fbpx
Estás aquí
Página principal > Destacada >

STEVEN WILSON en Buenos Aires: “The Hand That Refused to Disappoint”. Así fue su show en Argentina #Reseña

El pasado 12 de Mayo el teatro Vorterix de la ciudad de Buenos Aires recibió nuevamente a uno de los músicos más respetados del rock progresivo actual, el británico Steven Wilson, quien se encuentra promocionando su mas reciente producción discográfica: “Hand.Cannot.Erase”. Rocktambulos estuvo presente en el lugar del evento para brindarles los detalles de este acontecimiento musical y a continuación les contamos cómo fueron las casi dos horas de show ofrecido por “la mano que se negó a decepcionar”. Icarus Music fue la empresa responsable de la producción de este impecable evento, musicalmente hablando.

Los fieles fanáticos del líder de Porcupine Tree se dieron cita en el teatro desde tempranas horas y colmaron toda la platea para recibir una vez más en la Argentina al maestro Steven, con gritos y aplausos le demostraron su amor apenas se apagaron las luces del lugar, y con un “Olé Olé, Wilson Wilson” estuvieron saludándole constantemente, por lo cual a mitad del show él respondió jocosamente que prefería que lo llamaran Steven, ya que en Inglaterra no se le llama a nadie por su apellido y la última vez que alguien le dijo “Wilson” fue su maestra de colegio, quien lo hizo para avergonzarlo. Sonido cuadrafónico como de costumbre, pantalla gigante detrás, cortina al frente por momentos y un Steven conversador le dieron el toque especial al show, que nuevamente fue mucho más que sólo música.

StevenWilsonBsAs02Se abrió el telón

Eran las nueve en punto cuando comenzó a sonar “First Regret”, el tema instrumental que da inicio al más reciente trabajo del cantautor y fue a partir de allí que todo fue magia y pasión musical. En medio de la euforia del público se abrió paso “3 Years Older” y al igual que en el disco le siguieron “Hand Cannot Erase”, “Perfect Life” y “Routine”. Mientras el público se preguntaba si tocaría el álbum completo en orden, Steven aprovechó una de sus intervenciones para comentar algunos inconvenientes que tuvo con la aduana para llegar al país, y para no traer esa negatividad al ambiente (palabras del propio músico) aprovechó para bromear con el público acerca del rencor que se supone le tienen los argentinos a los ingleses, el cual tal vez fue lo que causó el inconveniente, pero al mismo tiempo hacía de los presentes los mejores fans del mundo, porque lo querían a pesar de ser inglés.

Mientras que los primeros cuatro temas fueron perfectamente interpretados por Steven y sus músicos como si alguien hubiese puesto a sonar el disco, “Routine”, track que cuenta con diversos recursos vocales, tuvo que ser interpretado ligeramente distinto, sin que eso significara perder calidad. En el disco participa la vocalista Ninet Tayeb y para suplantarla en vivo Steven “acudió a la tecnología Apple”, según sus palabras textuales. Para realizar el resto de los coros y voces tuvo la ayuda del bajista Nick Beggs, sin embargo hacia el final del tema, otro de los fragmentos donde se suponía sonaría de nuevo la pista con la voz de Ninet, fue el propio Steven quien cantó las líneas respectivas, un aporte que marcó la diferencia en esa serie de canciones que venían sonando demasiado “perfectas”. El siguiente tema también tendría un toque diferente.

Luego de cinco piezas impecablemente ejecutadas, todas del nuevo álbum, llegaba la hora de algo más antiguo. El turno era para el único tema que se pudo escuchar del “Grace For Drowning”, una versión modificada de “Index” que comenzó bastante diferente al tema original, con Steven cantando a cappella mientras toda la banda chasqueaba los dedos (con ayuda del público). El tema incluso arrancó cantado en una tonalidad mucho mas baja que el original y luego de que se unió la banda continuó de este modo hasta alcanzar el segundo coro, desde donde fue interpretado como lo conocemos.

Con “Home Invasion” y “Regret #9” regresamos al disco en promoción, “Hand Cannot Erase”, temas que una vez más resultaron ser perfectamente ejecutados y siempre con la proyección en pantalla gigante de videos alusivos a las canciones, lo cual le daba un carácter más cinematográfico al show y conectaba al público con cada tema porque aún si no comprendiéramos las letras de las canciones, con ver las imágenes podíamos entender de qué se trataba todo.

