fbpx
Estás aquí
Página principal > Destacada >

La primera nunca se olvida: El ROCKOUT debutó en Argentina con THE OFFSPRING como protagonista

¡Qué nombres imponentes! ROCKOUT FESTIVAL, sí, ese mismo que hace dos años pasó de alto a Argentina y después un line-up de LOS PESTOS, LASH OUT, ANTI-FLAG, DEAD KENNEDYS, CADENA PERPETUA y THE OFFSPRING. Un imponente sueño húmedo… pero del dicho al hecho hay muchos shows de por medio.

El cielo de Buenos Aires se caía abajo el martes seis de Septiembre, el viento partía los huesos y todo se daba para que la contracara de esto sea el calor de un festival inolvidable. Pero basta de impresiones espectaculares, veamos qué ocurrió en el ROCKOUT FESTIVAL edición Argentina.

Mala suerte la de LOS PESTOS ya que, no solo les tocó ser primeros con todo lo que eso implica, sino que el clima era tan funesto que el tránsito alargaba el viaje hasta duraciones incomensurables. Desde ya, no pude llegar a verlos. Mis sinceras disculpas, pero mejor sigamos adelante porque el festival estaba en pañales. Entre la melancolía y el impulso por el porvenir LASH OUT se mostró ante el público como son: la cruza entre la poesía y lo feo, de eso se tratan sus líricas – haciendo un grosero resumen – y en parte así es la vida. Como siempre, las primeras bandas tienen la suerte de que el sonido no esté a su favor; aquí estaba excesivamente alto, chocando la convivencia de guitarras en un caos incomprensible y un teclado que se perdía en la mezcla. Así lo aprecié desde mi ubicación, unos pocos metros a la izquierda de la consola de sonido.

“Gracias por venir temprano, ustedes son verdaderos amantes de la música” dijo el lider de la banda. Seis y media de la tarde, frío y viento del vestigio invernal, y aún el campo tenía un poco más del 40% de asistencia. Se retira LASH OUT y el enorme telón de ANTI-FLAG se abre en todo su esplendor.

Ocho canciones, nada más, ocho composiciones en formato Punk Rock bastaron para hacer un show memorable. ¿Qué ocurrió? El sonido no fue nítido porque las guitarras se tapaban, ¿qué se hace? Se le pone toda la actitud posible. Lo de estos chicos fue increíble, podían revivir a un muerto si se lo proponían. Comenzaron con “The Press Corpse” y el estadio se venía abajo: sí, ANTI-FLAG era capaz de hacer esto. El premio se lo lleva Chris Barker (bajo), que si bien podría ser acusado de demagogo por usar la camiseta de fútbol de la Selección Argentina – hay otras disciplinas deportivas también, pero es otra discusión – sus mensajes apelando a la unidad, el respeto entre los seguidores y la tolerancia cero a la brutalidad policial – previo a “Fuck Police Brutality”, dentro de sus exacerbadas arengas, pintaron un panorama más que frenético. Mientras tanto, Justis Sane (guitarra y voz) era la pareja perfecta para Chris, un dúo que prendió fuego el escenario cuando y cómo quiso.

“No estaríamos aquí si no fuese por DEAD KENNEDYS, ¿saben? Y como no podemos tocar canciones de ellos vamos a hacer una de RAMONES”, dijo Barker previo a “I Wanna Be Sedated” y también nombró como influencia a THE CLASH antes de cerrar con “Should I Stay Or Should I Go?”. Ambas canciones me provocaron un rechazo inmediato en su presentación, ¿por qué hacer tales clichés? Bueno, mi reacción fue totalmente positiva ante su violenta re-versión de estos clásicos. ¿Y cómo terminar de la mejor manera? Llevando unos platillos, el bombo, el redoblante y el bajo al campo y tocar desde ahí mismo. Gracias chicos, eso es lo que necesitaba este festival.

El público era una olla a punto de estallar y la vara que dejó ANTI-FLAG estaba muy alta… por supuesto, DEAD KENNEDYS con toda su experiencia dio un show glorioso que… ah, no, perdón, eso es lo que me hubiese gustado que pasara. Con ustedes, DEAD KENNEDYS… o así se hacen llamar.

A veces hay situaciones que son icónicas, históricas, épicas y legendarias. El show de DEAD KENNEDYS tuvo todas esas características pero en su aspecto negativo. Estos cuatro señores apáticos, sobrios y desganados hacían que fuese necesario mirar bien arriba para observar el logo de la banda y, de esa manera, no pensar que estábamos en un bar de covers. Lo de desganados no se aplica para el cantante Skip Greer, una forzada imitación de Jello Biaffra.

Jamás vi un espectáculo tan bizarro, lean con atención. ANTI-FLAG había dejado al público en llamas, DEAD KENNEDYS lo apagó a la primer canción, logrando así una quietud absoluta en el público. La gente no le devolvió una sola respuesta a las arengas de Greer. Hicieron todos los clásicos de la banda, mal tocados y encima agregaron un paupérrimo “Viva Las Vegas” para añadirle otra dosis de patetismo.  Como estaregia, Greer se acercaba sistemáticamente siempre al mismo lado de las vallas para salvar la nula respuesta ante su show. Esto se convirtió en un cliché de mal gusto. Olvidable. Que pase el que sigue. Ah, nunca voy a olvidar una versión tan mala de “Kill the Poor”.

