Estás aquí
Página principal > Destacada

Dejando la vara muy alta: Así fue el día 1 del LOLLAPALOOZA CHILE 2018 #Crónica

Desde el día en que el LOLLAPALOOZA decidió salir del nido y conquistar nuevos territorios, el éxito ha sido la norma. Chile fue la prueba piloto donde Perry Farrell comprobó que no tenía sentido quedarse encerrado en casa habiendo tanta gente afuera hambrienta de festivales como el suyo, así que la dosis se repitió cada año y actualmente ya son 6 los países que disfrutan el festival (y contando)

Ocho años después de su debut internacional, el festival regresó a Santiago de Chile más ambicioso que nunca, añadiendo un tercer día al calendario y más escenarios al predio. Ahí estuvimos para vivir la experiencia de esta primera edición de tres días y a continuación, en una serie de posts separados por días, les contamos lo más relevante que nos dejó este nuevo LOLLAPALOOZA CHILE.

Comencemos por lo que ocurrió el día uno, viernes 16 de marzo de 2018, en el Parque O’Higgins de la ciudad de Santiago.

Poder latinoamericano

EGO KILL TALENT

Bajo el inclemente sol de la tarde, EGO KILL TALENT fue la primera banda en poner a la gente a hacer pogos. El conjunto oriundo de Brasil se subió al VTR Stage y nos demostró por qué es considerado uno de los grupos más exitosos de la escena del hard rock actual, abriendo recientemente los shows de FOO FIGHTERS en Brasil y participando en importantes festivales como el Download, Graspop y Rock In Rio. A pesar de que los muchachos eran prácticamente extraños, se convirtieron en la sorpresa más grata del día, haciendo que todos saltaran y descargaran con cada canción. “Gracias Chile por hacer de este el mejor momento de nuestras vidas”, dijo el vocalista Jonathan Correa, quien en medio del show saltó del escenario para correr por el pit y cantar junto con los fanáticos de la primera fila mientras gritaba “puta madre qué energía”.

“Esta vez fue mucho mejor”, dijo Niper Boaventura, bajista y guitarrista de EGO KILL TALENT, cuando le pregunté –luego de bajarse del escenario- cómo vieron la reacción del público chileno en comparación con el show que ofrecieron en el Santiago Gets Louder del año pasado (2017). “Amamos a Chile y esta vez ellos nos demostraron también su amor, en el SGL no pudimos sentir eso porque los metaleros no se expresan tan abiertamente, son más duros” confesó el bajista.

Crédito ph: Francisco Medina

Sin duda se trata de una banda con un futuro prometedor, quienes por su estilo ya han sido comparados con grandes del grunge como PEARL JAM y ALICE IN CHAINS. Lamentablemente algunos problemas técnicos recortaron su set y en lugar de 60 minutos, como estaba pautado, terminaron tocando solamente 45 minutos dejando al público con ganas de más. Eso sí, no se guardaron nada durante ese tiempo y se entregaron como dicta “el manual”. Durante su paso por el área de prensa dejaron claro, con sus humildes actitudes y buena onda, que creen fielmente en lo que su nombre indica (el ego mata el talento). En esta banda en la que sus músicos se intercambian los instrumentos en mitad del show, el talento está más vivo que nunca.

ZOE

Justo antes de ellos, en el Itaú Stage, ZOE fue la primera atracción internacional del festival. Directo desde el DF mexicano y en un horario que para muchos fue “injustamente temprano”, los chicos brindaron una dosis de rock alternativo con esos toques sensuales que solo León Larregui y compañía saben ofrecer. Los fans que se dieron cita desde primera hora en el festival fueron testigos del estreno en vivo de tres de sus más recientes temas: “Venus”, “Azul” y “Temor y temblor”. Los tres formarán parte del próximo álbum de la banda, que se espera sea publicado el 20 de abril.

Además, pudimos disfrutar de clásicos como “Vía Lactea”, “Luna” y “Soñe“, con los que los mexicanos pusieron a bailar lenta y sensualmente a todas sus fans, quienes se rociaban agua sobre sus cabezas al ritmo que la banda invitaba y el calor les permitía. “Fue la primera vez y se sintió bien” bromeó León -con obvio doble sentido- en alusión a que este se trató de su primera vez en un LOLLAPALOOZA, agradeciendo a todos los que se acercaron a verlos en su debut. Una presentación breve pero contundente, y sobre todo diferente a lo que estamos acostumbrados con ZOE, ya que suele ser una banda cuya música relacionamos con la oscuridad de un bar y la seducción de la noche, no bajo el sol en pleno horario infantil.