Recordando su pasado y la sorpresa de la noche

StevenWilsonBsAs21Steven continuó conversando entre canciones y antes de interpretar el primer tema que escucharíamos de su emblemática banda PORCUPINE TREE, bromeó acerca de su edad mientras comentaba sobre los muchos discos que había hecho en sus 25 años de carrera. Fue allí cuando dijo que quería tocar algo de sus inicios y comenzó a sonar “Lazarus”, uno de los más conocidos del disco “Deadwing” de PORCUPINE TREE.

El siguiente fue un cover inesperado, que fue interpretado sin presentación formal por un Steven Wilson solitario junto a su guitarra, mientras la banda descansaba. El vocalista dijo habérsele ocurrido la idea de hacer un cover para no aburrirse durante las tres fechas seguidas en Chile tocando los mismos temas, sin embargo le pareció que en Santiago nadie conocía la canción porque el público era demasiado joven, pero esperaba que los argentinos si la cantaran. Se trataba de “Thank you”, uno de las canciones mas populares de la cantautora canadiense Alanis Morissette, y aunque los asistentes no respondieron de forma masiva al tema (tal vez por no conocer la canción, porque gran parte del público era adulto) si se pudo ver a algunos cantando y agitando los brazos al compás del tema.

Antes de continuar con tracks del nuevo disco, Wilson interpretó el único extracto que nos brindaría del disco “Insurgentes”, y además de hablar de lo gracioso que era escuchar a los medios anglosajones tratar de pronunciar el nombre de su disco, comentó sobre sus influencias musicales y hasta recomendó bandas que lo marcaron durante su juventud en los ochentas. Allí presentó el tema “Harmony Korine” como una canción inspirada en el shoegaze, un género del rock caracterizado por la timidez de sus ejecutantes, quienes por miedo escénico tocaban mirándose los zapatos.

De vuelta a lo nuevo

Terminaba “Harmony Korine” y regresábamos al “Hand Cannot Erase”, en esta ocasión con una seguidilla que incluyó los últimos tres temas del disco. El metalero “Ancestral” levantó al público, que no solo hizo headbanging como ya venía siendo común durante todos los temas rockeros del concierto, sino que se dispuso a saltar durante la sección más pesada del tema. Fue la descarga enérgica de una banda increíble que además de talento, derrocha actitud sobre el escenario. Y como luego de la tormenta viene la calma, los siguientes en sonar fueron “Happy Returns” y “Ascendant Here On” para darle el toque emotivo a la sección y así finalizar con lo correspondiente al nuevo disco.

La recta final

StevenWilsonBsAsUna aparente despedida y una cortina blanca con imágenes proyectándose que se interpuso entre la banda y el público le dio la bienvenida a “The Watchmaker”, un tema interpretado detrás de la cortina. El track que forma parte del disco “The Raven That Refused To Sing” era uno de los que muchos esperaban poder escuchar y es que se acercaba el final del concierto y casi no habíamos disfrutado otra cosa que no fuese del nuevo álbum, así que solo quedaba espacio para clásicos.

Y hablando de clásicos, el que vino después sería otro sueño cumplido, otro tema que no forma parte de la carrera solista de Steven, sino de su banda PORCUPINE TREE, nos referimos a “Sleep Together”, del disco “Fear Of A Blank Planet”, el cual también fue interpretado por la banda desde atrás de la cortina y al no poderlos ver podíamos imaginar que quien estaba detrás era Porcupine en pleno en lugar de Steven y sus músicos, un momento mágico sin duda.

Ese parecía el final, enérgico y nostálgico, pero habría un tema mas: “The Raven That Refused To Sing”, con el cual se le dio broche de oro a un concierto inolvidable, de esos en los que aunque no escuches tu canción favorita te vas satisfecho porque viste y escuchaste un espectáculo de gran nivel, como ya nos tiene acostumbrados Steven Wilson. Las expectativas fueron cumplidas una vez más y el público que llenó el teatro Vorterix se fue con la seguridad de que Steven se va contento, y lo mejor de todo: volverá. Cuando eso ocurra, ahí estaremos para verlo.

Frank Hernández

Periodista. Productor y conductor radial. Crítico musical. Director de rocktambulos.com

Twitter 

Fotos por Frank Hernández para Rocktambulos.com, todos los derechos reservados.

¿Qué te pareció? ¡Queremos saber tu opinión!

¿Deseas agregar algo? Adelante!

Top