Ayúdanos a hacer periodismo independiente

Por favor, desactiva Ad-block

Trabajamos duro para brindarte contenido gratuito y de calidad. Mostrarte publicidad es la única forma de monetizarlo y seguir creando.

Estás aquí
Página principal > Destacada >

Ningún oasis nos va a esperar: Festival TOCADAK tuvo su segunda edición en Buenos Aires

La segunda edición del festival argentino TOCADAK ocurrió este domingo 17 de diciembre en la capital federal, más específicamente en el corazón del barrio de Chacharita, en el Complejo C Art Media y luego del temporal que azoró a buena parte de la provincia de Buenos Aires dejando tras de sí un escenario funesto. Sumado a esto el clima espeso que se sentía en el país debido a las medidas de ajuste económico tomadas por el actual presidente. Con este panorama, la capacidades del lugar se colmaron. Luego de tanta presión y desdén frente a los acontecimientos, unas horas para dejarse tentar por algunos placeres “dionisiacos” de manera controlada puede venir como anillo al dedo para buena parte del público.

Como sea que fuere, esta nueva entrega por parte del festival hizo más evidente su postura de intentar alumbrar las expresiones artísticas, ya sea con clínicas de Skate, pinturas a mano alzada sobre tablas de exhibición, atriles para que los más chicos puedan dibujar, mesas de ping-pong, de metegol, juegos de arcade, venta de ropa y discos de vinilo y un largo etcétera. Las propuestas eran muchas y bastante variadas, lo cual genero que desde, pasado el mediodía, en las inmediaciones del Parque Los Andes ya comenzaran a vislumbrarse las primeras crestas y borceguíes, de todos los tamaños y colores. Dentro, MALDITOS DIABLOS y JUANA LA LOCA, quienes recientemente estuvieron celebrando los 30 años de “Electronauta” en el ND Ateneo, fueron los encargados de comenzar con los primeros acordes. Estos últimos basaron la mayor parte de su set en el disco “Revolución” (1995).

El siguiente fue LUCHO AL ATTAQUE quien, a partir del parate indefinido de su banda principal, ATAQUE77, se ha lanzado con un set de temas favoritos del grupo como “B.A.D.” o “Todo Está al Revés y nuevos sencillos que hace poco acaba de publicar. Ubicados en el ala derecha al escenario, al ras del suelo y casi como anfitriones entre banda y banda, ANGRY ZETA y AIRES BASTARDOS tuvieron un espacio correcto, interpretando sus repertorios que están muy apegados al folk céltico. Ambos ocuparon el lugar de acortar aun más la espera entre “leyenda” y “leyenda”, incluso permitiéndose conectar con la vena artística de, entre tanto otros, el recientemente fallecido Shane MacGowan, cantante de THE POGUES. Infelizmente, quizá lo mejor hubiese sido habilitar una pequeña tarima para los músicos, ya que hacia el final se agolpo mucha gente para verlos y esto hizo a los rezagados no poder disfrutar de sus propuestas.

Como una nave recién aterrizada desde algún punto desconocido del espacio exterior, LOS BRUJOS tomaron por asalto el escenario principal. Con un uso deliberado de luces enfocado en la presencia de sus siluetas y atuendo extravagantes comenzaron con algunos temas “lados b” de su disco “San Cipriano” (1993) el cual, estaba siendo homenajeado esa noche. Aunque no de manera correlativa ni orden cronológico, lo cual, fue un acierto, ya que permitía jugar con la incógnita. Incluso teniendo la dicha de que interpretaran su mayor hit “Kanishka”, que suele tener apariciones efímeras en su lista de temas.