Crédito ph: Ignacio Orrego

¿Teloneros de quién?

Los artistas locales demostraron que no estaban allí para servir de soporte de nadie ni mucho menos rellenar la grilla. Desde LOS JAIVAS, con su rock popular progresivo, hasta SINERGIA, una banda muy conocida por su fusión entre el metal y la cumbia, las bandas chilenas brillaron en su tierra, contando con el apoyo masivo de quienes se dieron cita en este primer día.

SINERGIA

LOS JAIVAS aprovecharon la ocasión para tocar en su totalidad el álbum más exitoso de sus 55 años de carrera, Alturas de Machu Picchu (1981), mientras que SINERGIA ofreció un set de grandes éxitos que incluyó la aparición de algunos invitados especiales y pusieron a saltar hasta al más apático. Ambos shows congregaron una gran cantidad de audiencia, convirtiéndose en los más atractivos del cartel en sus respectivos horarios (recordemos que en el Festival se producen shows simultáneos en distintos escenarios).

Más temprano, el cantautor PEDROPIEDRA fue el encargado de abrir el escenario VTR, haciendo un recorrido por sus principales éxitos, entre los que incluyó “Vacaciones en el más allá” e “Inteligencia dormida”, cerrando con un homenaje al ex líder de LOS PRISIONEROS, mientras los polifacéticos COMO ASESINAR A FELIPES tuvieron la tarea de abrir el Itaú Stage. La banda que mezcla el rock con rap y jazz, regresó al LOLLAPALOOZA (se presentaron en 2011, en la primera edición chilena) para presentar un show de 45 minutos donde ejecutaron temas de toda su discografía. Además, contaron con un invitado más que especial: Billy Gould, bajista de FAITH NO MORE, quien ha sido muy cercano a la banda en los últimos años, siendo el productor de Elipse (2017), su más reciente disco.

LOS JAIVAS

Los representantes del metal

El escenario Acer se encargó de recibir todo el poder de VOLBEAT mientras caía la tarde. Los daneses, que acababan de demoler el Teatro Teletón el día anterior, llegaron vestidos de blanco para contrarrestar el calor. Con el sol de frente y la mejor actitud del mundo, fueron los encargados de traer los sonidos más pesados al LOLLAPALOOZA y gracias a su “Elvis Metal” que fusiona el rockabilly con el heavy/thrash hicieron que todos descargaran y movieran sus cabezas sin parar.

VOLBEAT

Fue la hora mejor aprovechada de todo el evento pues, prácticamente tocaron un tema tras otro sin parar, transformando el show en un baño de energía para quienes se acercaron al retirado escenario. Los fans, en su mayoría ataviados con el típico look de pandillero motorizado, se mantuvieron saltando durante todo el set, provocando una nube de polvo que se levantaba a través de los rayos solares y nos hacía creer que estábamos en medio del desierto.

Temas como “Lola Montez”, “Black Rose”, un medley de “Heaven Nor Hell/ A Warrior’s Call/ I Only Want to Be with You” y “Still Counting” fueron parte del demoledor set que armó la banda para este encuentro tan especial, y mientras se podía ver ondeando entre el público una gran bandera de Chile, por el otro lado se podía apreciar el gran circle pit que los fans mantenían vivo de principio a fin.

Crédito ph: Francisco Medina

Cultura para las mentes brillantes

Casi al mismo tiempo, el legendario David Byrne aparecía en el escenario Itaú para ofrecer un increíble espectáculo que nadie podría ignorar. El músico apareció sentado, solo, frente a una mesa que tenía un cerebro. Con gran teatralidad tomó el cerebro, lo sostuvo en sus manos y comenzó su show cargado de temas clásicos de su antigua banda, TALKING HEADS.

