fbpx
Estás aquí
Página principal > [Especiales] > Aniversarios >

30 años del «Nevermind» de NIRVANA: Más que un disco, una revolución cultural

Este 24 de septiembre de 2021 se cumplen tres décadas del álbum que catapultó a la fama al trío de Seattle y que cambió para siempre la escena del rock. 30 años después, no queda duda de que es uno de esos «discos perpetuos».


Entre mayo y junio de 1991, y con un presupuesto de 65.000 dólares, Kurt Cobain, Krist Novoselic y el recién ingresado a la banda, Dave Grohl, entraron a los estudios Sound City, en Los Ángeles, California, para grabar «Nevermind», el segundo disco de NIRVANA. En las sesiones, que tuvieron una duración de entre 8 a 10 horas, los músicos, bajo la atenta mirada del productor Butch Vig, registraron 12 canciones (y una pista oculta), las cuales le dieron forma a uno de los discos más emblemáticos en la historia de la música y que destronó en las listas de Billboard al proclamado «Rey del Pop», Michael Jackson, que en aquellos tiempos reinaba con su disco «Dangerous».

Portada de «Nevermind»

Para los especialistas, «Nevermind» no solo fue un gran disco de rock, sino también una “revolución cultural» marcada por un lenguaje y un movimiento que traspasó las fronteras de los Estados Unidos. Con este disco NIRVANA llevó al mainstream a un género musical llamado grunge, y por primera vez, la escena musical de Seattle se abría al mundo entero de una manera nunca antes vista. Si bien de esas tierras provienen grandes leyendas como Jimi Hendrix o HEART, lo cierto es nunca los medios de comunicación se habían detenido tanto a escuchar lo que sucedía en ese rincón del planeta. Y es que «Nevermind», adornado con la furiosa voz de Cobain, las poderosas baterías de Grohl y la sólida presencia de Novoselic en el bajo, se convirtió en una verdadera biblia para aquellos adolescentes y jóvenes desencantados con un sistema que cada vez los relegaba más. Podría ser considerado como un aullido profundo y electrizante, similar al ocurrido en 1977 con el disco «Never Mind The Bollocks», de SEX PISTOLS o la revolución que generaron los BEATLES en su momento.

El álbum abre con «Smell Like Teen Spirit», un tema poderoso y directo como pocos. Para muchos, una de las grandes joyas que nos dejó el rock de los noventa. La intro con las guitarras de Kurt y los tambores de Grohl, marcan un antes y un después para la historia de la música popular. Un punto de «no retorno». El propio Butch Vig alucinó la primera vez que la escuchó y aunque jamás pensó que lograría el éxito que tuvo, sabía que estaba al frente de una gran canción.  Inspirado en el nombre de un desodorante («Teen Spirit»), y con un sonido que recordaba a los PIXIES, «Smell Like Teen Spirit» es un verdadero himno que, sin importar el paso del tiempo, se mantiene vivo y vigente en la escena del rock. Gran parte del éxito de «Nevermind», se debe a este tema. Ocupa el puesto número 9 de las 500 mejores canciones de todos los tiempos, según la revista Rolling Stone. Y pese a los halagos por parte de los fans y de la prensa, esta canción generó sentimientos encontrados en la banda. Sobre todo, en Cobain, quien comenzó a sentir en sus hombros el peso de la fama. 

Luego es el turno de «In Bloom» y «Come As You Are», canciones clásicas en el repertorio de NIRVANA. La primera, cuenta con una inolvidable introducción de batería, que para sorpresa de muchos no fue compuesta por Grohl, sino por el baterista anterior de la banda, Chad Channing, con quien grabaron el álbum «Bleach», de 1989. Existe una versión con Channing, registrada en los Smart Studios de Wisconsin, en 1990. Sin embargo -y a título personal- no suena tan poderosa como la versión final que aparece en «Nevermind». Al igual que «Smell Like Teen Spirit», el tema estuvo acompañado de un videoclip. En él, la banda realiza una parodia (u homenaje) a aquellas presentaciones en televisión de los años sesenta. En los coros, Butch Vig prueba algunas armonías entre Kurt Cobain y Dave Ghohl que funcionaron a la perfección. En las grabaciones de «In Bloom», el productor convenció a Cobain para que probara grabar más de alguna voz, asegurando que era una técnica muy utilizada por John Lennon.

«Come As You Are», por su parte, le pone un breve freno al acelerador de «Nevermind». A diferencia de otros temas del disco, su letra es más «optimista». Es un llamado a los jóvenes a mostrarse tal cual son, a ser uno mismo, sin dobleces ni caretas. El riff central de la canción está inspirado en «Eighties», de la banda postpunk KILLING JOKE. El propio vocalista de la agrupación británica, Jaz Coleman, confesó que no demandaron a NIRVANA porque la banda de Seattle había confesado abiertamente haber tomado el riff. Años después, ya con FOO FIGHTERS, Dave Grohl tocaría la batería en el decimotercer álbum de KILLING JOKE, el homónimo «Killing Joke», de 2003. Actualmente, como una manera de homenajear a NIRVANA y a Kurt Cobain, se ubicó en la entrada de Aberdeen, pueblo natal del fallecido vocalista, un cartel que dice «Welcome to Aberdeen – Come As You Are (Bienvenido a Aberdeen – Ven como eres)». En abril de 2016, según Business Insider, «Come as You Are» fue la sexta canción más reproducida de la década de 1990 en Spotify.

