Ayúdanos a hacer periodismo independiente

Por favor, desactiva Ad-block

Trabajamos duro para brindarte contenido gratuito y de calidad. Mostrarte publicidad es la única forma de monetizarlo y seguir creando.

Estás aquí
Página principal > Destacada >

MR BIG se despidió a lo grande y Sebastian Bach brilló en Argentina #Reseña

Que difícil son las despedidas. Vivimos una era donde nos toca ver retirarse (o morir) a los grandes ídolos que fundaron esta música que tanto amamos: el rock. Si bien es normal que algo llegue a su final, es duro cuando esas noticias llegan. Eso si, mientras les decimos adiós a nuestras leyendas, como el caso de SEPULTURA que ofreció su último show en Argentina hace unas semanas, o MR BIG, que nos dijeron adiós el pasado 1ro de mayo, tenemos un montón de bandas que este año por primera vez visitaron el país y nos dan esperanza de una renovación en los distintos géneros del rock.

De cualquier manera, las despedidas son emotivas, porque aunque siempre se puede volver (y sino pregúntenle a Ozzy, a JUDAS PRIEST o a KISS) uno nunca sabe cuando puede ser de verdad la última vez, así que cuando MR BIG anunció su “Gran Final”, nombre con el que titularon esta gira, y sabiendo que su mítico baterista ya no está en este plano, los fans se aseguraron de estar allí para el “último concierto”, ya que las probabilidades de que estén hablando en serio son altas.

La velada contó con un invitado más que especial, uno de esos que amenazan con robarse el show y al que muchos fueron a ver como si fuera el principal. Me refiero al legendario Sebastian Bach, ex líder de SKID ROW, quien, a casi 8 años de su última presentación en el país, regresó a Buenos Aires y ofreció un sólido espectáculo que nos dejó impresionados a todos.

El niño dentro del hombre: Sebastian Bach volvió a Argentina

Con un nuevo disco solista a punto de ser publicado, del cual pudimos escuchar dos temas, el mítico Sebastian Bach se reencontró con sus fans en Argentina este 1ro de mayo, día de los trabajadores, y demostró ser, más que un invitado especial, un co-protagonista. El estadio (o mejor deberíamos llamarle arena) Obras se vio bastante concurrido desde temprano gracias a la presencia del cantante canadiense, que a las 20 hs tomaba el escenario para hacer lo que mejor sabe: divertirse al ritmo del hard rock.

Utilizando una hoja con frases previamente traducidas que leyó entre canciones, Bach estuvo todo el show enviando mensajes de agradecimiento a su público, así como invitándonos a la diversión. “Lo estoy pasando bien y me estoy divirtiendo” aseguraba el carismático vocalista que, a pesar de su pronunciación graciosa y algo deficiente, logró conectar con la audiencia y ganarse a todos los presentes en el recinto, sobre todo a los del sector campo, a quienes les regalaba constantemente botellas de agua.

La mayor parte de su set estuvo conformado por temas de SKID ROW, por lo que pudimos disfrutar de grandes clásicos como “18 and Life”, “Slave to the Grind”, “Monkey Business” (la cual presentó como “negocio macaco” y la fusionó con el cover de “Tom Sawyer” de RUSH) y “American Metalhead”, entre otras. Esta última con una alteración en la letra: “Esta noche la canción se llama argentinian metalhead, porque estamos en Buenos Aires” así que en cada coro lo escuchamos cambiar el “American”, por “Argentinian” Metalhead, en otro gran gesto por parte del querido Seba.

Llegando al final de su show, llegó el momento del archi-conocido “I Remember You”, tema que le dedicó a los músicos que ya no están presentes, mencionando, entre otros, a Dimebag Darrell, Vinnie Paul, Alex Van Halen, Ronnie James Dio, Taylor Hawkins y Neil Peart. “Te amo Argentina, te amo” dijo al finalizar la balada e inmediatamente el público coreó un sonoro “Olé, olé, Seba, Seba”.

Ya no quedaba más tiempo, así que Bach aprovechó las ganas del público de corear cosas y los puso a repetir las palabras Youth, Gone, Wild. Por supuesto, era la antesala de ese gran clásico de SKID ROW con el cual le daría cierre a su show. “Esta es para ustedes” dijo el vocalista antes de comenzar el tema y tras una hora con 15 minutos de impecable show, donde lo vimos bastante bien de la voz y con mucha energía, se retiró, agradeciéndonos por permitirle estar celebrando 35 años de rock n’ roll y dando paso a los headliners de la jornada.

