Ayúdanos a hacer periodismo independiente

Por favor, desactiva Ad-block

Trabajamos duro para brindarte contenido gratuito y de calidad. Mostrarte publicidad es la única forma de monetizarlo y seguir creando.

Estás aquí
Página principal > Destacada >

Sueños de Hardcore Pops: ARIEL PINK regresó a Buenos Aires #Reseña

Pasaron doce años – once con algunos meses para ser exactos – y ARIEL PINK volvió a Argentina. Esta vez no fue con HAUNTED GRAFFITI, no, sino con su nombre, a secas. ¿Qué implica eso? Que el multifacético artista tuvo una nueva transformación, con música  cada vez más oscura – lo opuesto a cuando presentó Mature Themes (2012) en su debut argentino -. Esta vez, luego de quedarse sin sello, y vivir en la absoluta independencia, pero con una productividad sorprendente, el músico de Los Angeles se presentó en Uniclub, recinto de la ciudad de Buenos Aires. Se trata de uno de los artistas más importantes de los últimos veinte años y la velada fue memorable.

Comenzando con la apertura de ATRÁS HAY TRUENOS, quienes lograron hacer bailar a los presentes: las hordas indie – y no tanto – comenzaban a llenar el lugar en unos de los eventos más esperados, al menos si se refiere a eso de “shows de culto”, porque es representativo de un nicho y, sin lugar a dudas, le da espacio a un artista que, fuera del capricho de nerds musicales, objetivamente fue y es noticia en los portales más relevantes de música.


Llegado el momento de la verdad, Ariel Pink se presentó al frente de su banda con su teclado y caja de sonidos, Shags Chamberlain en el bajo, Dave Stagno en la voz, guitarra/teclado, y Alan Connor en la batería: una nueva alineación para un nuevo período en la vida del impredecible Ariel. Un inicio perfecto, con una sabia elección: “Envelopes Another Day”, creando el clima ideal, ese tan extraño que caracteriza a las composiciones de ARIEL PINK, entre increíblemente oscuras, pero con un sonido Pop detrás que le quita ese halo tétrico. La canción es de la gema The Doldrums (2004), un disco que exploramos en profundidad con el mismo Ariel Pink.

Se trató de una auténtica lista repleta de rarezas o, en otros términos, de sus primeros discos. ¿Por qué? Luego de una charla que tuvimos con el músico posterior al show, nos aclaró que esta era la gira que, originalmente, iba a hacerse en 2020, cuando pudo remasterizarse su catálogo entero al encontrar las cintas originales. Por esa razón, tenemos que aprovechar el hecho de escuchar gemas como “Interesting Results” – cantada y bailada por el público – o “Hardcore Pops Are Fun”. Lo interesante está en poder apreciar estas canciones en vivo junto a sus eternos clásicos – “Round and Round”, “Mature Themes” -, nuevos temas – “Pink Slip” o también llamada “Life Before Today” -. Pero en el setlist hubo una sorpresa: “Dreaming”, que, si bien pertenece al mixtape Anonymous Projections (2023), en la conversación posterior al show, fue confirmado por Ariel Pink que la canción será parte de un nuevo disco.

Todos los ojos, por supuesto, estaban en el impredecible músico de Los Angeles. Impredecible es, justamente, una palabra que lo describe a la perfección. De repente podía fumar en público, cantar sentado, dar alaridos, o disgustarse profundamente con el sonido y manifestarlo en risas de nerviosismo. No hubo mucho feedback con el público, es cierto, y eso es lo auténtico: probablemente no era el momento para hacerlo, pero puedo asegurar que respondió cualquier pregunta de fans desde el puesto de merchandising atendido por Ariel Pink, quien solo se fue de ahí para comer. Por supuesto, quedarse hablando más de una hora con sus seguidores después del evento es parte de ese feedback.

La performance de Ariel Pink es la de un provocador. Nuevamente, cuando hablamos con él sobre The Doldrums nos recordó su devoción por GG ALLIN. No busca ser complaciente con el público, sino provocar, generar una reacción, por eso a veces pueden esperarse balbuceos o intentos muy serios de llegar a notas difíciles como en “Baby”. Por otro lado, la banda que lo acompaña es impecable y se lucieron al tocar canciones tan complejas, que no tienen una estructura, un patrón a seguir, propicias al caos para el oído no entrenado, pero que aquí fueron ejecutadas con muchísima altura. De hecho, luego del show tuve la chance de conversar con el guitarrista, Dave Stagno, quien confesó que tardó tres semanas en aprenderse “White Freckles”. “¡Es muy difícil!”, comentó entre risas. De hecho, Stagno frenéticamente intercambiaba instrumentos entre guitarra y teclado mientras hacía coros. Un ejemplo del multitasking.

Es sorprendente que, al momento de los bises, la gente estaba expectante por escuchar el tema nuevo de ARIEL PINK, el aún sin nombre “Pink Slip” o “Life Before Today”, un lamento violento sobre su cancelación post 2021. El público la coreó como “Are You Gonna Look After My Boys?”, un clásico de Scared Famous (2004), pero prácticamente imposible pensar escucharla en vivo cuando el impredecible Ariel nos visitó doce años atrás.

Y con un “gracias” se despidió la banda, repartiendo setlists entre los presentes, dejando un show atípico, repleto de curiosidades y con un Ariel Pink auténtico. Es realmente saludable que fuera de los Estados Unidos un artista de este calibre pueda ser reconocido, porque allí su cancelación sigue vigente, mientras que en otras partes del mundo, para su sorpresa, como nos confesó posteriormente, la cosa no es así, y el puede hacer su música libremente. Esperemos que esta libertad continúe y nos permita verlo a Ariel de nuevo, ya que doce años de espera es mucho.

Facundo Guadagno
Redactor en Rocktambulos
Antropólogo. Politólogo. Escritor.
Facundo Guadagno on FacebookFacundo Guadagno on Instagram

©Todas las fotos fueron tomadas por Carlos Martínez para Rocktambulos / Todos los derechos reservados

El setlist de Ariel Pink en Buenos Aires, 14 de Mayo de 2024

¿Te gustó? ¡Queremos saber tu opinión!

Top