«Breed» es la cuarta canción de «Nevermind». Con el paso de los años, se ha convertido en una de las favoritas de los fans. La letra fue escrita exclusivamente por Kurt Cobain, mientras que la música fue compuesta junto a sus compañeros de banda, Krist Novoselic y Dave Grohl. El título original era «Imodium», debido al medicamento que debía tomar Tad Doyle, vocalista del grupo TAD y muy amigo de Cobain, pero fue cambiado más tarde por problemas con los derechos de autor de este fármaco. «Breed» ha aparecido en cuatro videojuegos: Tony Hawk’s Proving Ground, Guitar Hero on Tour, Rocksmith y Motorstorm, y es una de las canciones más frenéticas de Nevermind, la intro perfecta para otro gran clásico de la banda: «Lithium».

Según recuerda el propio Kurt, «Lithium» fue escrita mientras tomaba fragmentos de diversas poesías que había escrito. La primera grabación de «Lithium» corresponde a las sesiones en Smart Studios, en Wisconsin, junto al baterista Chad Channing.  De acuerdo al libro «Classic Rock Albums: Nevermind», esta primera versión grabada en 1990 habría sido el quiebre definitivo entre la banda y Channing. Para la versión definitiva, y dado que el grupo se aceleraba en algunas partes, Butch Vig le propuso a Dave Grohl, ya incorporado en el grupo, que tocará con metrónomo. Si bien el líder de FOO FIGHTERS no tuvo inconvientes en hacerlo, años después reconocería que fue «una tortura» para él.

Irreverencia frente a las cámaras y rebeldía contra el estabishment

Una de las versiones en vivo más recordadas de «Lithium» fue en 1992, durante los MTV Video Music Awards, por varios motivos. En esa ocasión, al inicio amagan con tocar «Rape Me», canción que inicialmente tenían planeado pero el canal no les permitió tocar por ser «muy fuerte». Ya podemos imaginar la reacción de aquellos directivos de TV cuando vieron a la banda tocando el tema que les prohibieron tocar, pero para su tranquilidad, solo fueron unos segundos. Cobain comienza a interpretar inmediatamente «Lithium» y al final del tema todo se descontrola. Novoselic lanzó por los aires su bajo y, al momento de agarrarlo de vuelta, lo golpeó en la frente saliendo herido del escenario. Al final, mientras Cobain se disponía a la habitual destrucción de su guitarra, Grohl salió al micrófono y dijo: «Hi, Axl! Where’s Axl? Hi, Axl!» refiriéndose a Axl Rose, cantante de GUNS N’ ROSES, con quien no tenían una buena relación. En 2014, cuando NIRVANA ingresó al Rock And Roll Hall of Fame, los sobrevivientes de la banda interpretaron esta canción junto a la cantante St. Vincent.

«Polly» marca la mitad de «Nevermind». Escrita aproximadamente en 1988, «Polly», junto con «About a Girl», de «Bleach», es una de las primeras exploraciones de Kurt Cobain en la escritura de melodías pop. Fue dejada fuera del primer álbum de NIRVANA porque Cobain creía que no era consistente con el sonido grunge de la banda en ese entonces. La letra de la canción está basada en la historia real de una menor de edad, víctima de una violación en Tacoma, Washington. La joven vio al secuestrador como una persona común y se ganó su confianza, aprovechando un descuido de este para escapar. Kurt leyó la historia en un diario y le impactó tanto que decidió escribir el tema. Lo impactante de esta canción es que Cobain se pone en el papel del secuestrador, un ejercicio comparable al que hizo en una oportunidad el escritor Truman Capote con su libro «A sangre fría».

La versión de «Polly» en «Nevermind» es acústica, pausada y oscura. Existe una segunda versión, eléctrica, al más puro estilo new wave, que salió en aquel álbum de rarezas de 1992 llamado «Incesticide». Cuenta la leyenda que el propio Bob Dylan se conmovió con la letra de esta canción, al escucharla en un show de NIRVANA y confesó sobre Cobain: «Ese chico tiene corazón». Otra curiosidad sobre «Polly» es que Chad Channing toca los platillos en la versión final que apareció en «Nevermind».

