Estás aquí
Página principal > Destacada

Walter Martínez (IORIO): “Los de nuestra época vimos películas de San Martín y eso nos hizo muy patriotas”

En un auténtico triunfo, Ricardo Iorio, hace tres años, decidió embarcarse en un proyecto solista, IORIO, para revivir grandes momentos de su carrera. Curiosamente, este mismo momento de recuerdos significó un gran suceso en su carrera, en el que continúa y es acompañado por músicos como Walter Martinez (batería). Precisamente, dialogamos con Walter como previo al concierto que la banda dará en Quilmes el próximo 23 de febrero.

Al seguirte desde ALMAFUERTE y VORAX conozco cierto trasfondo tuyo. ¿Cómo es volver a estar al lado de Ricardo y, al mismo tiempo, retornar a los públicos masivos?

En los quince años en los que no estuve en ALMAFUERTE se hicieron cosas muy importantes, como tocar con VORAX en un Cosquín Rock, o participar, aproximadamente, de cinco Metal Para Todos. Hubo shows masivos y de los otros, pero lo que pongo en la balanza es el hecho de estar tocando ininterrumpidamente. Tengo cincuenta y cuatro años y empecé a los catorce… así que son cuarenta años de estar de un modelo de vida, de lo que elegimos. Hay muchos que bajan los brazos, y más en Argentina que cada diez años te dan un cachetazo y tenés que vender todo, pero no fue nuestro caso. La música es lo que nos mantuvo vivos a mi y a mi hermano, que ahora disfrutamos de este presente en IORIO.

La discusión con Ricardo de hace quince años fue, más que nada, quizás algo mío por falta de experiencia de estar en una banda enorme como ALMAFUERTE. Pero después de eso estuve participando de sus shows como invitado. A lo largo de todo este tiempo la amistad perduró.

¿La discusión es algo del pasado?

Claro. En ese momento que me fui de la banda ellos siguieron tocando y yo seguí por mi lado. Si viste el documental (Sueños de Rock, film sobre VORAX) viste que fue duro, pero continuamos en el ruedo.

¿Cómo te sentís haciendo canciones como “Al Pájaro”, o algunos que no son tuyos como “Hacia el Abismo”, pero son rarezas?

Cuando toco esas canciones busco hacerlas mías para poder tocarlas de esa manera. Uno tiene que sentirlas así. Aparte hay que estar preparado para hacer casi dos horas de show. En los primeros conciertos me emocionaba de tal manera, y quizás la gente no se daba cuenta, pero estaba entre riendo y llorando… me pasaban un montón de emociones. Ya pasaron tres años de que empezamos a hablar con Ricardo de esto… y ayer ya conversábamos del orden de los temas para el disco.

¿Todos construyen la lista de temas o es algo que se le ocurre a Ricardo?

Cuando empezamos con IORIO él me mandó una lista para que empecemos a trabajar. Más allá de sus discos solistas, eran como cuarenta canciones. Era lo que él tenía ganas de tocar y eso se fue renovando con el correr de los shows. Inmediatamente nos pusimos a trabajar con el resto de la banda.

Y luego de veinte años fuera de ALMAFUERTE ¿qué cambios técnicos hubo en tu kit de batería?

Sí, acá en la sala tengo mi batería Premier, usada para Almafuerte (1998) y En Vida (1997). Esa la uso a diario. En el estudio tengo la Mapex Orion, de seis cuerpos con bombo y doble pedal, que usé para A Fondo Blanco (1999). En vivo uso el audio de micrófono porque no uso triggers. Solamente los uso en los bombos cuando toco con VORAX porque en algunos locales te ponen micrófonos que no te permiten escuchar la velocidad con la que hacés las cosas. En IORIO hay mucha tecnología arriba del escenario: cinco cámaras y los videos que corresponden para cada tema. Es una tecnología nueva y te permite ver ese sentimiento de amor al terruño, tanto de donde uno nació, como de amistad, recordar a la gente que ya se fue y quienes siguen estando con nosotros. Siempre digo que es algo como de amor en las letras de Ricardo, más allá de que algunas sean urticantes, pero son cosas que tienen mucho amor.

Tiene que haber una unión ideológica.

Pensá que fuimos personas que compartimos hasta la milicia por amor a la patria. Vimos cómo se fueron perdiendo algunos valores. En el ’81 estaba laburando en Pompeya, con dieciséis años, en una casa de repuestos… en el ’82 llegó Malvinas y en ese momento yo hacía boxeo y full contact, así que me había anotado para ser reserva. Mi hermano terminó la guerra e hizo la colimba. La hizo por toda la familia porque después de la guerra no quedó ni un fusil. Por eso, no le tenemos miedo a defender lo nuestro. Los de nuestra época vimos películas de San Martín, e incluso series televisivas, y eso nos hizo muy patriotas.

Cuando teníamos once o doce años si queríamos algo tenías que trabajar. Durante la primaria trabajé en un galpón de chapa para conseguir mi primera guitarrita. Era querer algo y ganárselo. Creo que hoy todos tienen muchas cosas desde muy chicos, como el celular. Afortunadamente, eso se lo pude dar a mis hijos. Nuestra infancia fue muy humilde, pero a nuestros hijos no les faltó nada.

Hay una cosa que me parece loca: hablar con vos mediante prensas. Es un Walter distinto. ¿Se te hace raro este mundo burocrático?

No, se ganaron muchas cosas y se perdieron otras. Vos pensá que con VORAX no me editaron un disco hasta que salí de ALMAFUERTE. Hoy, claro, es mucho más fácil para los chicos porque hay otros formatos y otras maneras de editar material. De todo lo que me decís lo que hago es disfrutar y trabajar. Pensá que Ricardo me llamó porque nada más quería grabar un disco solista y despedirse.

¿En su momento esto era el final?

Sí, inclusive en un Cosquín, después de un show de ALMAFUERTE Ricardo dijo “quizás sea la última vez que me vean porque la gente se muere”. No sé. Y apareció esto… lo lindo es estar preparado para que la vida te sorprenda. Nunca me tomé un año sabático: mi felicidad es estar tocando.

Ya para ir cerrando, me gustaría saber algo del disco nuevo y, bueno, soñar con un dvd o blu ray a nivel internacional (risas)

Yo creo que hay material. Estuvimos trabajando con varias cámaras y quizás tomemos algunas de esas imágenes para lo que se le ocurra a Ricardo. Pero lo que sí te puedo decir del disco es que es bien federal: se grabó en varias partes del país. Hay cosas de HERMÉTICA, V8, y Ricardo nos pidió que separemos temas de Intérpretes (1990). También se mezcló en varios lugares. La gente va a tener un material para estar un buen rato escuchándolo.

Facundo Guadagno
Redactor en Rocktambulos
Antropólogo social y cultural, escritor, escéptico y crítico
Facundo Guadagno on FacebookFacundo Guadagno on Instagram

¿Qué te pareció? ¡Queremos saber tu opinión!

Queremos saber qué te pareció:

Top
Close