fbpx
Estás aquí
Página principal > [Entrevistas] > Escritas >

Marcel Fernández (@waipea), un venezolano que triunfa en USA y trabajó con FOO FIGHTERS.

Marcel Fernández es conocido por su experiencia como ingeniero de sonido en la movida rockera venezolana, en la cual trabajó con distintas agrupaciones. Desde temprana edad se inició en el mundo del sonido manejando consolas de audio a las que tenía acceso y una vez residenciado en los Estados Unidos comenzó su aventura, la que lo llevó hasta Robert Lang Studios (Nirvana, Linkin Park, Soundgarden, Alice In Chains, entre otras). Allí logró aprender más sobre la ingeniería de sonido y terminó quedándose como uno de los ingenieros residentes del afamado estudio. Marcel fue noticia recientemente dentro de la movida musical venezolana gracias a que formó parte de la producción del nuevo disco de FOO FIGHTERS, “Sonic Highways”, un logro que no todos conocen y en Rocktambulos no podíamos dejarlo pasar por alto, es por ello que decidimos compartir con ustedes la entrevista que le hizo Diego Soteldo a Marcel para la web musical tutupash.com, la cual puedes disfrutar a continuación:

Marcel-Fernandez-Dave-Grohl-Foo-Fighters

…(Marcel) no puede esconder su orgullo de comenzar “cagándola burda y copiando todo lo que veía en los videos, fotos y entrevistas” de los mejores, hasta hoy, donde ya puede decir que trabajó con Foo Fighters y comió en el sitio favorito de hamburguesas de Dave Grohl. Un venezolano que no sale en el periódico local, pero su trabajo le valió el endorsement como artista de una marca de micrófonos en Europa llamada Violet.

Pero el gran ídolo de Marcel está detrás de la consola. Sin obviar que hablamos de Foo Fighters y lo que esto representa e impactará en la carrera de nuestro entrevistado, hablamos del hombre responsable del sonido de algunos de los mejores álbumes de la historia del rock: Butch Vig.

¿Qué sentiste cuando conociste a Butch Vig? Hablamos del que has seguido y admirado desde pequeño

Marcel-Fernandez-Butch-VigCuando lo conocí quedé impresionado por lo humilde y sencillo. Nunca demuestra con soberbia esa experiencia, así que el hielo se rompió muy fácil. Yo me encargué de montar todo el equipo que necesitó, incluyendo las cornetas con las que siempre viaja, en el Robert Lang Studio de Seattle, donde yo trabajo. Pude apreciar pequeños detalles que sólo puedes captar estando a su lado.

Ese trabajo con Butch Vig fue para el nuevo disco de Foo Fighters…

Exacto, durante su estancia en este estudio para Sonic Highways.

Para hablar con exactitud, ¿qué haces exactamente en Robert Lang Studios?

Cuando llegué me encargué de rehacer el flujo de señal del estudio. Rediseñar y poner en marcha equipos viejos. Reinstalar máquinas de cintas. Mi cargo en sí es el de chief engineer. Lo más reciente fue remodelar todo el work flow del estudio para cumplir con los requerimientos necesarios para la grabación del álbum documental de ese disco de Foo Fighters.

Trabajaste en uno de los discos más esperados del año… 

Es gratificante, es surrealista. Más por las razones por las que me fui de Venezuela.

Te cuento: El año 2011 fue una mierda, pero con todo eso me regalé un viaje a Nueva York por 20 horas para así ir a un concierto de Foo Fighters. Al salir de allí me dije que si quería ser parte de esto, debía irme de mi país. Por ese toque decidí cambiar todo con destino a Seattle y llegar sin nada tres meses después. Años después tuve al propio Dave Grohl diciéndome: “Vamos a comer en mi restaurante favorito de cuando yo vivía aquí”. Iba en su camioneta hablando paja. Un shock. Qué camino tan largo, pero valió la pena.

¿Grohl te preguntó por Venezuela?

Me preguntó por la situación. Que por qué me fui del país. Él y el resto de la banda están al tanto de lo que pasa. Ven con repudio y asco lo que pasa en Venezuela; violación de derechos humanos que en Estados Unidos, en estos tiempos, ni se imaginan.

Marcel-Fernandez-Pat Smear-Foo FightersDave Grohl, un pana más…

Mira, tanto él como todos los demás –Nate Mendel, Pat Smear, Taylor Hawkins y Chris Shiflett– me trataron sin prejuicio alguno. Cero mentalidad de diva de esas bandas que exigen cosas nulas.

Ahora que tocas el tema del país y tú pasaste por ello, ¿qué piensas de bandas como La Vida Bohéme que están buscando mejor suerte en el exterior?

¡Que lo hagan! Que se preparen y salgan al verdadero ruedo. En Venezuela hay un techo y es que te digan que eres de las bandas “más grandes” del rock nacional, tocado en 15 años, ferias regionales y poniendo música en las novelas. Yo no quería que ese fuera mi techo. Salgan, hay un mundo esperando oír sus ideas.

Y ahora, de los que están en el país…, recuérdanos discos con los que trabajaste y de los que te sientes orgulloso

Las nuevas tendencias de The Zeta me abrió muchísimas puertas y estoy muy orgulloso, pero más que todo el orgullo viene por el trabajo que se tomó la banda en llevar el disco a cada rincón de Latinoamérica; ya con Haedo habíamos logrado buenos reviews a nivel mundial. Con ellos fui libre de experimentar al máximo y ser 100% libre en el estudio, Es increíble cuando a una banda no le importa pasar por el anillo mediático y se dedica a realmente hacer lo que le da la gana en el estudio, sin pensar pendejadas como -”¿esto le gustará a la gente de la radio?”-. Algo parecido me tocó vivir el año pasado cuando hice Tides con La Mar. Nada mejor que llegar al estudio a divertirte y hacer música como es.

Quien lea tu historia podría inspirarse. ¿Cómo hiciste?

Todo lo que hagas te servirá tarde o temprano. Después de muchos demos fallidos con Skatz, decidí empezar a hacer las cosas por mí mismo, así que alquilé una interface para hacer la preproducción de nuestro disco. En ese camino autodidacta conseguí a Ricardo Martínez, quien fue el primero y único que entendió a Skatz. Conocer su estudio y verlo trabajar el Pro Tools fue algo súper inspirador y eso me llevó a fundar Roadhouse y a meterme de lleno en esto. En los dos últimos años he trabajado con Eddie Kramer, Joe Barresi, Butch Vig, por nombrar algunos, y me ha llevado a concluir que sólo siendo únicos, innovadores y creyendo en lo que hacemos podemos trascender en la música.

Con ese currículo, ¿qué meta te has fijado ahora? ¿Qué queda por hacer?

Quiero tomar toda la experiencia adquirida en estudios grandes para también desarrollar bandas nuevas. No podemos confiar el futuro de la música, únicamente, a ingenieros a los que les enseñaron a cuantizar y grabar lo más limpio posible. Hay que educar a la nueva generación sobre cómo se hace la música de verdad. Por eso pienso en continuar lo que hice con mi proyecto Roadhouse Studio. Un camión con una máquina de cinta análoga y así poder estacionarme en cualquier sala de ensayo o sitio exótico. Una presentación para las bandas jóvenes que tienen la curiosidad de grabar en cinta, tal cual como los artistas que los motivaron.

Lee la entrevista completa en Tutupash entrando aquí

¿Qué te pareció? ¡Queremos saber tu opinión!

¿Deseas agregar algo? Adelante!

Top