Estás aquí
Página principal > Reseñas > Discos (Así Suena)

¿Al Extremo Del Ingenio? Así Suena “Distance Over Time” De DREAM THEATER #Reseña

Luego de un proyecto tan ambicioso como el majestuoso The Astonishing (2016), DREAM THEATER anunció a su sucesor, Distance Over Time, como “una vuelta a lo básico”, a un sonido más equilibrado entre lo pesado y lo progresivo posterior a un período discográfico dominado por lo último. Además, después de que durante el 2017 festejaran los 25 años de Images And Words (1992) -tocándolo en su totalidad-, la propia banda comentó que era posible que dicho retorno significara que influencias de principios de los 90s se colasen en la nueva producción. Veamos cómo resultó ésta vuelta a las raíces con los 9 tracks (más un bonus en la edición limitada) que conforman a su 14º álbum.

El disco abre con “Untethered Angel”, primer adelanto presentado por Petrucci y Cía. De entrada recuerda a A Dramatic Turn Of Events -ADTOE- (2011). Incluso comparte cierta similitud con “On The Back Of The Angels” debido a su comienzo arpeggiado seguido de un riff entrecortado a medio tiempo, que en éste caso también es muy similar a uno presente en “Outcry”. Otras aristas sonoras incluyen a la thrashera “Fall Into The Light” (¿prima lejana de “Constant Motion” de Systematic Chaos (2007)?) o la frenética “At Wit’s End”, con su estupendo y emotivo solo final.

Pero vayamos a lo que generó expectativas desde un comienzo. ¿Qué hay de las influencias de principios de los 90s? ¿De álbumes como Images and Words o Awake (1994)? Están presentes, pero en cuentagotas. “Room 137” perfectamente encajaría con las canciones de su tercer LP de estudio, y el inicio semi-oriental de “Barstool Warrior” rememora a canciones como “Learning To Live” del quiebre discográfico de los estadounidenses.

Volviendo al otro extremo de su discografía, la impronta de The Astonishing también está palpable, como es el caso de “Out Of Reach”, que es, lamentablemente, la balada de turno olvidable por dónde se la escuche. Después de un lanzamiento previo cuyo 80% del material eran baladas, podrían haber prescindido de incluir una por ésta vez…

De todas formas, el quid de la cuestión me parece que no va por a qué punto de su carrera la música de las leyendas del Metal Progresivo se retrotrae. Lo importante son las canciones en sí, y en ellas están presentes todos los elementos que definen a DT: son pesadas, progresivas, épicas y melódicas. Pero siendo brutalmente honesto, desde la edición del genial Black Clouds & Silver Linings (2009) que cuesta mucho crear una conexión perdurable que trascienda las expectantes primeras escuchas de cada nueva entrega.

Sospecho que gran parte de la responsabilidad del poco impacto de las canciones post-2010 se debe a la performance de James LaBrie. Es irritante la manera absurda que muchos le pegan a la voz de los estadounidenses desde 1992, incluso desde la época clásica y convencionalmente alabada de la banda. Pero el cantante parece estar encerrado en una zona de comodidad de la que no parece tener interés en salir, aportando poca versatilidad a las canciones. Lejos del bochorno, todavía logra emocionar en estribillos como el de “S2N” o en el track apertura, entre otros.

Pero tampoco es justo depositar el peso de un álbum en la espalda del canadiense. Petrucci, el principal compositor junto a Jordan Rudess, no siempre logra descollar con lo exhibido. Esto queda evidenciado en un track como “Paralysis”, una “reversión” de “Build Me Up, Break Me Down” (el Metal en general debería dejar de robar con éstos riffs graves e insípidos por dos años, por lo menos).

Es probable que muchos fans se encuentren con el final del álbum sin sentir que hubo una canción que los haga levantar de la silla. ¡Pero sorprendentemente “Pale Blue Dot” sí lo hace! Será que tiene un comienzo sencillamente increíble que tal vez sugestione y haga ver a todo el track como una genialidad, pero no deja de ser un acierto contundente, y con facilidad, lo mejor del álbum. Y resulta irrelevante que tenga la impronta moderna de DT.

Es entendible que “Viper King” (bonus track) no sea parte de la edición estándar por contrastar con el tono general del disco, pero contribuye a prolongar con su impronta hard-rockera el buen sabor de “Pale Blue Dot”. De hecho, me animo a sugerir que sería interesante que profundicen ésta dirección en un próximo registro: un Hard Rock bien ganchero, bien pesado y bien progresivo a su estilo. Imagino a Mike Portnoy escuchando ésta canción y riendo mientras dice: “jejeje se ve que alguien estuvo pendiente de SONS OF APOLLO…”.

Distance Over Time es más una vuelta al sonido pesado que DREAM THEATER cultivó desde A Dramatic Turn Of Events hasta ahora, que a sus raíces de los 90s, y si bien entretiene y no decepciona (aunque parezca que le di duro), cuesta relacionarse con su material.

A casi una década de ausencia de Portnoy todavía se sienten los ecos de su partida. Y no se trata de que Mike Mangini no esté a la altura porque es sencillamente excelente como sucesor. Sólo que el Miguelito co-fundador del grupo era más que su excelso baterista; era productor, y se ve que uno bastante bueno decidiendo (junto a Petrucci desde Metropolis Pt. 2: Scenes From A Memory (1999)) qué material usar y cómo pulirlo para que evitar que lo extraordinario suene ordinario y predecible.

Puede ser que DREAM THEATER sencillamente no tenga la intención de innovar/evolucionar, una declaración de principios que ya vimos hace un par de años en Dream Theater (2013). O tal vez se les haya acabado el ingenio para lograrlo, y el futuro nos depare un derrotero de disfrutables álbumes para el presente, pero tal vez no para la eternidad. Es algo que solo “la distancia en el tiempo” lo dirá.

Roger Alan Provan
Colaborador en Rocktambulos
La música, sin importar el género, popularidad, año o país de origen, tiene una chance en mis oídos. En ella encuentro mi camino.
Roger Alan Provan on FacebookRoger Alan Provan on Instagram


Luego de un proyecto tan ambicioso como el majestuoso The Astonishing (2016), DREAM THEATER anunció a su sucesor, Distance Over Time, como “una vuelta a lo básico”, a un sonido más equilibrado entre lo pesado y lo progresivo posterior a un período discográfico dominado por lo último. Además, después de…

ASÍ SUENA

Puntaje Final

TOTAL

Canciones Destacadas: "Pale Blue Dot", "Viper King" y "Fall Into The Light".

User Rating: Be the first one !

¿Qué te pareció? ¡Queremos saber tu opinión!

¿Deseas agregar algo? Adelante!

Top
Close