sobre lo que podría ocurrir mas adelante, pero por fortuna fue solucionado. Daba la impresión de que la ecualización de consola no estaba lista cuando se le dijo a PLAN 4 que arrancara a tocar. La banda comenzó su show con micrófonos en “mute” y guitarras a muy bajo volumen. La voz no se escuchó en lo absoluto durante los primeros minutos y fue el público – que se hizo notar con su energía coreando temas de la banda y saltando con cada canción – quien se encargó de indicarles a los músicos que no se escuchaba nada. Poco a poco se fue enmendando el problema de audio hasta lograr una estabilidad que nos permitió disfrutar a plenitud de todo el poder de estos cuatro metaleros, que a pesar de haber entrado en el cartel del show a última hora, tienen la trayectoria y el talento suficiente para merecer compartir escenario con Randy Blythe y compañía.

El rumor de que se habían agotado las entradas estuvo presente desde días previos al show, y además de que ese día la productora anunciaba el “sold out”, podemos certificar que el local se llenó, de hecho, habían tantas personas entrando que a las 21 hrs, cuando estaba por finalizar PLAN 4 y solo faltaba por tocar la banda principal, todavía había gente haciendo fila para entrar. Un dato destacable, si tomamos en cuenta que ese 25/09 a esa misma hora existían ofertas tentadoras (aunque muy diferentes en género) para los amantes del rock, pero esa es una virtud que tiene Buenos Aires, hay público para todo.

Música de fondo, gente conversando y los preparativos de rigor antecedieron el momento más esperado del día por los metaleros locales. Faltaban pocos minutos para las 22 horas cuando se apagó todo, el escenario se llenó de humo artificial y las cortinas se abrieron, detrás estaban Randy, Mark, Willie, John y Chris, preparados para destruirlo todo y qué mejor manera que abriendo el set con “Walk With Me In Hell“, sin duda un mensaje a todos los que acudieron a la cita y representaron el infierno en Groove con pogos, saltos y gritos. La locura que desató Randy Blythe y compañía comenzó ahí y se incrementó con el segundo tema, “Now You Got Something To Die For“, para darnos un leve descanso en el tercer tema, “Still Echoes“, de su nuevo álbum. A pesar de que la gira que los trajo de vuelta corresponde a su disco “VII: Sturm und Drang”, solamente dos canciones pudimos escuchar de dicha  producción, y la segunda fue el poderoso sencillo promocional “512“, un tema en el que Randy describe a su manera la experiencia de la que hablamos al principio: su estadía en la cárcel y todo lo que significó estar en los zapatos de un homicida, aún sin serlo. “512” es el número de la celda en la que Blythe pasó 37 días encerrado, y toda esa ira y frustración que plasmó en cada línea de la letra y cada nota de la melodía encuentra su final perfecto cuando es escenificada sobre la tarima y vocalizada con su grave y potente voz. Éste fue uno de los momentos más significativos de toda la noche, sobretodo para los que opinamos que el nuevo disco es uno de los mejores que ha hecho la banda y para quienes conocemos la historia que hay detrás de esa canción.

Una paliza musical

Como si de una golpiza se tratara, los cinco corderos descargaron todo su poder en tarima sin dejarnos un chance de respiro. Uno tras otro fueron interpretados cada uno de los 14 temas, sin demasiada interacción por parte de Randy, quien, si bien habló en varias ocasiones con los asistentes, le hemos visto más conversador en el pasado. Fueron 14 canciones que transcurrieron en poco más de una hora, como si de un festival se tratara y muchos se están preguntando por qué. Ciertamente LOG nunca ha sido una banda de largos setlists, en sus anteriores visitas sus shows estuvieron conformados por un máximo de 15 temas, pero la duración en tiempo solía ser mayor, habían intros, outros y comentarios extensos. Es posible que todavía no salgan del “modo festival” ya que su reciente gira estadounidense fue junto a tres bandas más, con Slipknot -cuyo show dura dos horas- como headliners, y su paso por Brasil y Chile estaba enmarcado en festivales, siendo la fecha Argentina la única en la que se presentaron como banda principal. El show que trajeron a sudamérica es prácticamente la versión extendida del que presentaron en USA, donde sus shows fueron aun más reducidos en tiempo.