Tras esta breve pausa de «Polly», las guitarras y poder del trío de Seattle regresan con «Territorial Pissings». Quizás la canción más punk de todo el álbum. «Nunca conocí un hombre sabio, y si lo hice, es una mujer», dice parte de la letra interpretada por Kurt Cobain. Luego, viene «Drain you», otra de las canciones favoritas de la banda en vivo. Para el propio Cobain era incluso mejor que «Smell Like Teen Spirit». Se dice que la letra de la canción está inspirada en la relación que tenía el vocalista y Tobi Vail, cantante de la banda BIKINI KILL. Asimismo, varios de los extraños sonidos a mitad del tema, que forman un clima denso e intenso al estilo THE WHO, fueron hechos con juguetes que llevó al estudio el propio Cobain.

La tríada rockera final de «Nevermind» viene de la mano de «Lounge Act», «Stay Away» y «On A Plain». En relación a la primera, el periodista Charles Cross, biógrafo de Cobain y autor del libro «Heavier Than Heaven», aseguró que el tema estaba dedicado a Tobi Vail. Esta misma versión fue confirmada por Novoselic. Por ese motivo, dado los celos que Courtney Love (esposa de Kurt) tenía por Vail, el tema rara vez formaba parte del repertorio en vivo de la banda. «Stay Away», por su parte, comienza con un redoble de tambores similar al de «Breed» y también es uno de los temas favoritos de los seguidores de NIRVANA. El título original de la canción era «Pay to Play», haciendo referencia a las dificultades por las que las bandas jóvenes tenían que pasar para poder tocar (hasta tal punto de pagar dinero por tocar). A la discográfica, Geffen, no le pareció adecuado el título, teniendo que cambiarlo. De la letra de la canción se desprende la recordada frase: «God is gay» («Dios es gay»). El tema cierra con un breve y destructivo solo de Dave Grohl.

«On A Plain» fue una de las últimas canciones grabadas para «Nevermind». Es uno de los temas más melódicos y bellos del disco. Al final de la canción, esta va cerrando con una especie de falsete entre Dave Grohl y Kurt Cobain. Fue lanzada como sencillo promocional en el verano de 1992, no obstante, no tuvo el éxito esperado. En noviembre de 1993, fue grabada nuevamente para las sesiones del MTV Unplugged en Nueva York. Al igual que «Loung Act», no era una de las canciones más tocadas por la banda en vivo. No obstante, existe un excelente registro en vivo en el DVD de 2009 «Live at Reading». También existe otra versión que aparece en el video de 2011 «Live at the Paramount». El final de esta canción, da paso a uno de los temas más oscuros del disco y de toda la carrera de NIRVANA: «Something In The Way».

El cierre más oscuro e impensado

«Something In The Way» cierra esta obra maestra llamada «Nevermind». Con tintes oscuros y melancólicos, fue una de las canciones más difíciles de grabar. De acuerdo a Butch Vig, los planes originales de Cobain consistían en que toda la banda grabara la canción, pero cuando los primeros intentos fracasaron, el cantante interpretó la canción en solitario para Vig, para mostrarle como debía sonar. El productor se sintió impresionado con el sonido y, tras desactivar el aire acondicionado y los teléfonos del estudio, encendió los micrófonos y grabó la canción de esa misma manera. Dave Grohl y Krist Novoselic añadieron posteriormente sus partes, pese a que ambos tuvieron algunas dificultades con el ritmo de la canción. En el último día de las sesiones de grabación, Kirk Canning, un amigo de la banda, complementó la canción con una melodía de violonchelo, aunque tuvo dificultades para afinar su instrumento con la guitarra de Cobain. Un problema similar por el que tuvo que atravesar también Novoselic y su bajo. Pese a los inconvenientes, el tema logra el ambiente perfecto para el final del disco. Por supuesto, después viene la pista oculta, «Endless, Nameless», la cual era interpretada por la banda al cierre de sus shows y en donde destrozaban todo lo que encontraban sobre el escenario.

«Nevermind» es un disco que sigue sorprendiendo 30 años después de su salida. Noel Gallagher (OASIS) lo calificó en una oportunidad como «rock del futuro», y es que su sonido sigue siendo moderno, fresco, sin perder un ápice de su esencia. Dos años después, en 1993, NIRVANA lanzaría «In Utero», un disco más crudo y experimental que su antecesor, y pese a tener una gran aceptación por parte de los fans, no tuvo el mismo alcance que «Nevermind». También, en parte, marcó el inicio de una serie de pesadillas para Cobain, que posteriormente terminarían con su vida y con NIRVANA.

¿Y qué decir de la portada y el famoso «Nirvana Baby»?

A treinta años de su lanzamiento, nadie puede negar que «Nevermind» tiene una de las portadas más icónicas del rock. Polémica y demandada por su propio protagonista, su importancia yace en el hecho de que al mismo tiempo que impacta, transmite un mensaje. Escucha nuestro podcast, a continuación, donde exploramos canción por canción todos los detalles de este legendario álbum y analizamos el significado de este inolvidable arte de portada.

Benjamin Tapies
Colaborador en Rocktambulos
Periodista y sociólogo. Eterno amante del rock. Actualmente, cantante y guitarrista de rock austral.

¿Te gustó? ¡Queremos saber tu opinión!

Top