Ayúdanos a hacer periodismo independiente

Por favor, desactiva Ad-block

Trabajamos duro para brindarte contenido gratuito y de calidad. Mostrarte publicidad es la única forma de monetizarlo y seguir creando.

Estás aquí
Página principal > Destacada >

Valió la pena esperar: DISCHARGE pisó fuerte en su primer recital en Buenos Aires #Reseña

El 2022 nos trajo algunas figuritas difíciles, bandas que fueron muy influyentes pero que nunca alcanzaron la masividad o la rentabilidad suficiente como para arriesgar una gira por estas latitudes. PRONG y HELMET son dos ejemplos de esto, y Uniclub fue el lugar elegido para que tuvieran su primera vez. El pasado miércoles 7 de diciembre, al local ubicado en el Abasto le tocó esta vez recibir a DISCHARGE y a sus fanáticos, que colmaron el lugar en medio de una ola de calor.

La noche comenzó con la propuesta hardcore pesada y políticamente cargada de HUESO, a quienes les tocó presentarse ante un Uniclub que, ya desde temprano, se notaba que estaría al tope de su capacidad. Les siguió MEDIUM, de tintes crust-punk; la noche había tomado ritmo. Cabe decir que la huella de DISCHARGE en el hardcore-punk y en la creación de sus vertientes es tan grande que es difícil imaginar cómo sería el presente del género de no haber existido, como caso más contundente, Hear Nothing See Nothing Say Nothing (1982), obra esencial que cumple 40 años de haber cambiado la historia de la música pesada.

Clima de fiesta: BLACK FLAG, NAPALM DEATH, OFF! de fondo y la alegría de los punks, de la vieja escuela en su mayoría, que repetían no poder creer lo que estaban por vivir. Llegó la hora programada y, en un recinto en el que no cabía un alfiler, el telón se abrió por última vez, vimos la bandera de End of Days (2016) detrás de la batería y DISCHARGE dio comienzo a una hora cargada de violencia, pogo y clásicos que se habían hecho esperar por demasiado tiempo, pero que por fin eran una realidad. “The Blood Runs Red”, “Fight Back” y “Hear Nothing See Nothing Say Nothing” fueron los primeros temas en sonar y, de nuevo, el semblante del público era de felicidad y perplejidad pura.

Si bien los ingleses cuentan con seguidores en Argentina desde hace mucho tiempo —por lo que una visita más temprana se hubiera justificado— me parece justo que, entre tantas reencarnaciones y cambios de músicos, esta haya sido la formación que pisó suelo porteño por primera vez, ya que incluye a los hermanos Terry y Tony Roberts en guitarra y a Roy “Rainy” Wainwright en bajo, es decir, tres miembros fundadores. Histórico. El baterista Dave Caution, quien se unió en 2007, es una máquina que le pega duro y parejo a los parches. Sin embargo, todos los aplausos fueron merecidamente para J.J Janiak, ex compañero de los Roberts en BROKEN BONES. Cumplió con su trabajo a la perfección con el oficio de quien se sabe un veterano de la escena. No solo sobresalió vocalmente —me recuerda mucho a Cal Morris— sino que supo lidiar con todas las circunstancias que vienen con ser el cantante de DISCHARGE: las constantes invasiones al escenario, los abrazos, los agarrones. Situaciones que, de no haber ocurrido, hubieran llamado la atención por tratarse de un show de tal calibre en Argentina, donde la gente es tan protagonista como el artista.

Charlando con el público lo mínimo indispensable para no bajar el ritmo de la velada, J.J se dedicó a presentar las canciones y a arengar. “Ustedes saben bastante de esto” dijo antes de “Protest and Survive”, en referencia a las manifestaciones que ocuparon el centro de la ciudad la tarde del miércoles. “Rainy” me llamó particularmente la atención por estar, digamos, en su mundo, apenas mirando de vez en cuando a los asistentes y no levantando la vista en ningún momento. “Tezz” Roberts sí presentó algunas canciones e invitó a la concurrencia a no bajar la intensidad.

Así, sucedieron “Ain’t No Feeble Bastard”, “New World Order”, “State Violence State Control” y “Decontrol”: fuerte y al pecho. Por lo breves y veloces, los temas pasaron fugazmente y la lista llegó a su fin con “Hell on Earth” antes de que nos diéramos cuenta. DISCHARGE dejó el escenario y todos nos quedamos con la sensación, aunque satisfechos, de que todo pasó muy rápido, pero también con la certeza de que no va a pasar mucho tiempo hasta que tengamos a estas leyendas de nuevo en Buenos Aires. El público está, las ganas también, y por más increíble que haya sido esta presentación, seguramente hagan falta un par de shows más para saldar del todo esta deuda de más de cuarenta años.

Leonardo Rodríguez Luque
Cronista y redactor en Rocktambulos
Colaborador en Rocktambulos.
Leonardo Rodríguez Luque on Instagram

Galería fotográfica de DISCHARGE

Todas las fotos fueron tomadas por Alejandro Giménez para Rocktambulos.com / Todos los derechos reservados.

¿Te gustó? ¡Queremos saber tu opinión!

Top