LOQUERO se movió por un sendero casi catártico, ese que por lineamiento propio decide pararse del lado cercano al post punk o, por momentos, al Noise pero siempre con una energía Power Pop. Sin la nitidez que venía casi de manera standard a las otras bandas, los marplatenses comenzaron con “Atlántida” y no parece una elección al pasar. Queda flotando en el aire la frase “sale el sol pero no sale para los desclasados” que Chary grita desde el micrófono, casi como un lamento. Siempre ha comentado el mismo que, con el grupo, lo único que intenta es develar su visión del mundo, pintar su propia aldea. No lo hace por nadie más. Pero frases así, en un contexto político que parece volverse cada vez más hostil, asoman y toman otro valor.

Yamandú Rodríguez en guitarras provee sonidos cercanos a la reverb de bandas como PIXIES. Las cuales son, volvemos a decir, dueñas de la ingenuidad pop basada en tres o cuatros acordes para componer una canción y de los momentos más oscuros y paranoicos que pueden producirse en un tema de tres minutos. La base de Aku Almada (Bajo) e Ito (Batería) fue sólida, aunque por momentos pareció naufragar. Quizá por pequeños desencuentros entre unos y otros, sin embargo así como los tomaron por asalto se diluyeron, con más o menos suerte, promediando la mitad del show.

TODOS TUS MUERTOS: Noches agitadas en el cementerio

Con cumbia colombiana brindando un paréntesis a los acontecimientos era inminente la llegada al escenario de uno de los platos fuertes de la noche: TODOS TUS MUERTOS (TTM). La banda hoy liderada por Félix Gutiérrez, Fidel Nadal y compañía, ambos sobrevivientes de épocas extremas del recalcitrante under de los 80, viene de una gira americana y con la baja de Pablo Molina, quien falleciera este año víctima de un cáncer. No había mucho que demostrar, quizá si para recordar.

Nacidos como una banda devota de grupos oscuros como BAUHAUS, para luego devenir en los 90 con el crossover del Hardcore, el soundsystem y el reggae, su set suele detenerse en este último tramo. Sonaron los clásicos “Hijo nuestro/Guantanamera”, “Todo lo Daría” pero también se dieron tiempo a recordar sus primeras etapas con “Incomunicado” o “El Féretro”. Y hay que decir que a Fidel, el título de frontman le queda chico, porque dirigió a su gusto y placer al público, que ante cualquier sensación de final respondía enfervorizado e insatisfecho.  

2 MINUTOS: Mirando desde el bar

Al fin de la noche y promediando las 22:30 hs las energías parecieron no mermar en absoluto. Estando por llegar una de las bandas más convocantes del punk rock en Argentina, a día de hoy, los ánimos estaban intactos, aunque muchos presentes tuvieron su momento para sentarse a descansar en la escalinata superior que está ubicada en el fondo del lugar.

Que 2 MINUTOS haya elegido abrir su set con “Laburantes” fue cuanto menos llamativo. Ellos están convencidos de que sus canciones antiguas tienen una atemporalidad lamentable debido a sus tópicos, casi siempre hablando sobre la incapacidad de ahorro de la Clase Trabajadora. Es el “No Future” del arrabal, el del barrio que está situado a la veda del riachuelo que divide capital y provincia en Zona Súr y tomarlo como lugar de pertenencia. Pese a que el grupo se ha expresado abiertamente como “antipolitico”, sí tienen una política a partir de ese anclaje geográfico. Por eso en momentos cuando el público toma la palabra para corear el canto “Nunca seré policía” o “Milei, basura, vos sos la dictadura” se los ve asombrados y contemplativos.

El festival llegaba así a su fin, y rápidamente el grueso del público logró desagotar el lugar y las calles parecen no percibir cuánto puede cambiarte estructuralmente un show de Punk, Rock, o lo que sea. Eso queda para estos miles que han llegado hasta aquí el día de hoy. Fue una grilla soñada en un verdadero festival punk. Todos esperamos que se repita algo así prontamente.

Tomás Molina
Cronista en Rocktambulos
Estudiante de filosofía, Bajista, fetichista del disco.
Tomás Molina on Instagram

Todas las fotos fueron tomadas por Gux Ramone / Todos los derechos pertenecen a su autor

¿Qué opinas? ¡Queremos saber tu opinión!