Ayúdanos a hacer periodismo independiente

Por favor, desactiva Ad-block

Trabajamos duro para brindarte contenido gratuito y de calidad. Mostrarte publicidad es la única forma de monetizarlo y seguir creando.

Estás aquí
Página principal > Noticias >

Rendidos a Nadie: JERIKÓ celebró sus treinta años en Buenos Aires #Reseña

Con la lluvia torrencial de eventos internacionales que azota a Buenos Aires, uno duda si un jueves – aunque este sea santo debido a las festividades pascueras – es conveniente hacer una fecha que comulgue a gente del género metálico pesado. “Que aguantan más porque son menos”, decía una canción de ALMAFUERTE, banda insigne de este estilo; y quizás sea esa la razón por la que esta fecha fue posible, momento donde JERIKÓ festejó sus treinta años, precisamente en el Club Salamanca de la Ciudad de Buenos Aires, el jueves 6 de abril.

La jornada comenzó con FREEDOM LOST, grupo de Hard Rock que supo tener a sus seguidores incondicionales sin desviar la mirada del escenario, pero que con un golpe de efecto convocó hasta los presentes más aguerridos a cantar “Home Sweet Home”, himno de MOTLEY CRUE. Con una estética que busca recuperar esos años de oro donde la música pesada dominó el mundo, la banda dio un buen espectáculo para comenzar la velada. Era el turno de KING DRAGO, esta vez más pesados que sus antecesores, y con un volumen un poco alto que empezó a jugar una mala pasada, algo que, lastimosamente, se convirtió en el denominador común del convite metálico. Sin embargo, la actitud en el escenario de la banda, de fuerte impronta sobre las tablas, no solo cautivó a propios y ajenos, sino que despertó el grito de fanáticos. Hay pasiones que superan eventualidades sonoras.

Freedom Lost

¿A qué se debía semejante “malón” de personas ingresando? A que era el turno de RENACER, una de las bandas fundamentales del Metal vernáculo. Mientras en los costados del recinto se comía y bebía tranquilamente, adelante se dejaba la vida. Es una peculiaridad del evento y de este tipo de fechas: se viven como un disfrute, un encuentro, donde la música permite reunir personas de gustos afines. La destreza de Christian Bertoncelli (voz) pudo apreciarse, sí, pero con cierto esfuerzo ya que el sonido, nuevamente, no acompañó, y más allá de que los tiempos apuren a cualquier banda a cumplir con su set, asumo que este fue uno de los factores que impidieron una comunicación más fluida con sus seguidores. Pero, para asegurar la victoria, la despedida fue con “Solución Suicida”: éxito garantizado. Como en otras veces que he reseñado a este grupo, vuelvo a destacar a Gabriel Ganzo, ya que es bueno reconocer a un gran baterista siempre que sea posible.

Renacer

Prueba de sonido de nunca acabar, y ahora sí, TREN LOCO subió al escenario del Club Salamanca. Todos los problemas sonoros fueron solucionados por el carisma de Dany Medina y su notable registro vocal. Creo que un punto altísimo donde esto pudo notarse fue en “Ruta 197”, canción del disco homónimo, editado en 2002. O también en todos los temas de Prisioneros de la Tierra (2022), la reciente placa discográfica del grupo y en la que se concentró el set. La dupla de guitarras Soler-Gauna mostró su virtuosismo, con una base formada por “Hisopo” Wilson (bajo) y Dany Wolter (batería). Llegó el merecido momento homenaje a Gustavo Zavala, alma mater del grupo y fallecido hace un año, y ahí fue donde “Hisopo” señaló su remera, con la insignia del irremplazable Gustavo. “Tierra Negra”, clásico infaltable, y fin de una nueva fecha del Tren.

Tren Loco

Y así llegó el momento tan esperado: JERIKÓ subía a las tablas mientras abajo el público se deshacía las cuerdas vocales a grito desaforado. Con el talentoso Renzo Favaro (voz) ganándose todas las miradas con su envidiable oficio en el escenario, y desde ya por su habilidad vocal, el show comenzó con la canción que titula su nueva placa, Rendidos… A nadie (2022), con un punto marcadamente emotivo en “Hasta el Final”, canción que se convirtió en un himno ya que indicó el regreso compositivo del grupo luego de un pronunciado parate. Siempre es destacable la labor de Marcelo Bracalente, uno de los bajistas más talentosos de la música pesada nacional, que aunque el sonido le haya jugado en contra – a toda la banda en realidad, cosas que pueden pasar – se pudo apreciar su destreza. “Sin Vos” se volvió otra canción imprescindible en el set del grupo, que para esta altura ya podían desplegar su oficio sobre las tablas para ocultar alguna preocupación sonora que quizás podía presentarse. Hubo tiempo para los sentimentales “Desde los Fríos Muros” y “En el Adiós”, más que esperados por los presentes.

Jeriko

“Pogo”, con la arenga necesaria de Favaro, despertó a lo que llama la canción. En un recorrido por la discografía de JERIKÓ, uno puede notar la clave del éxito: la variedad de temática en las líricas, los cambios de estilo y, por sobre todas las cosas, el talento. Cierre glorioro con “Confusión Final”, y así culminó una nueva fecha del género metálico pesado, con nombres imprescindibles y con la confirmación de que treinta años son mucho, por lo menos en una escena que supo tener sus trabas, crisis y, finalmente, reconstrucción.

Facundo Guadagno
Redactor en Rocktambulos
Antropólogo. Politólogo. Escritor.
Facundo Guadagno on FacebookFacundo Guadagno on Instagram

Galería fotográfica

Todas las fotos fueron tomadas por Carlos Martinez para rocktambulos.com / Todos los derechos reservados

¿Te gustó? ¡Queremos saber tu opinión!

Top