MR BIG se despidió de Argentina

Cuando ya el reloj marcaba las 21:45 comenzó a sonar “Blitzkrieg Bop” de los Ramones, el tema elegido por la banda como introducción antes de comenzar. Debo confesar que escuchar este clásico del punk fue algo inesperado, tratándose de una banda de arena rock y progresivo, pero así es la música de MR BIG, impredecible. Creo que no fui el único sorprendido, ya que la gente prácticamente no reaccionó al tema, tal vez extrañados, pero lo que si fue raro es que, estando en el país más ramonero del mundo, haya sonado esa canción y el público no estallara en un unísono y contundente “Hey ho! Let’s Go!”. Salvo unos pocos que se animaron, se sintió apatía total.

Esta apatía (o tal vez concentración) del público terminó apenas aparecieron en tarima los míticos Billy Sheehan, Paul Gilbert, Eric Martin y su nuevo baterista, el talentoso Nick D’Virgilio. Con “Addicted To That Rush” comenzó oficialmente el show y desde el primer segundo ya veíamos a Billy y Paul frente a frente con guitarra y bajo, demostrando su virtuosismo. El público, ahora sí metido de lleno en el show, no esperó ni dos canciones para comenzar a demostrar su amor, por lo que al finalizar la primer canción se escuchó fuerte ese coro: “Mr Big, Mr Big, Mr Big”. 

“Never forget, Pat Torpey” dijo Eric apenas terminó ese primer tema, y es que este regreso se siente incompleto sin la presencia del legendario baterista, fallecido en 2018. Desde su muerte, la banda no había vuelto a tocar y todo parecía indicar que MR BIG había llegado a su fin, sin embargo en 2022 la agrupación anunció sus intenciones de volver a los escenarios por una última vez, con un baterista invitado, Nick D’Virgilio, y así fue como nació “The Big Finish”, el tour que los ha tenido ocupados durante 2023 y 2024, y que los trajo ante nosotros para que pudiéramos despedirlos como corresponde.

“Take Cover” y “Price You Gotta Pay” continuaron en el orden, con una nueva demostración de virtuosismo por parte de Billy Sheehan y Paul Gilbert, además de las típicas acrobacias del grupo, como ver a Eric tocando el bajo por detrás (o por encima) de Billy mientras éste usaba sus manos para tocar la armónica y posteriormente ser testigos del duelo guitarra-voz entre Paul y Eric, duelo que ganó la guitarra ya que en algún punto Eric tuvo que parar, pues, la voz no le daba. “No puedo” dijo, y ciertamente no tendría una buena noche el gran Martin. Por algún motivo su voz no anduvo al 100%.

Aunque hubo aplausos y arengas a la banda entre canciones, la gente comenzó un poco fría, los intentos de algunos por iniciar algún cantico, morían rápidamente y en el campo no se veía demasiada acción, pero eso cambió cuando llegó el momento de tocar el primer tema de “Lean Into It”, discazo que los catapultó a la fama y que tocarían íntegramente esa noche. Así que, cuando apareció en tarima el famoso taladro de Paul Gilbert y arrancó el temazo “Daddy, Brother, Lover, Little Boy (The Electric Drill Song)”, el público comenzó a activarse y en el sector delantero ya parecía un verdadero concierto de rock. De a poco, los asistentes fueron entrando en calor.

Así, fueron transcurriendo todos los temas del disco, un set muy especial que nos permitió disfrutar joyas del grupo, como “Alive and Kickin'”, “Green-Tinted Sixties Mind” y “A Little Too Lose” o temas que raras veces fueron tocados en vivo, como “Never Say Never” y “My Kinda Woman”, entre otros (ver listado completo al final). Las canciones sonaron en el mismo orden del álbum, así que cuando llegábamos al final, justo antes de interpretar el archi-popular “To Be with You”, Eric procedió a presentar a todos los miembros de la banda, mientras la gente coreaba los nombres de cada uno, mostrando su apoyo y entusiasmo. Como era de esperar, pudimos escuchar a la audiencia corear los nombres “Billy”, “Eric” o “Paul” con todas sus fuerzas, pero no ocurrió lo mismo con el baterista, Nick D’Virgilio, introducido como el nuevo, por lo que Eric pidió al público -en tono de broma- que también coreara el nombre de Nick, para que no se sintiera por fuera. Los fans respondieron y le dieron a Nick su cordial e inolvidable bienvenida a la Argentina.

