Estás aquí
Página principal > Destacada >

Con la moral bien en alto: EXODUS le dio una paliza a Buenos Aires #Reseña

El miércoles 30 de noviembre fue un día importante. Para algunos argentinos, la mayoría, lo era por el decisivo partido de la selección nacional contra Polonia. Para mí, se trató del regreso de EXODUS al país. Aunque haya un claro desbalance popular, ambos eventos, al no solaparse, lograron complementarse.

Y aunque crezca pasto sin color ahí donde enterré mi espíritu futbolístico/nacional hace años, simpaticé con la alegría del metalero futbolero. Uno ve cómo su equipo le gana 2 a 0 a su rival, en un evento deportivo de renombre como es el Mundial, y luego sale derechito para el Teatro Flores para seguir el festejo con la leyenda de Thrash Metal de la Bay Area. Desde la vereda de enfrente pensé “nada mal eh”.

Sangre Joven Adentro

Los primeros encargados de abrir la jornada fueron FISIÓN NUCLEAR, grupo de Thrash Metal de Quilmes. Lamentablemente no pude ver su set, donde presentaron canciones de su autotitulado debut editado en Julio de este año y que les comparto acá abajo:

Gente de bien: 8 temas, menos de 40 minutos, bien old-school

La cercanía horaria entre el final del partido de Argentina, los festejos urbanos en toda capital, la ubicación del Teatro Flores, y la línea de colectivo de mierda que es la 133 complotaron para que no llegué a tiempo para ver a los de zona sur. De hecho, después de más de 1 hora viajando, y sabiendo que ya no alcanzaba a ver siquiera una canción, hice una parada rápida por un sándwich y una lata de cerveza. Muerto de hambre y sed, mi cara se alternaba entre expresiones de “puta madre, que bueno que está esto” y “vete al demonio conductor del 133, nadie te mandó a ir intencionalmente tan lento, mal tipo, amigo de Polonia”. Bueno, eso último no, pero estaba muy enojado…

Para cuando PLEGARIAS, los thrash-metaleros de zona norte de Buenos Aires, salieron a escena, mi humor logró mimetizarse con el del resto del público. El grupo publicó ‘Gritos de Liberación’ este año, y haciéndole honor a su título, dieron un show muy liberador. Es para destacar la precisión en su performance mientras había headbangeo absoluto sobre el escenario. Y a eso se le suma una tremenda y contagiosa actitud. Es una lástima que el sonido no haya acompañado, siendo bastante una bola de ruido de a ratos. Pese a eso, PLEGARIAS dio un excelente show y fue celebrado por un Teatro todavía llenando algunos de sus espacios libres. La sangre joven se encargó de manchar de rojo el piso del recinto, preparando la llegada de EXODUS.

Plegarias
Debut de PLEGARIAS

“Exodus, Buenos Aires, Bonded By Blood Siempre”

Pasaron 6 años desde su última visita para que la leyenda de Thrash Metal volviera a pisar suelo argentino. Curiosamente 2016 fue el mismo año en el que los escuché por primera vez. Sin embargo, esta 9va visita a Buenos Aires es mi primera vez viendo a los oriundos de la Bay Area de San Francisco. Las expectativas eran altas, más si venían a presentar ‘Persona Non-Grata’ (2021), uno de mis álbumes de Metal preferidos editados el año pasado, y que se encontró dentro de nuestra selección anual de lo más destacado del 2021.

Investigando supe que la anterior visita fue una de las más desdibujadas de la banda en el país. Un Groove casi vacío, Kragen Lum (HEATHEN) reemplazando a un Gary Holt ausente por sus compromisos con SLAYER, y en palabras de nuestro cronista: “una banda apática” en escena. No era un gran antecedente. En esta ocasión, con un Teatro aunque no agotado pero sí bastante lleno, y por supuesto, con su legendario líder en sus filas, la noche anticipó un show a la altura de la leyenda.

Gary Holt (guitarra líder)

Las luces se apagaron y extraña pero efectivamente empezó a sonar “We Will Rock You” de QUEEN, despertando la emoción en la audiencia. Cuando EXODUS apareció con “The Beating Will Continue (Until Morale Improves)”, aunque el sonido no era acorde, ciertamente logró eso: que nos rockeen brutalmente la cabeza.