Pogos y mas pogos, empujones, cabelleras batidas y cabezas agitadas se veían a lo largo de todo ese pasillo llamado Groove, no importaba si estabas adelante, atrás, de un lado o en algún balcón, era imposible no agitar la cabeza o saltar al compás de la música mientras una banda como LAMB OF GOD te vuela el cerebro. Lo que si importaba según el lugar en el que estabas, era la calidad del sonido. Lamentáblemente no todos los asistentes gozaron de una perfecta ecualización en el sonido que llegaba a sus oidos y es que a los lados de la tarima, o arriba en los balcones, el audio dejó qué desear. Bajo volumen en la voz de Randy y en las guitarras de Mark y Willie, hicieron que la experiencia auditiva no fuera del todo satisfactoria para algunos. Adelante no se escuchaba con fuerza la voz, ni siquiera cuando Randy se dirigía al público entre canciones, caso contrario en el centro del recinto y hacia atrás, donde se podía escuchar de manera nítida cada uno de los instrumentos.

No Hubo Encore

A pesar de lo potente de su presentación, no podemos negar que quedamos con ganas de mas. Contrario a lo que nos tenían acostumbrados los de Virginia, tocaron “Black Label” sin hacer encore y se despidieron del público ante el asombro de todos los asistentes, quienes permanecieron un rato en el sitio esperando que regresaran, pero eso no ocurrió. Se encendieron las luces y los rodies comenzaron a desarmar los equipos, de hecho, fue uno de los rodies quien se dió la tarea de lanzar pajuelas al público, en lugar de los propios músicos. ¿La razón de esto? No la sabemos con certeza, rumores hay muchos, pero es un misterio que solo ellos podrán responder.

Nos quedamos también con las ganas de escuchar más temas nuevos, pero los íconos del groove metal supieron llenar ese vacío con enérgicos temas de toda su discografía, tales como “Ghost Walking”, “Ruin”, “Set To Fail”, “Laid To Rest”, el inesperado “Descending” que fue una grata sorpresa para quienes sabemos que, comparado con los demás, no es de los temas más tocados en vivo por la banda y por supuesto clásicos como “Vigil” y “Redneck” o el infaltable “Black Label“.

Increíblemente, a pesar de lo corto y en cierta forma “apurado” del show, la gran mayoría de los asistentes salimos del sitio complacidos con lo que LAMB OF GOD nos mostró durante esa hora de recital. Fue tan brutal su despliegue de talento y energía que en mi caso, no me dí cuenta de que había durado tan solo una hora hasta que me fije en la hora de comienzo y final. Apenas comenzó todo, la banda nos supo envolver en su onda para mantenernos hipnotizados allí durante todo el set, descargando y disfrutando con cada tema sin que importara el día o la hora, lo único importante era que teníamos al frente a una de las bandas más imponentes e importantes del metal actual y el viaje fue tal, que llegamos a sentir que había pasado muchisimo tiempo cuando nos tocó despertar de ese momento de euforia. No todas las bandas logran eso, y por eso LAMB OF GOD es LAMB OF GOD.

Frank Hernández

Periodista. Productor y conductor radial. Crítico musical. Director de rocktambulos.com

Twitter 

A continuación el setlist completo del show en Buenos Aires y algunas fotografías.

Lamb of God Setlist Groove, Buenos Aires, Argentina 2015

Excepto donde no se indique, todas las fotos fueron tomadas por Leandro Ciaffone y publicadas por Rocktambulos, cortesía de GSPress. Todos los derechos reservados.

¿Qué te pareció? ¡Queremos saber tu opinión!

¿Deseas agregar algo? Adelante!

Top