Entrábamos en la recta final del show y con “Wild World”, el cover de Cat Stevens, tendríamos a todo el mundo coreando e iluminando Obras con sus celulares, mientras que la poderosa “Colorado Bulldog” activó algunos pogos en el sector campo y “Shy Boy”, el cover de TALAS, los ponía a todos a mover sus cabezas. Por supuesto, también habría tiempo para que, tanto Paul Gilbert como Billy Sheehan nos impresionaran -por separado- con sus respectivos solos de guitarra y bajo, demostrando sus habilidades con su instrumento, por si alguien todavía tenía dudas. Impresionantes, como siempre, prodigios de la música.

“Esta fue la primera canción que tocamos juntos” dijo Eric Martin al momento de presentar “30 Days In The Hole”, un cover de HUMBLE PIE que grabaron para su primer disco cuando recién se formaba MR BIG. Ese fue el tema con que nos preparaban para “el show” de la noche, de la mano de otro cover: “Good Lovin'”, original de THE OLYMPICS. Si alguien sabe como dar un show, es MR BIG, por eso se cambiaron de instrumentos para tocar el tema, demostrando su versatilidad. Asi fue como vimos a Eric Martin tocar el bajo, Paul Gilbert la batería y Nick la guitarra, mientras Billy Sheehan asumía el rol de vocalista. Hay que destacar que todos lo hicieron espectacular, y en lugar de quedarse en las notas básicas de un tema de rock n roll, cada uno jugó con su instrumento temporal y demostró una destreza envidiable.

Con su versión de “Baba O’ Riley”, le pusieron fin a un show de casi dos horas en el que la banda lo dió todo en tarima y demostró por qué son referentes del hard rock. Nos queda la duda del motivo por el cual Eric no estuvo bien de sus cuerdas vocales (algo que se notó, sobre todo, al momento de cantar “To Be With You”), ya que no hubo ningún anuncio público que explicara su condición, pero es importante destacar que a pesar del inconveniente (y la molestia física que seguramente estuvo sintiendo) el vocalista se entregó al show y se esforzó por hacerlo lo mejor posible, demostrando su gran profesionalismo y su talento a pesar de cualquier obstáculo.

El público, en cambio, siento que les quedó debiendo. Por momentos hubo euforia y entrega pero por momentos parecían dormirse, sobre todo al final, cuando antes del cover de THE WHO, Eric nos ofrece que, si queremos, pueden tocar una canción más. El público simplemente no respondió -salvó unos cuantos fans, obviamente- y parecían más preocupados por alistarse para retirarse. Entiendo que algunos habían ido para ver a Bach -que en contraste con Martin y sus dificultades vocales, terminó sonando mejor esa noche- y es posible que no les interesara demasiado el acto final, sin embargo no deja de parecer extraño ver tan poca reacción hacia la banda protagonista en momentos claves como ese. Quiero creer que estaban en shock por el gran show que acababan de presenciar, y no se dieron cuenta de lo que el frontman decía sobre el escenario.

En la despedida, mientras todos saludaban y posaban para la foto final, fue Billy quien tomó el micrófono y agradeció a todos por venir: “Hemos venido muchas veces a Argentina, pero esta noche es muy especial porque es nuestra gira despedida y no sabemos si los volveremos a ver. Seguramente pronto nos reencontraremos, de alguna forma, no se cómo ni cuándo, pero lo que si sabemos es que esta noche la llevaremos siempre en el corazón” expresó el virtuoso bajista, antes de abrazarse una vez más con sus compañeros y hacer reverencias al público. ¿Será este realmente el final de MR BIG? Por el momento, la banda sigue activa en el estudio, con un nuevo disco listo y programado para ser publicado este año, así que la despedida parece ser únicamente de los escenarios. Aún así, es cuestión de tiempo para ver si se animan a promocionar su nuevo material con una gira o si definitivamente cuelgan los botines, en cuyo caso, qué suerte tuvimos de haberlos visto una vez más.

Frank Hernández
Director en Rocktambulos
Escucho más de lo que veo y escribo más de lo que leo.
Periodista musical. Radio Host. Colaborador en Billboard y Rockaxis. Fundador de Rocktambulos
Frank Hernández on EmailFrank Hernández on FacebookFrank Hernández on InstagramFrank Hernández on LinkedinFrank Hernández on Twitter

©Todas las fotos fueron tomadas por Carlos Martínez para Rocktambulos / Todos los derechos reservados

¿Te gustó? ¡Queremos saber tu opinión!

Top