“A Lesson In Violence” y “Blood In, Blood Out” estarán separadas por casi 30 años en cuanto a sus lanzamientos, pero el público las recibió con la misma energía. Ni siquiera una bajada de revoluciones como “…And Then There Were None” evitó que el centro del Teatro sea el de pogo total. Arriba del escenario Lee Altus y Holt se paseaban con entusiasmo de un lado a otro; nada que ver con la imagen de su visita anterior.

Lee Altus (guitarra líder)

Es que Holt es clave en el escenario. Es miembro fundador, líder y el principal compositor de la banda, y su presencia sobre las tablas no pasa desapercibida. Tenerlo llenando los zapatos del inmenso Jeff Hanneman en SLAYER fue un privilegio, pero su lugar siempre fue en EXODUS. Por eso no extrañaría que la manera en la que disfruta de lo que hace sea esencial para que la banda tenga una imagen vigorizante. Además, hace sus solos muy similares a como originalmente fueron concebidos (tampoco nota por nota, pero se entiende la idea) y no tan improvisados como con Kerry King y Cía.

El otro gran factor para que los californianos se vean en forma es Steve ‘Zetro’ Souza. Conozco gente que le hizo la cruz cuando abandonó la banda en 2004, justo antes de la gira presentación de ‘Tempo Of The Damned’, y hasta cierto punto es justificado. Fue un verdadero dick move con el que los sacudió en ese entonces. Pero desde su regresó en 2014, el vocalista viene haciendo buena letra, tanto en estudio como en vivo.

Steve ‘Zetro’ Souza (voz)

Sus cuerdas vocales están en excelente estado, tanto que logró hacerse un espacio cómodo en una mezcla de sonido que nunca encontró su balance ideal. Pero Zetro igualmente logró lucirse con un despliegue vocal superlativo, sumado a su mucha espalda para interactuar con los fans, con los que compartió su alegría por la victoria argentina en Qatar. De hecho, casi no paro de halagar la relación de la banda con nuestro país. Pueden decirme cínico, pero en un momento pensé “okay, ya son suficientes halagos, Zetro…”. Qué puedo decirles, una vez me dijeron que “nunca hay que confiar 100% en el artista”, y lo encuentro lógico.

El que por su aspecto esquelético parecía no estar en gran estado era Tom Hunting, pero era solamente eso: algo estético. Una vez que se subió a su batería a golpearse el pecho como King Kong confirmé que el batero se encontraba en óptimas condiciones de salud. No hay que olvidarse que el año pasado venció un cáncer en el estómago. La verdad es que su performance detrás de los parches fue impecable, al igual que su buen humor. El que no demostró mucha emoción fue Jack Gibson, quién maneja un perfil más bajo y se concentra únicamente en tocar las 4 cuerdas y en los ocasionales coros.

Tom Hunting (batería)

Después de varias canciones, “The Years Of Death And Dying” nos recordó que la razón de la visita era ‘Persona Non Grata’. Pero amargamente su último álbum no fue el protagonista de la noche, únicamente sumándose a “Prescribing Horror” de su tracklist. Muy poco para un lanzamiento que también cuenta con “Slipping Into Madness” y “Elitist”. Quién sí fue el “personaje principal” fue ‘Bonded By Blood’, su icónico debut de 1985, con 6 de sus 9 canciones copando el setlist de la noche.

Abro hilo para debate/puteadas…

Siento que la gran mayoría de los fans no se van a quejar de esto, pero que ‘BBB’ domine la lista de canciones lo sentí como si en un cumpleaños dejarán soplar las velas a otro que no sea el cumpleañero. En cada show que EXODUS dio en Argentina, la mayor cantidad de canciones por álbum siempre fue de ‘Bonded’. Si su presente discográfico no fuera bueno lo entendería, pero como no es el caso, no lo comprendo. Lo veo como malcriar a la audiencia y acostumbrarla siempre a lo mismo…

Mira la cara con la que me mira Gary Holt por cuestionar el monopolio de ‘Bonded By Blood’ en la lista…

Pero para ser honestos tampoco entiendo demasiado el amor que se le tiene a ‘BBB’, un álbum que para mí queda fácilmente opacado por otros debuts del Thrash contemporáneos como ‘Kill ‘Em All’ (1983), ‘Killing Is My Business…And Business Is Good’ (1985) y ‘Show No Mercy’ (1983), y que termina quedando repetitivo y poco creativo frente a ellos. Además, más arriba mencioné que 2016 fue la primera vez que los escuchaba. No fue con su debut, sino con el imprescindible ‘Tempo Of The Damned’.