David Byrne

El premio del día a la creatividad se lo llevó, sin duda, Byrne, quien quitó todo lo que había en el escenario y lo convirtió en una caja gris. Allí fueron apareciendo los músicos de su “banda móvil” -como el mismo la llamó-, quienes se pasearon constantemente por la tarima con sus instrumentos colgados en los hombros.

El escenario permaneció vacío, permitiendo la movilidad de todos los músicos, quienes realizaban coreografías rodeados por cadenas que hacían que la tarima luciera como una especie de cárcel gigante. Con la energía de un adolescente, David permaneció bailando y cantando temas de toda su carrera durante una hora entera junto a sus músicos, vestidos todos con trajes grises, el mismo color de las cadenas. El público no pudo resistirse y se dejó llevar por el ritmo de canciones tan legendarias como “Burning Down The House“, entre otras.

Crédito ph: Ignacio Orrego

Un dato curioso fue que León Larregui, vocalista de la banda mexicana ZOE, se unió al espíritu del festival y se mezcló con el público para disfrutar de algunos de los shows del día. El cantante fue visto tomándose fotos con todos los que lo reconocieron mientras observaba el show de David Byrne.

Que siga la fiesta

Luego de que bailamos al ritmo de los clásicos de TALKING HEADS, el mismo Itaú stage recibía a otros representantes de la música “bailable”: LCD SOUNDSYSTEM. Ya el sol se ocultaba y los asistentes se acercaban para disfrutar de un show nocturno, cargado de luces gracias a la bola disco que colgaba sobre el escenario. El conjunto estadounidense subió al escenario a las 20 hs puntual y desde ahí arrancaron un set contundente que abrió con “Oh Baby”.

LCD Soundsystem

Noventa minutos duró la fiesta que armó James Murphy y compañía al ritmo de temas como “Daft Punk Is Playing at My House”, “Get Innocuous!”, “Tribulations” y “Tonite”, cerrando con “All My Friends“, una de sus canciones más reflexivas.

Justo antes de ellos, en el VTR Stage, había comenzado el show de una de las bandas indie más esperadas: THE NATIONAL. El regreso a Chile de los estadounidenses coincidió casi en horario con LCD SOUNDSYSTEM y eso les jugó en contra. La banda llegó en medio de la promoción de su disco Sleep Well Beast, publicado el año pasado y ganador de un premio Grammy al Mejor álbum de música alternativa.

Nadie podría dudar de la calidad musical de THE NATIONAL y su entrega durante cada show, sin embargo sus temas parsimoniosos y el espíritu de calma que inspira su presentación no pudieron contra la exitación del público que venía de una fiesta (David Byrne) y quería seguir de fiesta. Salvo los más fanáticos que esperaban con ansias a la banda, dio la impresión de que no lograron cautivar al público del festival, quienes parecían más atentos a lo que pasaba en el escenario de al lado (LCD SOUNDSYSTEM).

THE NATIONAL

El plato fuerte de la noche: PEARL JAM

Sin duda, una de las atracciones más esperadas de la fecha, fueron los de Seattle. De las 80 mil personas que se dieron cita el viernes en el parque O’Higgins, al menos unas 60 mil estaban allí, frente al VTR stage, listos para disfrutar de estas leyendas del rock. Los otros 20 mil estaban repartidos en el resto de los escenarios y, sobre todo, dentro del domo del movistar arena, donde se presentaba al mismo tiempo Alan Walker.

Dale click a continuación para disfrutar de la reseña del show de PEARL JAM en el LOLLAPALOOZA Chile:

Frank Hernández
Director en Rocktambulos
Escucho más de lo que veo y escribo más de lo que leo.
Periodista musical. Radio Host. Colaborador en Billboard. Fundador de Rocktambulos
Frank Hernández on EmailFrank Hernández on FacebookFrank Hernández on GoogleFrank Hernández on InstagramFrank Hernández on LinkedinFrank Hernández on Twitter
Excepto donde se indique, todas las fotos fueron tomadas por Carlos Müller. La imagen aérea utilizada como portada fue tomada por Nicolás Arancibia. Todos los derechos pertenecen a sus autores.

¿Qué te pareció? ¡Queremos saber tu opinión!

One thought on “Dejando la vara muy alta: Así fue el día 1 del LOLLAPALOOZA CHILE 2018 #Crónica

Queremos saber qué te pareció:

Top
Close