Estás aquí
Página principal > Destacada >

Eric Martin en Buenos Aires: Íntimo y progresivo #Reseña

Resulta curioso que, en algunas ocasiones, la industria cultural sea ingrata con determinados artistas. ERIC MARTIN no tiene la valoración que, objetivamente, merece un compositor prolífico como él, quien, por otra parte, muy lejos está de producir soporíferos para cumplir con un contrato. La cuestión de la valoración es un planteo subjetivo: lo constaté con seguidores del género metálico pesado que conocían – de nombre – a MR. BIG, pero no a su cantante. Cosas que pasan. Como el show íntimo que Eric dio en El Teatrito, recinto ubicado en Buenos Aires, ante un grupo de fans acérrimos. Repasemos.

“Sí, sí, soy yo”, decía Eric en “Daddy, Brother, Lover, Little Boy”, riéndose – sanamente – ante la cara de éxtasis de sus seguidores. Pero en “Alive and Kickin’” y “Temperamental” ocurrió un hecho maravilloso. Resulta que la guitarra del voluntarioso artista no funcionaba. Habían dos alternativas: el reproche o la queja con una buena manera. Opción dos: “es increíble que después de tanto tiempo no pueda sonar mi guitarra pero, sin dudas, es algo mío”, comentó entre risas ERIC MARTIN. El carisma es el punto fuerte del experimentado frontman: todos los ojos van hacia él, y sabe cómo manejar la situación. “Hice una gira con MICHAEL SCHENKER, es increíble que solamente iban a vernos hombres. Demasiada testosterona, por favor, quiero ver a las damas de Argentina”. Después de semejante idoneidad en el escenario era capaz de hacer una notable versión de “Wild World”, original de CAT STEVENS.

De hecho, un punto alto de la noche fue la versatilidad vocal de ERIC MARTIN. Precisamente, sobre cómo cuidaba su instrumento principal fue uno de los temas que cubrimos en una reciente entrevista con el buen Eric. El show, claramente, ocurría entre canción y canción: un snippet de “Sweet Home Alabama”, rápidamente frenado porque, según Eric, “sé cómo son los hillbillies, y por suerte no están aquí sino en California”, previo a la íntima “The Chain”, sin romper el clima que la canción necesita. 

Hora exacta de show y llegó la presentación de los músicos que acompañaron a Eric en el escenario: Ignacio Torres (guitarra) – notable el grito de “Nachooo” propiciado por el vocalista norteamericano -, Guido Barilari (bajo), Felipe Cortes (batería) – a quien cariñosamente Eric lo llamó un “adicto a las redes sociales” -, y Ana Flugel (coros). “Me gusta estar con todos ellos, pero me gusta más estar con vos”, juego de palabras para “To be with you”, sentenciado desde el escenario dándole pie a uno de los momentos más esperados de la noche, ese clásico de MR. BIG que, aunque una persona no conozca a la banda ni remotamente, esta canción la habrá escuchado en algún momento de su vida.

“Pasé años con Paul Gilbert y creo que recién esto me puede salir bien”, confesó Eric en referencia a su habilidad para tocar la guitarra en el intrincado comienzo de “Addicted to That Rush”, que “Nacho” Torres ejecutó sin problemas. Final con el clásico “Collorado Bulldog” para coronar una noche especial, íntima, de prístino sonido y, quizás sin proponérselo, una masterclass de cómo ser un frontman por ERIC MARTIN. Esperamos ansiosos la próxima clase.

Facundo Guadagno
Redactor en Rocktambulos
Antropólogo social y cultural, escritor, escéptico y crítico
Facundo Guadagno on FacebookFacundo Guadagno on Instagram

Todas las fotos fueron tomadas por Carlos Martínez para rocktambulos.com / Todos los derechos reservados

¿Te gustó? ¡Queremos saber tu opinión!

Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

Por favor ¡desactiva Ads Block!

Este contenido es gratuito, solo te pedimos que nos permitas mostrarte publicidad de Google. De ese modo estás apoyando el periodismo independiente.