Su 6to LP es un álbum que al día de hoy sigo escuchando con frecuencia, que me parece perfecto de principio a fin, de los mejores lanzamientos del género en los últimos 20 años, y su mejor esfuerzo discográfico sin dudas. Siento que el hecho de que hoy EXODUS esté hoy girando tiene más que ver con el éxito de ‘Tempo’ a su salida -que prácticamente revivió su carrera y reputación- que con su debut. Pero así como las crías de algunos animales reconocen como su madre al primer ser que sus ojos ven, así podría tal vez describirse mi relación con el álbum que para mí debería ocupar el lugar de importancia de ‘Bonded’.

En fin, volviendo al show…

Jack Gibson (bajo)

Otra demostración de lo bien que Zetro cumple su rol es la naturalidad con la que se adueña de canciones que no fueron grabadas con su voz. Así como lo hace a la perfección con las de Paul Baloff, también lo hace con los álbumes que tienen a Rob Dukes al frente. “Deathamphetamine” fue la única exponente de esos años, pero fue una contundente elección. Es bueno que ese mazazo de ‘Shovel Headed Kill Machine’ (2005) haya permanecido en los setlist pese a la salida de Dukes.

La noche tuvo la sorpresa de contar con la presencia de Wattie Buchan, vocalista de THE EXPLOITED, que se encontraba al costado del escenario. Zetro lo presentó diciendo que “sin ellos, no existiría EXODUS y nos recordó que el grupo de Hardcore Punk estaría tocando al día siguiente en Groove. Cuando el cantante de cresta roja se acercó a saludar, todo parecía indicar que se venía un tema junto a él de invitado. Pero no, fue solamente un intercambio de saludos entre colegas.

Steve ‘Zetro’ Souza (voz)

Ah, pero si de amagues y falsas expectativas se trata, cuando Gary Holt inició “Raining Blood” fuimos muchos los que abrimos los ojos de emoción. Qué hermoso hubiera sido. Pero el grupo arremetió con “The Toxic Waltz”, que aunque no sea un clásico omnipresente al nivel del track de ‘Reign In Blood’ (1986), fue inmensamente festejado. De hecho, a excepción de su primer álbum, el exponente de ‘Fabulous Disaster’ (1989) fue de los pocos representantes de la primera era de la banda.

El público estuvo tan pero tan encendido que cuando Zetro intentó que antes del clímax de “Strike Of The Beast” se arme una wall of death, fue imposible. Sí por unos segundos los fanáticos lograban separarse, dejando un círculo en su centro, la emoción era tan incontrolable que muchos empezaban a empujarse precipitadamente.

Nunca nos faltes, Gary

Para los bises la banda regresó para tocar “War Is My Shepherd” y “Metal Command”, finalizando un show que alcanzó así la hora y media. Con Holt ocupando el lugar que solamente él puede ocupar, y pese a un sonido apenas correcto, EXODUS brindó una excelente presentación.

Recuerdo que después de escuchar por primera vez “Scar Spangled Banner” (ojalá la toquen la próxima), me había gustado tanto que había compartido un link de YouTube en mi muro de Facebook. Lo acompañé de las palabras: “Para ser mi primer contacto consciente con EXODUS creo que puedo decir que seremos buenos amigos”. Hoy sellé esa amistad con sangre.

“Conciente” sin “S”…lo sé, un hijo de puta.
Roger Alan Provan
Colaborador en Rocktambulos
La música, sin importar el género, popularidad, año o país de origen, tiene una chance en mis oídos. En ella encuentro mi camino.
Roger Alan Provan on FacebookRoger Alan Provan on Instagram

Todas las fotos fueron tomadas por Carlos Martínez para rocktambulos.com / Todos los derechos reservados

¿Te gustó? ¡Queremos saber tu opinión!

Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

Por favor ¡desactiva Ads Block!

Este contenido es gratuito, solo te pedimos que nos permitas mostrarte publicidad de Google. De ese modo estás apoyando el periodismo independiente.