fbpx
Estás aquí
Página principal > Destacada >

Nostalgia Vinotinto: LA VIDA BOHÉME armó una fiesta en Buenos Aires #Reseña

Niceto Club, en Buenos Aires, sirvió de escenario el pasado martes 29 de agosto para la presentación de LA VIDA BOHÉME dentro de la gira promocional de La Lucha, su más reciente álbum de estudio. Como soporte del cuarteto venezolano, estuvieron Naomi Preizier y la agrupación SIAMÉS.

Con más de una década de carrera musical y tres LPs en su haber, LA VIDA BOHEME ha continuado afianzándose como uno de los exponentes musicales venezolanos más reconocidos internacionalmente con su último disco, el cual cierra una trilogía que lleva por nombre “Nuestra será la lucha”.

Un reencuentro entre panas

La que fue la segunda visita de los ganadores del Grammy Latino no sólo formó parte del ciclo “IndieFuertes”, sino que también sirvió como reencuentro de muchos compatriotas con esos sonidos que le recuerdan a su tierra natal.

Cuando en 2015, la banda tuvo su debut porteño, casualmente en el mismo recinto palermitano, la diáspora Vinotinto – la cual que no ha parado de crecer a causa de la difícil situación socio-política de Venezuela – ya tenía una presencia considerable y transformó aquella visita en un reencuentro de viejos conocidos.

En esta ocasión, el evento fue una mayor congregación de sentimiento y nostalgia, casi a la par de lo que podrían encontrarse en su tierra natal.

LVB sirvió de testigo de cómo la presencia de sus compatriotas en suelo argentino se ha duplicado en estos dos años – de acuerdo con cifras oficiales – y esta, a su vez, se dio cita desde las 8 pm en Niceto Vega 5510, al punto de casi llenar por completo el recinto para bailar, brincar y celebrar como “en los viejos tiempos”.

Naomi Preizler y SIAMÉS: Soporte carismático, atrevido y cargado de ritmo

Una vez corrido el telón, la ex modelo y cantante de electro pop Naomi Preizler fue la encargada de iniciar la jornada, con un show cargado de sensualidad y desparpajo.

Durante su actuación, la esbelta rubia mostró lo mejor de su repertorio, contó con la participación de un par de bailarinas invitadas – quienes se fundieron en un beso durante su performance – y optó por quedar topless al culminar uno de sus últimos temas.

A Preizler le siguió SIAMÉS, una agrupación porteña con un sonido electro rock cargado de soul y mucho ritmo que se encargó de terminar de preparar el ambiente para el artista principal.

Liderada por las contagiosas voces de Guillermo Stotzing y Tish Planes, la banda tuvo una buena acogida por parte del público, el cual encontró melodías gustosas y bailables a través de la mayor parte de los diferentes temas que interpretaron.

La grata brevedad de la euforia

Usualmente, una de las señales de que un recital llenó las expectativas de los asistentes – o estuvo muy cerca de lograrlo – es que, sin importar la duración del mismo o lo extenso del setlist, queda la sensación de que pudo durar mucho más y ese fue el caso con LA VIDA BOHÉME.

Culminada la participación de SIAMÉS, hubo una espera de más de 40 minutos que impacientó un poco a los asistentes hasta que se apagaron las luces y se empezó a escuchar el intro que derivo en “Radio Capital”.

A partir de ahí, se inició un recorrido que incluyó temas como “Calle Barcelona”, “El Zar”, “Flamingo”, ¡“El Sentimiento ha muerto” y “Danz!”, todos contenidos en su exitosa opera prima, Nuestra, los cuales fueron coreados y bailados a rabiar por cada uno de los asistentes.

El proceso de evolución de la banda queda manifiesto cuando interpretaron las canciones de La Lucha. La emoción, la energía e inocencia se transforma en un sentimiento más denso, el cual incorpora letras más oscuras, ambientaciones electrónicas densas y armonías cautivantes, pero que se alejan un poco de los matices rítmicos, energéticos y bailables tan característicos de su primer trabajo.

El vocalista – Henry D’ Arthenay – no tuvo reparos a la hora de mostrar la emoción que sentía y tampoco tuvo reparos a la hora de interactuar con los asistentes. En varias ocasiones no dudo en bajar del escenario para sumergirse en el público y hasta bailar codo a codo con los presentes.

Como parte de esta celebración, tuvieron varios invitados como Pablo Mora y Enrique Pérez Vivaz, talentosos músicos venezolanos residenciados en la capital argentina.

Para el cierre de la velada, el cuarteto interpretó “La Vida Mejor” – la única pieza extraída de su exitoso disco Será – y aunque la audiencia quiso y pidió más, el telón cayó para marcar así el final de este encuentro de música y nostalgia tropical.

Carlos Daly
Colaborador en Rocktambulos
Un tipo normal. Cazador de imágenes, sonidos y experiencias alrededor del mundo.
Carlos Daly on FacebookCarlos Daly on InstagramCarlos Daly on Twitter

Todas las fotos fueron tomadas por Carlos Javi para rocktambulos.com / Todos los derechos reservados

¿Qué te pareció? ¡Queremos saber tu opinión!

¿Deseas agregar algo? Adelante!

Top