Cadena Perpetua
Cadena Perpetua

Momento de CADENA PERPETUA. Una leyenda local para el debut local del Rockout. Nuevamente las impresiones eran confusas. ¿Por qué el sonido volvió a ser disparejo, siendo la guitarra el instrumento más perjudicado? Hace un momento todo parecía estar en orden. De cualquier manera, un grupo de leales seguidores se movían como locos bien focalizados adelante y al centro del campo. Por su parte, otros miraban y cantaban en silencio… el resto una quietud absoluta. Aún así, CADENA PERPETUA seguía dando todo en el escenario, como si supiera de esta situación y quisiera revertirla a toda costa. Y cuando finalizó su show, con bombos y platillos para unos y una ansiedad exacerbada para otros, no quedaba más que dejarle el camino al momento más esperado. Desde California con amor para un público que esperaba hambriento. THE OFFSPRING estaba de nuevo en Buenos Aires.

Es un poco injusto – básicamente por impotencia si uno se pone en el lugar de otra banda – ya que THE OFFSPRING tenía ventaja: contaba con el aval emotivo de la gente (claramente eran la atracción del festival) y la eterna prueba de sonido, que para algo sirve, ¿no? Bueno, no parece; el comienzo fue opacado por los problemas de sonido mientras sonaba “You’re Gonna Go Far, Kid” y “All I Want”, con gran parte del estadio en absoluta quietud, la gente no sabía si saltar, cantar o preguntarse ¿qué está pasando?.

The Offspring
The Offspring

¿Tan difícil era llegar a la vara que había puesto ANTI-FLAG? Sí, la gente explotaba con los clásicos como el ya mencionado “All I Want”, y los que le siguieron: “The Noose”, “Come Out And Play” u “Original Prankster”, pero los aplausos parecían de compromiso por un error fatal, un fatal flaw: la inconsistencia en la mezcla. Los bajos por las nubes y tres guitarras haciendo una bola de ruido. ¿Qué necesidad? Obviamente la banda sorteó estos obstáculos como si se tratara de ir a pagar una boleta, pero no se puede pretender que una banda de primera línea suene así.

Un sector focalizado del campo era un hervidero, sobretodo cuando sonaban temas como “Have You Ever”, “Staring At The Sun”, “Bad Habit” o “Want You Bad”, sobresaliendo algunas crestas entre la marea de gente, que tiene como deber cumplir con esa norma nacionalista que dice que “somos el mejor público del mundo”. Y tal vez eso realmente les guste a los músicos, a Noodles (guitarra) especialmente, que reiteraba lo bien que la pasaba en Argentina y el deber que el público tenía de superarse. Según Noodles, el público se superó, así que es otro pequeño triunfo, supongo. Dexter… con su figura icónica ya armó el show, es innegable, aunque a veces parezca desganado, con solo pararse en el escenario su oficio derriba cualquier escepticismo.

The Offspring
The Offspring

Y se obró el milagro: para “Pretty Fly…” el sonido se había acomodado totalmente, pero para “The Kids Aren’t Alright” volvió el caos. Final con “Americana” y “Self Esteem” y el sonido fluctuando entre regular y bueno. ¿Puede fallar? Sí. ¿Puede sonar así? No debería.

Qué agridulce… qué extraña mezcla de sensaciones cuando, en teoría y práctica, se tenía que vivir una fiesta y si, es lo que ocurrió, pero con un sonido que varió tanto que empañó la noche. Claro, es mi percepción, los entregados fans que estuvieron en medio del pogo cantando cada tema con más fuerza que el propio vocalista, seguramente se fueron felices a casa, pero para quienes estuvimos atentos a los detalles, el show principal nos quedó debiendo.

El debut del RockOut en Argentina fue bueno, a no confundirse, el line-up fue excelente y casi el total de las presentaciones fueron buenas. Veremos qué ocurre en la próxima edición. Como decía una película que acompañó al clima de época durante el auge de THE OFFSPRING: la segunda vez es mejor. O eso espero.

Facundo Guadagno
Redactor en Rocktambulos
Antropólogo social y cultural, escritor, escéptico y crítico
Facundo Guadagno on FacebookFacundo Guadagno on Instagram

 

¿Qué te pareció? ¡Queremos saber tu opinión!

2 comentarios en “La primera nunca se olvida: El ROCKOUT debutó en Argentina con THE OFFSPRING como protagonista

  1. Qué tal, Facundo
    Mi nombre es Agustín y trabajo de cronista para Rock ‘N Ball. Aprovechaba la ocasión para comentarte que tenés toda la razón respecto del Rockout y quiero que sepas que te acompaño en el sentimiento. Un festival que daba para un montón considerando el line-up, pero que pareció haberse armado una semana antes y en un lugar dónde mucha gente ya había experimentado un sonido deficiente y poco manejado. Yo me encontraba cerca de los sonidistas e ingenieros y, cuando fue el turno de The Off, se sacó la manta que cubría una consola que te hacía babear (hasta entonces, todas las anteriores bandas disponían de otra que se encontraba al lado). Al ver semejante maquinaria, esperé un espectáculo a la altura de la trayectoria de The Off, pero flanqueó. Anti-Flag, una revelación y de Dead Kennedys no me llevo más que desilusión; sin duda, una de las bandas a las que más fichas le había puesto, pero que ni como público ni como baterista puedo evitar sentirme estafado.

    Una vez más, excelente reseña. Te mando un abrazo y ojalá puedas pasarte pronto por alguna de las mías.

    1. Hola Agustín!

      Muchas gracias por tus palabras. Es motivante, y a la vez una muestra de dedicación, que alguien lea entera a la crónica de un festival y se tome el trabajo de responderla, ya que este evento fue más que un “tocó tal, después el otro y se acabó”. La falla de sonido en The Offspring es incomprensible, pero con el paso del tiempo será otra anécdota más. Lo más destacadp es que al menos Anti-Flag tiene nuevos seguidores, ¿no?

      Un abrazo

¿Deseas agregar algo? Adelante!

Top